Voy a hacer una visita turística por mi ciudad, Madrid. Os propongo tres rutas para hacer en las que descubriréis algunos de los lugares más emblemáticos de la capital española.

Antes de nada, ¿mi opinión de Madrid? Pues como la de mucha gente, estamos deseando que llegue el fin de semana para largarnos fuera jeje. Pero Madrid tira mucho. Hay demasiada gente, demasiado ruido, demasiado de todo pero si no estas en ella, la echas de menos. Hay muchas cosas que no funcionan o funcionan mal, cosas que se están haciendo muy mal, pero luego tienes mil cosas bonitas que ver y hacer, la oferta es amplísima y para todos los gustos. Si no estás, empiezas de echar de menos cosas que tienes siempre al alcance de la mano.

Por ejemplo, el calor es asfixiarte en verano, pero es cuando más tranquilo se está, la ciudad a partir de las 20 empieza a salir a la calle, y puedes ir a cualquier lugar en mucho menos tiempo. Las terracitas de verano son esa cosa tan poco comentada y tan agradable que tanto abundan en esta época.

Dejándome de preámbulos que me hacen perder el norte, me ha surgido, como tantas veces que conocidos me han preguntado (modestia aparte jeje) que ver y hacer en una primera visita a la capital. Esta gente dispone de tres días, por lo que yo he pensado en tres rutas para ver cosas interesantes que os paso a comentar. De cualquier manera no se puede ver todo en tres días…

Primera ruta

estacion de atocha

En este caso, por motivos de movilidad, aparcamientos y transportes, empieza la ruta en la Estación de Atocha de Madrid.

Hoteles cerca de 3 rutas para descubrir Madrid
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Madrid
Buscar

Es el centro neurálgico de transporte de la ciudad, puesto que de aquí parten o pasan todas las líneas de tren de cercanías de Madrid, además de origen y destino de trenes de largo recorrido (AVE y Altaria entre ellos), pasa la línea 1 de Metro, que vértebra toda la ciudad pasando por puntos neurálgicos como Sol, Gran vía o Plaza Castilla entre otras. Igualmente está comunicado con varias líneas a autobuses urbanos

La antigua estación es ahora un invernadero de carácter tropical con exuberantes plantaciones, árboles y palmeras que invitan a por lo menos darse un paseo, puesto que el edificio data del siglo XIX y es precioso (El interior y el exterior).

Sin salir del recinto de Atocha, vamos a un lugar de recuerdo y respeto, puesto que nos encontramos con el monumento a los ausentes hecho en conmemoración a las victimas del atentado del 11-M. Es la única señal que queda relacionado con este trágico hecho. Quién vaya buscando algo más, tanto destrozo como recuerdo, no lo va a encontrar.

Es una sala a la que se accede por unas puertas, como las de un banco, con una cámara y antecámara (debido a la gente que puede aglutinarse) y en la que por un agujero en el techo se ve desde el interior una estructura hecha con bloques de cristal dónde están grabados los nombres de las victimas y una selección de las mejores frases en varios idiomas recogidas en los días posteriores.

Después de esta visita, podemos salir fuera en las salidas más próximas y ver el monumento por fuera, ya que le da otra dimensión a lo que acabamos de ver.

Cruzamos el Paseo de Santa Isabel, y nos encontramos con el ministerio de agricultura, un edificio que a mí siempre me ha gustado. Nos os perdáis ver en la azotea el conjunto artístico de La Gloria flanqueado por dos Pegasos (son copias de bronce de los originales situados en la Glorieta de Cádiz y la plaza de Legazpi). Realmente estamos en la glorieta del emperador Carlos V. Un lugar típico para comerte un bocata de calamares, pero personalmente ha perdido su magia. La última vez eran rabas de calamar lo que me comí y no me pareció nada especial y si carillo.

Aquí está situado el Museo de arte contemporáneo Reina Sofía, cuya fachada principal es dónde tiene esos ascensores exteriores tan característicos. Dentro podemos encontrar El Guernica de Picasso como cuadro estrella. Este es una variación a la ruta que propongo, por lo que no voy a entrar en más detalles de este museo en esta opinión.

Proseguimos camino por el paseo del Prado, un lugar con tráfico rodado por un lado, y un tranquilo paseo entre árboles por el otro.

Justo antes de comenzarlo podemos ver una cuesta peatonal llena de casetas con libros, es la famosa cuesta Moyano, que siempre tiene un mercadillo de libros a la venta muy típico de Madrid.

Ya en el paseo, podemos ver a la izquierda un edificio muy bonito adornado como con unas enredaderas. Aún no lo he visitado, es un nuevo museo creado por la fundación La Caixa. Inmediatamente al lado, podemos ver un edificio inmenso de ladrillos naranja. Es el ministerio de sanidad. Se pueden ver huellas de protestas y huelgas en su fachada. No exige más mención pues es sinceramente horrible.

Llegamos al museo del Prado. Tiene varias puertas, yo recomiendo la más alejada para entrar, que da justo a la plaza de Neptuno. Quizás os toque hacer cola por que es mucha le gente que no se quiere perder la visita a uno de los museos de pintura más importante del mundo, a la misma altura que el Louvre en París. Unas cuatro horas para ver todo (aunque sin profundidad) no os la quita nadie. No dejéis de ver los cuadros de Velázquez en general y los de Goya (además de muchísimas más joyas de la pintura).

Si salimos por la puerta contraria (zona por la que hemos pasado en el camino de ida, Tenéis el jardín botánico justo en frente. En primavera es precioso. Pagáis la entrada, que debe rondar los 2€ la entrada normal y 1€ la reducida. Estos jardines, formaban antes parte de los jardines de El retiro, pero toda esa parte, incluida la zona del museo del Prado quedó delimitada y separada.

Una vez acabada la visita, mi recomendación es ir hacia arriba viendo la iglesia de los Jerónimos, cuyo claustro ya forma parte del museo del Prado. (Yo no he ido a esta parte nueva del museo pero supongo que es muy recomendable). Por esa zona nos podemos encontrar la sede de la real academia de la Lengua, El antiguo museo del ejército y el Casón del buen retiro. Estos dos últimos edificios, formaban parte del Antiguo palacio de Felipe IV, que tenía al Retiro como jardín privado. Después de las visicitudes de la historia, el jardín fue abierto a los madrileños en el siglo XIX.

El parque es enorme, pero para resumir, os recomiendo no perderos lo siguiente:

  • El jardín de los ausentes, un monumento en conmemoración de las victimas del 11-M formado por un paseo con árboles plantados por cada víctima.
  • El estanque grande con el monumento a Alfonso XII en el centro, es sin duda, una de las estampas más conocidas de Madrid, y una de las más bonitas.
  • No os perdáis tampoco el estanque más pequeño y el palacio de cristal que está al lado. Salen unas fotos preciosas y los más pequeños pueden disfrutar dándole de comer a los patos jeje.
  • La rosaleda, que en primavera es preciosa, todo lleno de rosas de diferentes tipos, hacen un concurso para elegir la más bonita.
  • La plaza del ángel caído, es de las pocas estatuas dedicadas al demonio en el mundo y no es para nada satánica.
  • La casa de fieras, fue en sus tiempos el antiguo zoo de la capital y aún se pueden ver antiguos recintos de animales.
  • Los caprichos, son una serie de pequeños edificios hechos por «capricho» de la realeza para su disfrute cuando era jardín privado.

Mi recomendación es salir por la entrada de la puerta de Alcalá para verla, pues es una entrada preciosa, aunque la puerta que da al casón del buen retiro es una de las más bonitas. La puerta de Alcalá, es el monumento más conocido de Madrid. Lo hizo edificar Carlos III (al que debemos también el edificio del museo del Prado y muchas más cosas por supuesto).

Si bajamos la calle Alcalá nos encontramos rápidamente en la Plaza de la Cibeles, una de las más conocidas de Madrid. En un lado el palacio de las telecomunicaciones, desde hace poco sede del ayuntamiento de Madrid, en la acera de enfrente, El Banco de España, al otro lado, la casa de América que no es sino el palacio de Linares, famoso por sus historias de fantasmas.

La verdad es que no hay demasiada oferta gastronómica en toda esta ruta, y tengo que reconocer que es demasiado cansada. A lo largo del paseo del Prado hay restaurantes de varios tipos incluidos los burguers más famosos. Luego al lado de la puerta de Alcalá también hay algún restaurante incluyendo uno de la cadena VIPS. Aunque suene cutre, también se puede llevar un bocadillo y comérselo en el retiro a la sombra de un árbol en el césped si hace calor, por que se está la mar de a gusto sinceramente.

Segunda ruta

plaza mayor madrid

Yo le recomendé a mi amigo ir en cercanías o en metro hasta Príncipe Pío, que es un centro comercial del que hablaré en otra opinión, que está en la antigua estación del Norte de Madrid. Salimos y subimos por la cuesta de San Vicente dejando a la derecha el Campo del Moro, que son los jardines del Palacio Real. Se llega a la parte de abajo de la Plaza de España. Mi recomendación viene en girar de momento a la derecha dirección palacio real. Justo en la esquina está una de las entradas a los jardines, típica de foto, pues tiene unas fuentes y jardines muy bonitos con la fachada lateral del palacio de fondo.

Seguimos por la calle Bailen que es peatonal y nos encontramos en la plaza de oriente. El edificio que hay enfrente es el teatro real, que es un edificio emblemático de la ciudad (la parte trasera es la conocida zona de Ópera con parada de Metro por lo que es también una buena forma de llegar a la zona). Podemos ir admirando el Palacio real por el paso hasta llegar a la entrada por el patio de armas, que tiene unas vista majestuosa del edificio. No tiene pérdida por que está enfrente de la catedral de la Almudena. Recomiendo la entrada al palacio por que debe ser una visita típica muy interesante (yo no lo he hecho pero siempre tengo ganas). Es recomendable si es fin de semana que sea en sábado por que el domingo está abierto menos horas).

Terminada la visita podemos echarle un vistazo a la catedral. La puerta principal no se abre casi nunca por lo que hay que entrar por la fachada izquierda. No creo que encontréis problemas para encontrar la entrada.

La idea que propongo ahora es volver sobre nuestros pasos para ir dirección Plaza de España (pasamos por el edificio del senado) para pasarla igualmente de largo de momento. Se puede bordear y seguir de frente hacia la calle Ferraz. A la izquierda subiendo una pequeña cuesta nos encontramos el parque del Oeste, sede del antiguo cuartel de la montaña, zona muy devastada en la guerra civil. Hay un monumento que lo recuerda en la entrada al parque con piedras que recuerdan una barricada hecha con sacos de arena.

Este parque es famoso por que alberga el templo de Debod, que es un templo egipcio regalado por aquel país, traído piedra a piedra y vuelto a reconstruir. Sentarse a lado de las fuentes y echar una foto es algo imprescindible. Si nos asomamos al mirador podemos ver toda la zona de El monte de El Pardo de Madrid. y a la izquierda se ve el palacio y la catedral. No os lo perdáis.

Y volviendo a venir por donde hemos venido (siento que sea ir y venir pero es la mejor manera de verlo todo a mi modo de ver) nos quedamos ya si en la plaza de España. Tiene en el centro un motivo escultórico dedicado a Cervantes y Don Quijote. Acercaros y haceros una foto junto a Sancho o junto a el Quijote. Además, con edificio de la Plaza de España al fondo, es un marco bonito para ver. En su día fue el edificio más alto de Madrid y de España. En los atardeceres, se tiñe de un color anaranjado muy bonito.

A los pies de ese edificio, dentro de lo que es la plaza hay una fuente muy bonita. Esa zona es la confluencia de dos importantes vías de la capital, la calle princesa que sube hasta Moncloa pasando por Argüelles, una famosa zona comercial, y también por la plaza de los cubos, zona de ocio y restauración y el palacio de Liria, que pertenece a la duquesa de Alba y Gran vía, que es por dónde recomiendo subir en nuestra ruta. Es una calle repleta de hoteles, restaurantes, cines y teatros, la llaman la pequeña Broadway en comparación con Nueva York. Actualmente los cines están echando el cierre y es una lástima puesto que son edificios emblemáticos con décadas de historias y películas.

Llegamos a la Plaza del Callao, otro sitio neurálgico de la ciudad. Si siguiéramos por la Gran Vía veríamos aún más mil tiendas de marcas conocidas con el Edificio de la Telefónica al fondo. Callao tiene parada de Metro y alberga un cine, El corte ingles y el Fnac. De allí parte o termina según se mire la calle Preciados, una de las más famosas de Madrid, totalmente comercial y digna de visitarse. Este es el paraíso de las compras. En verano cubren la calle con parasoles que la dejan en la sombra y es bastante bonita.

En invierno en zona de Navidad, la adornan con luces navideñas y si no vas es que no te has enterado que estas en Navidad jeje.

Llegamos a la Puerta del Sol, con el reloj de la casa de correos al fondo que reconoceréis al instante. Paralela a preciados está la calle del Carmen, también muy comercial y dónde nos encontramos la estatua tan famosa del Oso y el madroño. EN el centro hay una estatua ecuestre de Carlos III. Otras calles que confluyen en Sol es la famosa calle Montera, La calle Alcalá, La carrera de San Jerónimo (dónde más abajo está el congreso de los diputados), la calle Mayor y la calle Arenal.

Para que os hagáis una idea, si seguimos Alcalá acabamos en Cibeles, si seguimos los Jerónimos, en la plaza de Neptuno, si seguimos Arenal, acabamos en Opera y si seguimos Mayor, acabamos en La Almudena.

Todas las administraciones de lotería de la zona son famosas y cuando se acerca el gordo se llenan de colas kilométricas. Las más famosas, Doña Manolita en la Gran vía (pasando un poco Callao para arriba), La Pajarita en Sol etc.

La oferta gastronómica de la zona es impresionante, hamburgueserías, Rodilla en 3 sitios distintos de la zona, etc etc.

En Sol no dejéis la oportunidad de comprar algún pastel o bollo en La Menorquina por que están muy buenos.

Seguimos el paseo por la Calle Mayor, aunque nos desviamos a la izquierda en la Calle de Carretas que va directamente a la Plaza Mayor.

Si siguiéramos por Mayor llegaríamos a la Plaza de la Villa, sede del Ayuntamiento de Madrid hasta hace un año durante varios siglos.

Llegamos pues a la Plaza Mayor, otro lugar de confluencia. Allí en el centro se encuentra la estatua ecuestre de Felipe III, que fue quién la mandó construir. En la tercera ruta os hablo más de la plaza.

Tercera ruta

puerta de toledo

Más que una ruta en si es un paseo que os recomiendo típico de Madrid y que no os debéis perder, y es una visita al Rastro. Solo es los domingos durante toda la mañana.

Para llegar sugiero que os acerquéis al Metro de Puerta de Toledo, y así admiráis la otra famosa puerta de Madrid además de la de Alcalá.

La mandó construir Fernando VII. O el metro de Glorieta de Embajadores, unidas ambas plazas por la Ronda de Toledo. Allí podéis empezar el Rastro cuesta arriba por la Ribera de Curtidores. Todas las calles de alrededor se convierten en un gran mercadillo. Está la zona de cambio de toda clase de cromos y cosas coleccionables pasando por la zona de artesanía y restauración de muebles, pudiendo encontrar cosas preciosas.

Ropa, fruta, baratijas, bisutería, cuadros… las tiendas de la zona, que abren toda la semana, también son una buena opción, por lo que también hay tiendas de muebles, y las famosas tiendas de deportes dónde te puedes comprar equipos de montaña, botas de las mejores marcas, tiendas de campaña etc etc.
Subiendo llegamos a la Plaza de Cascorro, que es por así decirlo, el punto más importante del Rastro.

Hay varios sitios muy recomendables para tomar un aperitivo a base de raciones de sardinas exquisitas a muy buen precio (no recuerdo exactamente el nombre) pero es una calle perpendicular a la ribera de curtidores, que suele estar lleno y ocurre algo que he comentado en alguna otra opinión del suelo lleno de papeles, que a mi entender indica que ago tiene éxito y está muy bueno. O en El capricho extremeño, creo que se llama en la calle Carlos Arniches 30, dónde se sirven unas tostas de pan acompañados de ricos ingredientes como salmón ensaladilla etc y que también tiene gente a la espera.

Otro sitio muy recomendable es en la Misma plaza de Toledo, subiendo por la calle Toledo, un bar con la fachada roja que se llama Los Caracoles, y es uno de los sitios dónde si os gustan los caracoles os podéis poner morados por que los ponen muy muy ricos.

Para terminar, acabado el rastro, podemos seguir subiendo por la calle Toledo (por encima de Cascorro), y nos encontramos con la colegiata de San Isidro y al fondo la Plaza Mayor. Esta zona también tiene muchos bares y os podéis quedar al tapeo. Los domingos, hay por todo el perímetro de la Plaza Mayor (por su soportales) la feria de Filatelia y numismática que es algo digno de verse, puedes comprar sellos, monedas y billetes, vitolas de puros, cupones de décimos antiguos, postales que quizá en otro sitio no encuentres además de presenciar algo típico madrileño.

La plaza Mayor, como decía antes la mandó construir Felipe III derribando muchas casas y viviendas de la zona. El edificio principal es la casa de la Panadería, que tiene la fachada pintada con frescos y que cuando suenan las horas en punto, los cuartos o las medias horas, en vez del clásico tono, suena una zarzuela. Es algo curioso de presenciar.

Y algo típico de los domingos después del rastro, es el famoso bocata de calamares. Casi todos los bares y tascas de la zona lo venden, no hay ninguno en preferencia. Suelen tener precios de turistas por lo que no os extrañe una pequeña clavada. Las terrazas de la plaza, tambiénte dan la clavada si te sientas a tomar algo, pero es innegable que con el buen tiempo se está genial sentado viendo pasar la gente.

La Plaza Mayor en Navidad, es sede de las casetas que venden adornos navideños y artículos de broma. Se pone de bote en bote en esas fechas y queda muy bonito con las luces navideñas. De hecho todo el centro de Madrid cambia en Navidad.

Y aquí finalizan los 3 recorridos escogidos para llevarse lo principal de Madrid. Por supuesto faltan muchas cosas por ver pero a mi modo de ver, si te vas sin ver esto, te falta lo más importante. Como ha sido a modo de guía, también habré olvidado muchas cosas que me podéis sugerir en los comentarios.
Como siempre, espero que os haya servido de utilidad y gracias por leer hasta aquí.