Qué ver en Tarragona

Order By

Calafell

Descubre Calafell, un bonito pueblo cerca de Tarragona con playas limpias que merece la pena visitar en vacaciones. ¿Qué ver y qué hacer en Calafell?

La Ametlla de Mar

Descubre L'Ametlla de Mar, un pueblo pesquero de Tarragonoa que conserva sus costumbres y está lleno de calas en las que disfrutar en vacaciones. No te lo pierdas

Port Aventura

Descubre Port Aventura y sus mundos, atracciones, espectáculos y más con nuestra guía. Todo lo que debes saber de este parque de atracciones inolvidable

Catedral de Tortosa

Descubre la Catedral de Tortosa, una auténtica joya en la provincia de Tarragona que no puedes dejar de visitar, tanto por dentro como por fuera. ¿Cómo es?

Pacha La Pineda

Si quieres pasar una gran noche al ritmo de la mejor música house, no te pierdas Pacha La Pineda, una discotecta increíble de la que te acordarás siempre.

Parque Samà

Descubre el Parque Samà, un rincón de Cuba en Tarragona muy especial y con mucho encanto que no te puedes perder. ¿Cómo es? Entra y te lo contamos.

Aquopolis La Pineda

¿Te gusta el agua? Disfruta del Aquopolis Costa Dorada en La Pineda y pasa un día divertido y diferente en los días de verano. Descubre nuestra opinión

San Carlos de la Rápita

Descubre San Carlos de la Rápita, un pueblo pesquero encantador lleno de playas y con un puerto que te brindará unas vistas increíbles al mar.

Aquatonic Montbrió Balneario

¿Quieres relajarte en Tarragona? Te contamos la experiencia y opinión en el balneario Aquatonic situado en las Termas de Montbrió. No te lo pierdas.

Amposta

Descubre Amposta, un municipio de Tarragona que junto al Ebro nos ofrece un magnífico paisaje para disfrutar. ¿Lo conoces?

El Mèdol

Descubre la cantera romana de El Mèdol, una visita de gran interés cultural con un paisaje digno de ver que no te puedes perder. Te contamos el recorrido

Tortosa

Descubre Tortosa en Tarragona, un pueblo digno de admirar por su catedral, el castillo de la Zuda, sus murallas y mucho más. ¿Te animas a conocerlo?

Sala de la Casa de Cultura de Valls

Descubre la Casa de Cultura de Valls, una biblioteca abierta al público con un interior lleno de historia y belleza que no te puedes perder.

Centro de la Imagen Mas Iglesias

¿Qué esconde el Centro de la Imagen Mas Iglesias de Reus? Si te gusta el mundo de la fotografía, la imagen y el cine en blanco y negro,

Casa Museu Àngel Guimerà

Descubre la localidad de El Vendrell junto con la Casa Museo de Àngel Guimerà, ¿merece la pena su visita? Te contamos todo sobre este dramaturgo y poeta.

Poble Vell de Corbera d’Ebre

Descubre Poble Vell de Corbera d'Ebre, un pueblo para la historia que no puedes perderte en tu visita a Tarragona. ¿Lo conoces?

Casa de la Festa

Visitamos la Casa de la Festa en Tarragona para disfrutar de los gigantes y muñecos que amenizan las fiestas y desfiles. ¿Merece la pena? ¿Cuánto vale?

Playa Larga, Salou

Os presento mi playa preferida, una playa como ninguna, para mí. Y mira que he estado en varias de Salou, Tarragona, Cambrils, Vila-seca… etc. incluso Miami Playa, pero

Rambla Nova

Damos un paseo por la Rambla Nova de Tarragona, un sitio bonito que culmina con un impresionante mirador que no debes perderte. Te contamos todo sobre ella

Balcón del Mediterráneo

Disfruta de las vistas que ofrece el Balcón del Mediterráneo en Tarragona, un mirador excepcional sobre el mar a la que la gente va "a tocar ferro". ¿Te

Platja dels Capellans

Si buscas una playa tranquila en Salou, la Platja dels Capellans es una cala urbana muy bonita que te sorprenderá por su paz y tranquilidad durante todo el

Acueducto de les Ferreres

¿Por qué al Acueducto de les Ferreres se le llama puente del Diablo? Descubre su leyenda, dónde está y si merece la pena acercarse a verlo.

Estatua Mazinger Z

¿Buscas una visita curiosa en Tarragona? No te puedes perder entonces la estatua de Mazinger Z. Te contamos dónde está, cómo es y si merece la pena verla

Casino de Tarragona

Vamos a jugar en el Casino de Tarragona, un lugar en el que pasar un rato divertido rodeado de máquinas y mesas para apostar. ¿Cómo es?

Anfiteatro romano Tarragona

Descubre el Anfiteatro romano de Tarragona, una visita imprescindible en un entorno al lado del mar para revivir la Tarraco del recuerdo de un imperio.

L’Ampolla

L´Ampolla debe su nombre a la forma que antiguamente tenia el delta del ebro, ya que se le denomina el portal del delta. Es un pueblo turístico con

Cambrils

Disfruta de Cambrils, un lugar perfecto para disfrutar de unas vacaciones, lleno de buenas playas, buena comida, cerca de Salou y más!

Tarragona es patrimonio de la Humanidad desde hace siete años, concretamente desde el 30 de noviembre de 2000. Y yo soy miembro de la humanidad desde hace bastante más y he vivido toda mi vida a unos 100 km. de Tarragona pero no conocía la ciudad. Tampoco mi novio conocía la ciudad, así que por su cumpleaños le he regalado un fin de semana de turismo en Tarragona.

Y lo cierto es que nos ha encantado a los dos. Es una ciudad pequeña y tranquila, que tiene de todo, absolutamente abierta al mar y en la que se debe vivir muy bien, sin el estrés de grandes capitales como Madrid o Barcelona. La población no llega a los 131.000 habitantes, su extensión es de casi 63 km cuadrados y el clima es benigno, con una temperatura media anual de 17º.

Se puede visitar perfectamente en un fin de semana.

Pero si por algo destaca la ciudad es por su pasado romano. Tarraco fue la primera fundación militar romana fuera de la península Itálica, sobre el año 218 aC. Inicialmente era un campamento militar pero luego se consolidó como vía de conquista de la península Ibérica y se acabó convirtiendo en la capital de la provincia Hispania Citerior o Tarraconensis. Durante los años 26-25 aC tuvo mayor relevancia, al convertirse en la capital del mundo romano, ya que Augusto residió en la ciudad y desde allí dirigió campañas militares. Durante el siglo I dC la ciudad creció y se consolidó en el siglo II dC, con la construcción del último de los grandes edificios, el anfiteatro. En la época álgida de Tarraco llegaron a vivir en la ciudad unas 40.000 personas.La mejor forma de visitar Tarragona es aparcar el coche (en cualquier lugar, sea donde sea no será lejos del centro) y andar, las distancias no son largas y es agradable pasear por la ciudad. Y si vuestro objetivo es visitar la Tarraco romana hay una entrada conjunta que permite visitar el anfiteatro, el circo y foro provincial, las murallas, el foro local, la casa Castellarnau y la casa Canals, que no son romanas. Esta entrada vale 9€ y tiene validez por un año desde la fecha de la compra, aunque sólo permite una única entrada a cada monumento. La entrada normal a estos monumentos vale 2’40€. La entrada no incluye el Museo de Historia de Tarragona y, aunque la ciudad tiene otros, recomiendo éste, sobretodo por los magníficos mosaicos romanos que tiene, aunque también hay muchas esculturas y piezas de uso doméstico, como ánforas, vajillas… La entrada al museo cuesta también 2’40€.

El ANFITEATRO fue el último edificio de espectáculos que se construyó en Tarraco, entre los siglos I y II dC. Está muy cerca del mar, encima de la playa del Miracle, en lo que en ese momento era un terreno fuera de las murallas y cercano a la Via Augusta. En el anfiteatro había espectáculos de sangre: luchas de gladiadores y lucha con fieras. También se ajusticiaba a mártires cristianos, como al obispo de Tarragona, Fructuoso, y sus dos diacas Eulogio y Augurio, en el año 259. En su honor se levantó una basílica en el siglo VI en la arena del anfiteatro y, posteriormente, en el siglo XII se construyó una iglesia románica, de la que aún quedan restos. Lo que nos fastidió fue que el acceso a la arena estaba cerrado por riesgo a desprendimientos, con lo que nos quedamos con las ganas.

Del CIRCO poca cosa queda, salvo una fachada, una torre, que se añadió posteriormente, en el siglo XIV, y parte de la arena. Se construyó a finales del siglo I dC. En el circo se hacían las carreras de carros, que venía a ser la Fórmula 1 de la época. Lo que mejor se conserva del circo es una fachada, en cuyo interior hay un largo pasillo abovedado.
Junto al circo encontramos el FORO PROVINCIAL, erigido hacia el año 73 dC, para dirigir política y económicamente la provincia. Debió de ser algo enorme, formado por una gran plaza central rodeada de columnas y por una zona de culto imperial. Aprovechando el desnivel natural en el punto inferior estaba el circo, a continuación, algo más elevada, la plaza y, algo más elevada, la zona de culto. Tenía una superficie total de unas 7’5 hectáreas. Lo cierto es que nos costó entender donde estaba casa cosa, pero por fin una maqueta del circo y del foro, nos abrió los ojos. Una maqueta que representa una época posterior, la Edad Media, muestra como se construyeron casas dentro de lo que era el circo, la plaza del foro o la zona de culto. La actual catedral está dentro de la plaza del foro. Básicamente, para entendernos, la zona antigua de la ciudad, y la más céntrica, ocupa lo que antes era el foro provincial.

Por otro lado, tenemos las MURALLAS. En su día las murallas rodeaban el conjunto formado por el foro provincial, el circo y la ciudad en sí, que llegaba casi hasta el mar. El trozo de murallas que se conserva está en la parte alta, en lo que debía ser la zona de culto, y tiene un recorrido de poco más de un kilómetro (la longitud en época romana era de unos cuatro kilómetros y medio). La construcción se inició entre finales del siglo III aC y principios del siglo II aC. El recorrido se hace entre la muralla y las fortificaciones de contramuralla, en un paseo muy agradable. Sin duda, de noche, con las murallas iluminadas, debe ser más bonito pero, por lo menos en esta época del año, la visita acaba a las 17 horas. La muralla construida en la primera fase tiene una altura de unos 6 metros mientras que la de la segunda fase es de unos 2 metros. A lo largo del recorrido nos encontramos tres torres, la del Arzobispo, la del Cabiscol y la de Minerva, que han sido reconstruidas en distintos momentos históricos.

También podemos visitar el FORO DE LA COLONIA O FORO LOCAL. Con Julio César Tarraco se convirtió en la «Colonia Iulia Urbs Triumphalis Tarraco» y se la dotó de estructuras administrativas y políticas. El foro local, centro administrativo, comercial y político, estaba en la parte baja de la ciudad y era una gran plaza porticada. En el recinto se conservan parte de la basílica jurídica, algunas columnas, algunas casas con cisternas, restos de tabernaes (tiendas) y una calle empedrada que se conserva magníficamente bien.

Cerca del foro local encontramos el TEATRO. La conservación es bastante mala en comparación al resto de ruinas. No se puede acceder a él y se puede ver desde las calles Magí o Caputxins. Está dentro de un solar en el que, aparte de ruinas, hay basura y más basura. Así como toda la ciudad está muy limpia y la conservación y el cuidado de las ruinas es excelente, el teatro deja mucho que desear y el Ayuntamiento no tendría que permitir que se acumulara tanta basura, que sólo hará que se degrade más.

Existe también una NECRÓPOLIS PALEOCRISTIANA, de la época tardía romana, pero nosotros no la visitamos.

También de la época romana, pero fuera de la ciudad, podemos visitar distintos monumentos. Por un lado, lo más espectacular, el ACUEDUCTO DEL FRANCOLÍ, o puente de Les Ferreres o puente del diablo. Está a unos 4 kilómetros de Tarragona, yendo por la N-240 dirección a Valls. Su visita es gratuita. Se sabe que existieron dos acueductos, uno que llevaba agua del río Gaià y éste que llevaba agua del río Francolí, y se cree que existió un tercer acueducto, pero no se sabe si era una construcción independiente o una bifurcación del acueducto del Francolí. El acueducto, que data del siglo I dC, se hizo para salvar un valle, por un lado aún es visible la acequia que conducía el agua por la pendiente y la llevaba hasta el inicio del acueducto, salvando el valle, pero por el otro lado ya no queda nada de la canalización. Son dos hileras de arcos, como el de Segovia, con una altura máxima de 27 metros y una longitud de 217 metros. Se puede subir al acueducto y andar por donde pasaba el agua, pero claro, eso no era un puente y no hay más protección que un muro bastante bajo. No me considero miedosa ni tengo vértigo pero no me dio muy buen rollo, cualquier traspiés, cualquier mareo y me veía abajo. Curiosamente luego supe que mi padre o mi tía, los miedosos y temerosos del vértigo de la familia, pasaron por él sin nada de mal rollo.

A unos 5 o 6 kilómetros de Tarragona, por la carretera N-340 , está la TORRE DE LOS ESCIPIONES. Está literalmente pegada a la carretera y en su día estaba junto a la Vía Augusta. Tiene dos relieves del dios funerario Atis aunque se creyó, en un inicio, que representaban a los escipiones y de ahí viene su nombre.

Muy cerca de la torre queda la CANTERA DEL MÈDOL, a la que se puede acceder por la carretera N-340 y la AP-7. La entrada es gratuita. Se trata de la cantera de la que sacaban la piedra para las construcciones que podemos ver en Tarragona, aunque también se exportaron materiales como el mármol. En el centro se puede ver una aguja de unos 20 metros de altura, que indica donde estaba el nivel del suelo y hasta donde excavaron para sacar piedra. Después de todo lo que se puede ver en la ciudad o del acueducto, la visita es poca cosa pero a mí me pareció un sitio bonito, está cerca de la carretera pero es muy tranquilo, queda muy recogido porque te rodean paredes de piedra y está lleno de vegetación. Para mí, sería un sitio ideal para un pic-nic.

Más lejos se puede visitar el ARCO DE BARÀ, las CONSTRUCCIONES DEL PERI 6, el MAUSOLEO DE CENTCENTELLES y la VILLA ROMANA DE ELS MUNTS, pero no puedo deciros nada ya que no las visitamos.

Con la entrada conjunta se pueden visitar las casas Castellarnau y Canals, residencias nobles de Tarragona. Seguramente nosotros no hubiéramos ido de no haber estado incluida su visita en la entrada conjunta pero lo cierto es que la visita vale la pena. La CASA CASTELLARNAU es preciosa. La casa ya está documentada en el siglo XV, aunque lógicamente fue sufriendo modificaciones. Tiene un patio precioso, con una escalera gótica, una cocina encantadora y las salas están decoradas con muebles de época, llenas de dorados, de inmensas lámparas de araña y todo muy recargado.

Es interesante ver el baño de una de las habitaciones. El emperador Carlos V se alojó durante su estancia en Tarragona en esta casa. En la segunda planta están las oficinas del Museo de Historia de Tarragona.
Por otro lado, la CASA CANALS es un poco más de lo mismo, aunque a mí no me gustó tanto. No tiene patio interior sino jardín, pero no era tan bonito. También tiene una escalera gótica y salones profusamente decorados con dorados y más dorados. En ella se alojó el rey Carlos IV con su esposa María Luisa y su séquito en 1802, para la inauguración del puerto de Barcelona.

Para más información sobre las visitas culturales, os recomiendo la web del Ayuntamiento (www.tarragona.cat). Hay que seleccionar la opción «Patrimonio» y, una vez dentro, entrar en el Museo de Historia de Tarragona. Allí encontráis información detallada de todos los monumentos.Como apunte comentar que no hay que dejar de pasear por la RAMBLA NOVA, asomarse al mirador sobre el Mediterráneo, al final de la Rambla, acercarse al SERRALLO, barrio de los pescadores y, como en todas las ciudades, callejear.

Costa Dorada

La Costa Dorada engloba todas las playas de los municipios de la província de Tarragona. Recibe este nombre por el característico color de la arena de sus playas, que es de un colormuy clarito y que cuándo recibe los rayos de sol, brilla mucho, como si fuera oro. De allí viene su nombre. Pertenecen a la costa Dorada las playas de municipios como Salou, Cambrils, Calafell, etc….

La Costa Dorada se caractariza por ser playas amplias, con mucha superficie de zona de arena, por lo que son ideales para ir a tomar el sol. Además estas playas en su interior carecen de piedras, y la arena es muy fina. A mi esto es un punto que valoro mucho, ya que no hay cosa que más me moleste que meterme en el agua de la playa y estar todo el rato clavandome pidras en la planta del pie.

Además todas estas playas se caracterizan por cubrir mu poquito, es decir que para que nos cubra el agua, debemos meternos mucho hacia dentro del mar, ya que el agua va cubriendo el cuerpo poco a poco muy paulatinamente a medida que nos adentramos en su interior. Este es otro de los puntos que valoro mucho de una playa, ya que hay algunas que sólo al entrar te hundes completamente y no puedes ni caminar un rato tranquilo. Además debido a este punto, son playas muy recomendadas para ir con niños, pues pueden estar jugando en la orilla sin problemas.

En resumen, un conjunto de playas muy recomendadas y que vale la pena visitar alguna vez para refrescarse.