Hola! sigo con mi ruta turística por Tarragona… Esta vez para hablaros sobre el acueducto de Tarragona… el cual yo no conocía hasta que fui a visitar esta ciudad…!

La verdad es que no es de los más famosos acueductos de España!! No sé porqué… no tiene nada que envidiar a muchos otros!!

Dónde está el Acueducto de Les Ferreres

Se encuentra a las puertas de Tarragona, en la A-7, a unos dos kilómetros de la ciudad… quizás esta es una de las razones por la que pasa bastante desapercibido! pues se encuentra bastante escondido! A nosotros, incluso indicándonos donde estaba… nos costó encontrarlo!!! Ya que saliendo desde Tarragona está bastante mal indicado… en la carretera hay una señal que te indica el desvío, pero desde esta indicación no se ve ni rastro del acueducto! lo cual puede resultar algo extraño, ¿no?

Tomas el desvío… y tampoco divisas el acueducto… y es que resulta que este se encuentra escondido entre una especie de bosque… no puedes llegar allí en coche… por lo que es necesario aparcar y llegar andando…! El camino a pie no es difícil, tan solo hay que seguir una senda, y a unos 5 minutos andando llegas al acueducto.

Cómo es el acueducto de Tarragona

Desde aquí puede disfrutarse de la tranquilidad, de la naturaleza… y creo que después de pasar la mayor parte del día visitando la ciudad, venir a ver este monumento es algo magnífico, pues aquí puedes descansar y disfrutar del entorno!

El acueducto se construyó en el siglo II para transportar el agua del Río Francoli hasta la ciudad. Originariamente recorría 25 kms. pero actualmente tan solo tiene unos 217 metros de largo, y unos 26 metros de alto. A pesar de haber quedado reducido a estos 217 metros, la parte del acueducto que se mantiene se encuentra muy bien conservada.

Acueducto de les Ferreres, ¿dónde está?
Booking.com

Por lo visto, no hace muchos años, todo lo que se veía desde lo alto del puente era paisaje agreste; bastos pinares, montes y la silueta, al fondo oeste, de la población de Constanti, cuya iglesia destacaba bajo el cielo del ocaso (una de las mejores estampas que desde allí se contemplan). Ahora, la mano del hombre ha hecho evolucionar el paisaje hacia algo muy distinto, y las enormes colas que se forman en el peaje de la A7, junto al humo de los coches, enturbian la brillante atmósfera.

Aun queda, sin embargo, un atisbo de calma en el paisaje. Sentados en lo alto, de espaldas al sol, vista al este, puede contemplarse un amplio pinar, con aves revoloteando y ardillas saltando de un lado a otro, y, si madrugas, incluso veras amanecer en la naturaleza.

Junto al extremo sur están comenzando las obras de una escuela taller, y hacia el norte, caminando, encontraras los barrios de Sant Pere y Sant Pau, mucho más conocidos en la ciudad.

El Puente del Diablo

Acueducto de les Ferreres

Este acueducto es conocido como el acueducto de Les Ferreres o también como el puente del Diablo. Este segundo nombre se debe a que, una leyenda cuenta que fue construido por el Diablo tras ganar una apuesta donde una doncella se jugaba el alma.

Según la leyenda, el diablo se llevaría el alma de la primera persona que cruzase el puente romano en busca de agua. Se dice que, como nadie quería cruzarlo, el propio Satán lo destruyó y tuvieron que volverlo a construir, obligando después a un reo a someterse a los deseos de Lucifer. Sin embargo, las leyendas, ya se sabe lo que tienen, que pasan de boca en boca y a medida que se transmiten, van modificando su forma y su fondo, por lo que sabe Dios por qué a este acueducto, tan bien conservado, se le llama «Puente del Diablo».

La verdad es que existen otras leyendas sobre este puente y su nombre, quizás porque con el paso de los años, y al ir pasando de boca en boca se hallan ido modificando…

El lugar es ideal como retiro. Te permite pensar lejos del stress urbano, aun estando a dos pasos de la ciudad, y nunca podrás olvidar la sensación de paz que te alberga en lo alto del puente, junto al abismo…

Y bueno… poco más que decir… Simplemente… que es un sitio digno de ver!!