Crómlech de los Almendros

Actividades que te recomendamos

No sé si sabréis los que es un crómlech, yo desconocía lo que era hasta que tuve la oportunidad de verlo.

Se trata de un monumento funerario que tiene su origen en la Prehistoria. El crómlech más importante de la Península Ibérica se encuentra muy cerca, aunque en territorio portugués. Es el Crómlech dos Almendres, o de los Almendros, en castellano.

Es un lugar muy curioso que conocí hace unos años y que hoy os quiero descubrir.

Dónde está

Cromlech de los Almendros

Se encuentra en la ciudad portuguesa de Évora. La ciudad de Évora se encuentra en la denominada región del Alentejo, en Portugal. Puede ser un lugar perfecto para hacer algo de turismo, si vamos en dirección a Lisboa o algún otro lugar cercano a la capital portuguesa.

Évora es el lugar ideal para parar o incluso para dedicar un par de días a conocerla. Su centro histórico es de una gran riqueza, de hecho fue declarado Patrimonio de la humanidad.

Hoteles baratos cerca de Crómlech de los Almendros
Booking.com

Pero además de este patrimonio cultural, la ciudad cuenta con un paisaje megalítico peculiar de gran valor arqueológico, sólo en el distrito de Évora, hay más de diez recintos de ruinas megalíticas, cientos de menhires independientes o asociados y poblados megalíticos. Entre todos ellos encontramos el Crómlech dos Almendres.

Lo podemos encontrar a tan sólo 12 kilómetros de la ciudad, en el municipio Nossa Senhora de Guadalupe.

Para llagar al emplazamiento de este yacimiento, tomando como punto de partida la localidad de Évora, deberemos coger la carretera N114 con dirección a Montemor o Lisboa. Hay que ir por esta carretera, no por la autovía. Después de diez kilómetros llegaremos a un cruce donde encontraremos ya indicaciones del emplazamiento y, tras otros quince kilómetros de ruta, llegaremos a nuestro destino.

¿Qué es?

Construcciones megalíticas en Cromlech de los Almendros

El término crómlech, quiere decir piedra plana (lech) curvada (crwm, crom). Sólo con esta descripción no nos podemos hacer una idea de su aspecto.

Lo podríamos describir como un conjunto de piedras o menhires que están colocados bien en forma circular, bien elíptica. Es decir, un círculo o anillo de piedras. Estos círculos de piedras algunas veces aparecen aislados, pero en otros casos parecen estar asociados o a otros o bien a uno o más menhires alineados. Hay veces que incluso de disponen alrededor de un túmulo (monumento funerarIo consistente en un montón de piedras localizadas en cima de un enterramiento) o un dolmen (formado por dos piedras verticales y otra horizontal encima como si de una mesa se tratara).

Se cree que se trata de un monumento funerario, con origen en la prehistoria, concretamente en la Edad de bronce.

Podemos encontrar crómlech por todo el mundo, aunque son escasos. El más importante de los conocidos hasta hoy es el de Stonehenge, en Inglaterra, aunque el de Los Almendros es más antiguo.

Tipos de construcciones Megalíticas

Menhires en Portugal

En nuestro continente y más o menos en fechas cercanas al año 3000 a. C., empezaron a proliferar las llamadas edificaciones megalíticas.

Entre ellas estaban los Cromlech, que como es he explicado son grandes piedras colocadas en forma de círculo con no se sabe muy bien cuál finalidad aunque se piensa que con fines rituales.

Pero también estaban el Dolmen, que es otro tipo de construcción, de carácter funerario que ya he explicado más arriba.

Y finalmente, los Menhires, que son simples piedras verticales que se clavaban en el suelo generalmente para rendir culto al sol.

Cómo es el Crómlech de los Almendros

Vista panorámica del cromlech de los almendros en evora

El Crómlech dos Almendres no sólo es el más importante de la Península Ibérica, sino que es uno de los más reconocidos en Europa y ello es debido fundamentalmente a lo bien que se conserva.

Está formado por monolitos de granito, de gran tamaño, algunos de ellos tienen hasta tres metros de altura. Estas enormes piedras fueron situadas de forma vertical sobre una cavidad que previamente fue excavada en el suelo.

Podemos observar dos recintos o círculos, uno en el oeste con forma circular y otro de forma elíptica en el este. El primero tiene una antigüedad mayor y son 24 monolitos dispuestos en círculos concéntricos. El segundo es un poco más reciente, aunque ambos se encuadran en el Neolítico. Se trata de dos elipses concéntricas formadas por 95 menhires, algunos de los cuales tienen dibujos grabados o en relieve. Hay también un menhir aislado (el Menhir de Almendres) que es el de mayor altura, tres metros y medio.

Vista del cromlech de los almendros en evora

Algunos menhires están algo erosionados debido al paso del tiempo, ya que es un monumento que se encuentra a la intemperie, pero su estado de conservación no es malo, todavía se pueden observar sus inscripciones, normalmente se trata de círculos o rayas.

Algunos de ellos presentan una especie de agujeros u hoyuelos y se cree que pudieron emplearse para la observación astronómica, colocando piedras en su interior, incluso hay uno que parece representar una figura antropomórfica.

Para su estudio, todos estos monolitos o menhires se han numerado, y hay estudios que especifican las características de cada uno de ellos.

En la excavaciones que se han hecho a su alrededor para la investigación, se encontraron objetos como un hacha y algunos fragmentos de cerámica.

Su finalidad

Cromlech en portugal

En principio se cree que pudieran tratarse de un monumentos funerarios o simples necrópolis, sin embargo la extraña disposición de las piedras en forma de círculo nos puede llevar a pensar que igual tenían otra finalidad o uso, como una especie de recinto o templo en el que se celebrasen rituales o bien por el lugar en el que se sitúan se piensa que también podrían haber sido observatorios astronómicos para predecir las diferentes estaciones del año.

El más conocido, el de Stonehenge que os he comentado antes, suscita aún más dudas ya que está formado por círculos concéntricos.

La verdad es que no se sabe muy bien cuál podría ser su finalidad, pero lo cierto es que se trata de monumentos curiosos que llaman mucho la atención.

Conclusión

Menhires en Portugal
En un paraje de acceso no difícil pero sí recóndito, se eleva un monumento que en ningún caso nos dejará impasibles.

Siguiendo las indicaciones, nos adentramos en un bosque de olivos y alcornoques cuya corteza ha sido en la mayoría de los casos extraída. No sé si sabéis que la mitad del corcho mundial que se comercializa procede de Portugal.Avanzando entre estos árboles propios de la comarca del Alentejo, llegamos a un lugar en el que el tiempo parece haberse detenido, es la falda de una colina por lo que las piedras que en ella se clavan parecen estar desafiando no sólo el paso del tiempo sino también en cierto modo la fuerza de la gravedad.

Menhires en portugal

En cualquier caso el lugar merece la pena, las piedras en general, a pesar de encontrarse a la intemperie, se conservan en buen estado aunque sí están cubiertas de líquenes y rodeadas de vegetación.

En el lugar reina el absoluto silencio, ya que en los alrededores no hay construcciones, ni gente, ni nada. Tampoco hay una infraestructura turística, ni excursiones guiadas, ni tiendas de souvenirs, ni autobuses llenos de viajeros, ni siquiera hay horarios de visitas… Llegamos a un lugar solitario, incluso algo místico que te transmite mucha serenidad. Te puedes acercar a las piedras, caminar entre ellas, tocarlas e imaginar como fue posible que fueran colocadas allí, hace tantos años y entonces te asaltan las dudas sobre su finalidad.

Atardecer en el cromlech de los almendros

Puede ser que se tratara de un monumento funerario o necrópolis. Y es posible que por su monumentalidad no fuera el lugar de enterramiento común de todos los que poblaban la zona, sino más bien de unos cuantos, seguramente aquellos más ilustres o reconocidos.

Pero puede ser cierto que se tratara de un observatorio astronómico, no sería la primera vez que vemos que hay conexiones entre los monumentos megalíticos y la astronomía. Podría ser un lugar de observación del cielo, que las piedras estuvieran orientadas a determinadas puntos, facilitando por la sombra que proyectan información sobre los solsticios de verano o de invierno, sobre el momento adecuado para desempeñar las labores de siembra del suelo y recolección del fruto o bien otra serie de acontecimientos estelares.

cromlech

Es verdad que con estas afirmaciones nos salimos del rigor científico y nos adentramos en una pseudociencia que puede ofuscar a los más puristas, pero bueno somos libres de interpretar como queramos lo que vemos y en mi caso, estoy muy abierta a todo tipo de especulaciones.

Lo que está claro, es que hace más de 6000 años alguien se dedicó a dar forma a estas piedras, a hacer inscripciones y a colocarlas en una posición que dudo que fuera aleatoria. Tampoco es lógico que el único motivo fuera el ornamental, teniendo en cuenta el trabajo que les llevaría dar forma a estas grandes piedras, transportarlas e izarlas, sin herramientas o maquinaria.Otra cosa que da que pensar es el hecho de que se puedan encontrar estas construcciones en diferentes puntos de mundo, separados entre sí por grandes distancias e incluso grandes masas de agua. ¿Cómo se difundían estos conocimientos de un punto a otro de la geografía mundial?

Si algún día pasáis cerca de Évora podréis plantearos estos interrogantes mirando directamente a estos testigos del pasado.

Te recomendamos

Otros lugares que no te puedes perder

    Deja un comentario

    Información sobre protección de datos

    • Responsable: Ignacio Cuesta
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.