La Historia de La Rambla Nova (más conocida por «La Rambla») comprende el tramo que va desde la «FONT DEL CENTENARI» (Fuente del Centenario) hasta el «BALCO DEL MEDITERRANI» (Balcón del Mediterráneo).

La parte baja de La Rambla. Que va desde la Font del Centenari hasta La Plaza Imperial Tarraco es de reciente creación y no es importante en la Historia.

Origen

Hasta el año 1854 la ciudad se encuentra amurallada y es a partir de esta fecha que la economía y la demografía de la ciudad empieza a crecer. A partir de esta fecha se hace necesario el derrumbamiento de la Muralla de S. Joan para posibilitar el desarrollo de la Ciudad que permitirá la Urbanización y la construcción de nuevos edificios en la actual Rambla Nova y la proyección de nuevas calles como la c/. Unión con el fin de unir la Parte Alta que era donde residían la nobleza, los eclesiásticos, payeses, artesanos con la Parte Baja o Barrio de La Marina, llamado actualmente «El Serrallo»

La Parte Baja por tanto es de nueva construcción y en ella se establecen los comercios y talleres de la burguesía así como también los pescadores y la gente de mar.

El proyecto inicial de La Rambla Nova, estaba pensado para que albergara los edificios de Servicios como: Cines, Teatros, Hoteles, Sociedades Culturales, Colegios, etc.

No estaba pensada para los comercios que hay actualmente como: Tiendas de moda y de varios tipos de comercio, Heladerías, Bares, Bancos. Ni tampoco estaba previsto para viviendas.

Hoteles cerca de Rambla Nova
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Tarragona
Buscar

Monumentos de la Rambla Nova

Font del Centenari

Este emblemático monumento fue instalado en el inicio de la Antigua Rambla Nova, el 15 de Agosto año 1954 para conmemorar el inicio de la construcción de esta Rambla (1854).

Consta de 4 esculturas de Viladomat que representaban inicialmente los cuatro continentes. Posteriormente y al caer en la cuenta que los continentes eran 5 se cambió el significado inicial por el actual de «Los 4 puntos cardinales».

Estatua dels Despullats (Estatua de los desnudos)

Esta escultura fue creada por Julio Antonio, un escultor de Tarragona que no llegó a verla instalada por una historia que explico más abajo y también por su muerte prematura, por lo que fue su madre la que asistió a la inauguración de la misma presidida por la Reina Victoria Eugenia.

Esta escultura fue colocada en el año 1931como Monumento a héroes que perdieron la vida durante la Guerra del Francés del año 1811, por defender la ciudad de las tropas de Napoleón. La escultura representa a 3 soldados desnudos uno de los cuales está de pié sosteniendo por los brazos a otro herido y a los pies de los otros dos hay otro sentado con una espada en la mano.

El la época en que se creó la Escultura, había mucho pudor sexual lo que provocó un gran escándalo entre los eclesiásticos y militares, por lo que durante años fue guardada para que no la viera nadie, mientras discutían para encontrar la forma de colocarla sin que se escandalizara nadie. De esta forma propusieron colocarla con un biombo alrededor a modo de cortina y con un guardia vigilando las 24 horas del día para que solo pudieran verla los mayores de edad.

En una visita a Tarragona, la Reina Victoria Eugenia, quiso fotografiarse junto a la escultura para demostrar que no pasaba nada y que no había ningún motivo para ser tapada. Así que en el año 1931 fue descubierta por ella misma la Placa Conmemorativa y a partir de ese momento fue expuesta públicamente.

En el transcurso de toda esta polémica se murió prematuramente el Escultor.

Colegio de las Teresianas

Siguiendo por La Rambla, podemos encontrar el Colegio de las Teresianas, un edificio construido por el Arquitecto Bernardí Martorell i Puig que fue discípulo de Gaudí. Fue construido en el 1922 y hasta el 1926. Son obra suya la Fachada principal, la Capilla y la Escala noble. Más tarde continuarían el proyecto de Martorell los Arquitectos Joseph Mª Pujol y después Antoni Pujol.

El Edificio consta de tres partes en la que la del medio sobresale de las dos laterales que tienen forma de Torre.

Como se puede observar desde la calle las paredes tienen dos partes bien diferenciadas, una con ladrillo visto y otra que está a medio acabar con otra clase de ladrillo, pues en principio fue concebida para ser esgrafiada.

El esgrafiado es una técnica en la que se requieren dos coberturas, siendo la exterior más noble y en la que se gravaban dibujos.

Esta última parte no se llevo a cabo por cuestión económica.

Teatro Metropol

Más adelante podemos encontrar el Teatro Metropol construido en el año 1908 por el Arquitecto Joseph M. Jujol, sobre lo que era El Patronato Obrero, y restaurado en el año 1995.

Una anécdota de cuando lo restauraron fue que al excavar en el patio interior encontraron el cadáver de una mujer asesinada en el siglo XX.

El Teatro tiene un aforo para 530 butacas repartidas entre la platea y dos plantas.
Tiene una entrada y un aseo con acceso para minusválidos.

Josep Pau Virgili I Sanroma

Paseando por la Rambla nos encontramos un banco que está ocupado por un abuelo que no se levanta nunca. Está allí permanentemente sentado con su sombrero y su bastón. No, no es que esté cansado y no pueda andar, se trata de la estatua del periodista e Historiador Josep Pau Virgili Sanromá, (conocido popularmente como el Avi Josep) nacido en 1895, personaje curioso que lo anotaba todo y todo lo quería saber. Escribió varios artículos en periódicos y también algún libro. A su muerte en 1993 se descubrió que había dejado una obra de, nada menos que 50 volúmenes con artículos muy detallados de los hechos cotidianos y reales sobre la vida de Tarragona y sus gentes. Se vió que era tan cruda y tan real que no se atrevieron a publicarla.

En su honor se le sentó en forma de estatua en este banco viendo pasar a la gente.

Roger de Lluria

Al final de la Rambla y frente al Balcón encontramos la estatua del Almirante Roger de Lluria, del escultor Felix Ferrer.

Este fue el primer monumento que se instaló en la Rambla al principio de su Urbanización.

Roger de Lluria era un Almirante al servicio de la flota Catalana en tiempos del Rei Pedro II el Grande.

En principio la Estatua fue creada para ser instalada el Palacio Municipal, pero como era muy grande y no cabía se decidió instalarla finalmente es este lugar.

Balcón del Mediterráneo

Este Balcón que preside la Rambla está situado sobre un acantilado frente al mar, muy cerca del Anfiteatro y al lado del precioso Paseo de las Palmeras. Es un gran Mirador desde el que se puede apreciar el Puerto, La Playa del Miracle, La Punta del Miracle, el Anfiteatro y como no todo el largo de la Rambla.

Es un lugar muy querido para todos los ciudadanos de Tarragona y de visita obligada al final del paseo por la Rambla Nova para tocar la barandilla de Hierro que, según la tradición, trae suerte a quién la toca.

Se dice que en un día muy claro, mirando desde el Balcón hacía el horizonte del mar, se puede apreciar sobre éste la curvatura de La Tierra. Yo no he conseguido verla todavía pero espero tener esta suerte algún día.

Bien, estos son algunos de los monumentos y edificios más importantes de la Rambla Nova. Por supuesto hay algunos más y también algunas curiosidades más, pero como no quiero alargarme ni aburriros más, creo que con esta información, ya podéis haceros una idea de la vida que encierra esta Rambla.

Otros datos y curiosidades

rambla nova tarragona

En definitiva, si quieres pasar la tarde tomando algo con los amigos, necesitas ir de bancos (porque si no están todos, casi!) o si simplemente quieres ir de compras, es un punto importante de Tarragona que no te puedes perder.

Dejando a un lado todo eso, la mayoría de eventos importantes de Tarragona se celebran aquí, como la semana santa que recién ha pasado, o los carnavales de febrero… aunque se mueven por muchos sitios, no puede faltar que pasen por aquí y sea dificilísimo andar.

Por supuesto también se expone un mercadillo de ropa y cosas diversas, a un precio no demasiado barato pero tampoco caro, si mal no recuerdo está todos los jueves y se coloca en la zona de más arriba.

No hace falta ni mencionar que es un sitio limpio. Al ser de los más visitados y de los más importantes de Tarragona por estar en pleno centro lo limpian cada dos por tres y hay barrenderos constantemente, por lo que eso lo convierte en un sitio agradable.

Quizá lo peor de esta zona es que es muy difícil aparcar cerca. Lo único que hay disponible es la zona azul (muy controlada) aunque casi siempre está ocupada, encontrar un hueco es una lotería. La otra opción son los parkings subterráneos, por lo general si que hay sitio, pero son muy muy caros, con solo que os estéis un par de horas ya son 6€ y pico así que la visita puede salir cara, eso o la otra opción económica es aparcar lejos, en la zona de las murallas a 15 minutos y ir a pie, aunque tampoco es fácil aparcar por allí pese a ser gratuito.

En definitiva comentar que es un lugar muy agradable para pasear y donde se pueden hacer muchísimas cosas para pasar la tarde, a parte es bonito de visitar sobretodo por el balcón que he comentado al principio de la opinión. Si venís por esta zona y tenéis tiempo, ya tenéis un lugar anotado para echarle un vistazo.