Sigo con mis opiniones de viajes, y ésta vez para descubriros un rincón que visitamos durante nuestro recorrido de Semana Santa. Así, junto a otros pueblos de Castellón y Valencia, visitamos también algún que otro rincón de Tarragona (además de la ciudad en sí), entre los que se encontraba el pueblo de Tortosa, uno de los más importantes de Tarragona.

Como, personalmente, creo que no merece la pena dedicarle toda una opinión al pueblo de Tortosa, me centraré en lo que más me gustó de la visita a la misma, que fue, ni más ni menos, que su catedral…

Introducción

Espero que si hay por aquí alguien de Tortosa o que si lo lee alguien de ahí, no se me cabree, porque es una opinión personal. No es que saliera disgustado del pueblo, porque no. Pero si que me esperaba mucho más. Es un pueblo pequeñito, de fácil recorrido, con bastante encanto en lo que a la zona del Ebro se refiere (y es que está atravesado por el río), pero un tanto descuidado (en lo referente al cuidado y limpieza de casas, edificios y calles).

Por tanto, si tuviera que recomendar la visita a Tortosa, sólo sería por su catedral, por el Castillo de la Zuda (aunque sólo por las vistas, porque actualmente es un parador, y también le quita todo el encanto de «ruina» que uno se pueda esperar) y la zona del Ebro.

Del resto, poco o nada se puede destacar.Así, que teniendo en cuenta esto, ¿merece la pena visitar Tortosa sólo por ver su catedral?…..la respuesta es SI, y sin ninguna duda. Es una catedral como la copa de un pino, y muy poco tiene que envidiar a otras catedrales de la zona (o mismamente, a catedrales ubicadas en algunas ciudades españolas). Por algo la habrán nombrado Monumento Histórico Artístico de interés nacional.

Cómo llegar

Llegas hasta Tortosa desde Tarragona, nos llevará alrededor de 1 hora en coche, ya que están a unos 80 km. de distancia. Y lo mejor es ir por la A-7, seguir por la N-340 y luego C-42 (no tiene pérdida, y así os ahorráis pasar por la AP-7, aunque también tenéis esta opción, claro está).

Hoteles cerca de Catedral de Tortosa
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Tarragona
Buscar

En el caso de no llevar coche, deciros que Tortosa también cuenta con una estación de tren, con lo que también tenemos esa opción.

Información de interés para la visita

La catedral de Santa María, del siglo XIV, se encuentra en pleno centro de Tortosa, a pocos metros del Río Ebro. En principio construida al estilo románico, se terminó años después y está considerada una catedral de estilo gótico, y barroco (en lo referente a los exteriores, sobre todo a la fachada principal). Se cree que antaño, el espacio que actualmente la ubica, estaba ocupado primero por el Forum romano, luego por la sede visigótica y más tarde por la mezquita de la ciudad.

Se accede a la misma ya no por su puerta principal (ya que está en rehabilitación), sino por uno de sus laterales (no os preocupéis que está bien indicado). Ahí, encontraréis un cartel que indica que se puede visitar la catedral, el claustro y la exposición permanente.

El horario de visita es de martes a sábado de 10 a 13:30 h., y de 16:30 a 19 h. Y domingos, de 12:30 a 14:00 h. Los lunes cierra (excepto si coincide con un lunes festivo, o con que es víspera de fiesta).

En cuanto al precio, deciros que la entrada normal cuesta 3 euros, y 2 si es reducida (grupos min. 20 personas, jubilados y estudiantes y carnet joven).

En principio, es un precio aceptable (para todo lo que incluye la visita), y más si tenemos opción a alguno de esos descuentos. El caso es que nosotros, teníamos carnet joven, pero correspondiente a la CAM (Caja de Ahorros del Mediterráneo), y se supone, por lo que pone en los carteles informativos que hay en el mostrador, que con ello tenemos derecho a descuento. Pues no. Nos dicen que sólo se admite el Carnet Jove de la Caixa, que los otros no valen.

En fin, que sólo por esas, soy el único que decide entrar, y el resto se quedan fuera (no me cuesta nada pagar 3 euros, en principio, aunque las formas en que te lo dicen y el hecho de que sólo acepten ese carnet joven, tira un poco para atrás). Que le vamos a hacer, la pela es la pela…

Con la entrada, te dan un folletito con el recorrido que has de hacer (ya que nos podemos perder, os lo aseguro) y con algo de información detallada de la catedral y así como de las salas de la exposición temporal. Y, eso sí, te insisten (también un poco de mala manera), en que no se han de hacer fotos ni por supuesto vídeos (mientras una te lo dice, la otra te señala las pantallas de tv que hay tras el mostrador y que muestran las cámaras, a modo de aviso….Xd).

Qué ver

Por supuesto, la nave principal, pero destacan también como «imprescindibles» dentro del recorrido (y a los que prestar una mayor atención y dedicarle un poco más de tiempo), el claustro (prestando especial atención a los capiteles románicos), la capilla dedicada a la Virgen de la Cinta (que es la patrona de Tortosa, y que supone la capilla más decorada y hasta recagarda de todas las que hay en la catedral) y el retablo mayor de Santa María de la Estrella.Y dentro de esa nave principal, además del retablo, prestarle también atención al coro, y así como a la pila bautismal.

Eso es lo que se destaca de la visita, y estoy completamente de acuerdo. La nave principal, dónde el estilo gótico domina cual rey, es toda una joya (a mí me encantó), y conviene fijarse en los techos, en las lámparas, en la parte del coro (sobre todo en las sillas), y por supuesto, en el retablo mayor del siglo XIV, con la virgen en su centro, y que en tonos dorados y azules, más bien parece una minicatedral (os diré que es uno de los retablos, y mira que habré visto, que más me han gustado). Además, el retablo permanece iluminado y así se puede admirar mucho mejor. Y sin dejar de lado el retablo, conviene dirigir la vista al techo y admirar también las pinturas o frescos que, con marco redondo, se reparten a lo largo de la nave.

También entiendo que destaquen la capilla a la Virgen de la Cinta, pues bien merece un vistazo y dedicarle unos minutos de la visita. Como digo, se trata, quizá, de la capilla más recargada de toda la catedral, dominada por la que es la patrona de Tortosa.

Y no olvidarse del claustro, que con una fuente en su centro y con los capiteles románicos, es también otro de los puntos de interés de la catedral. Quizá, eso sí, lo encontréis más «nuevo», y es que fue restaurada hará cosa de diez años.

Mi visita a la Catedral de Tortosa

catedral de tortosa

Mi visita (y visionado) de la catedral, bien podría resumirse en tres partes. La primera, al haber visitado en primer lugar el Castillo de la Zuda, se entiende como la espléndida vista de Tortosa y su catedral desde lo alto. Pocas veces vais a poder ver tan de cerca, una catedral desde arriba (de hecho, en la última foto que os dejo, que por cierto es la típica foto de Tortosa), lo podéis comprobar. Así, la primera parte incluye la vista de la catedral desde lo alto, pudiendo comprobar como es su «tejado» o como finaliza la construcción de la misma (que, insisto, no está nada mal la vista). Pero seguimos…

Tras verla desde arriba, toca dirigirse a la misma, y vamos con la segunda parte. Como he dicho arriba, lo primero que uno ve es su fachada principal, aunque no se accede por la misma. Por eso, antes de dirigirse uno a la entrada, conviene prestarle unos minutos al visionado de la fachada principal, que es enorme y robusta. Al más puro estilo barroco, destaca la grandeza del portón principal, y así como de los dos laterales (podéis comprobarlo, aunque no es lo mismo, en la segunda foto que os dejo).

Lo malo, que toda la parte de abajo está en obras, con lo que no se puede contemplar como debiera ser, ni tampoco hay espacio suficiente como para hacer una foto de toda la fachada (hay que tener en cuenta que la catedral no se encuentra en una plaza, sino entre callecitas, con lo que no se puede ver bien del todo)…

Y ahora sí, tras verla desde arriba y tras ver su fachada principal, vamos con lo que es la tercera parte (y la más importante), que es la visita al interior, a la exposición y al claustro. Pues bien, quizá la parte más «difícil» de visitar, ya que es un poco lioso el recorrido (por ello nos dan el folleto, que nos va indicando, en una especie de plano de la catedral, por dónde debemos ir). Así, tras entrar hay que bajar por unas escaleras, y llegamos a la Sala 2 (la 1 es la recepción, que antes correspondía a las dependencias del antiguo palacio del obispo).

En la sala 2, tras echarle un vistazo a las lápidas y a la epigrafía que en ellas hay (láminas romanas, árabes, etc), hay que digirse a la izquierda, y llegamos a la zona subterránera de túneles y galerías (ojo no nos perdamos,jeje, a mí me pareció la parte más divertida de la visita). Después, y siguiendo el plano y las flechas que hay repartidas por cada zona, vamos llegando a las diversas salas (así hasta 9 salas de exposición permanente, antes de llegar al claustro y posteriormente a la catedral en sí). Y de todas las salas, prestar especial atención a la sala 9 (corresponde a lo que antes era el dormitorio de los canónigos, y alberga la sillería del coro, tapices y alguna que otra muestra de orfebrería)…

Y por fin, tras un recorrido lioso, interesante y hasta divertido en la parte de las galerías, llegamos a lo que verdaderamente estamos buscando, que es ver la catedral y el claustro (os dejo una foto del mismo, la tercera). Lo primero que se ve es el claustro. Allí, conviene dar la vuelta por completo, ver las columnas, los capiteles, la epigrafía que hay por los muros, etc. Y como no, la catedral y su nave principal (como podéis ver en la primera foto).

Insisto, catedral como la copa de un pino. A quién le guste la arquitectura gótica, la catedral le va a encantar, y también, en parte, la arquitectura barroca (aunque ésta es más visible en otros puntos, como en la capilla antes nombrada o mismamente, en la fachada principal). La altura del techo, las columnas, las lámparas, el olor, la iluminación, el retablo, las capillas, el coro…..simplemente evocador, interesante y muy a la altura de otras catedrales españolas….

En lo que a mí respecta, me encantó y si pudiera volvería a ir, sólo por ver de nuevo la catedral….

Queda claro, por tanto, que recomiendo la visita a Tortosa, aunque sólo sea para admirar su catedral!!