Os voy a contar algo sobre un pueblo de Tarragona que a mí particularmente me encanta: Se trata de Cambrils.

Históricamente fue un pueblo de pescadores y ahora, con más de 30.000 habitantes y siendo un pueblo turístico de la Costa Dorada sigue manteniendo ese sabor a pueblo pesquero que a mí particularmente me fascina.

Mi «relación» con Cambrils comenzó en 1989 cuando contaba con nueve añitos. Mi padre, que tenía una caravana para ir a campings para pasar las vacaciones, nos llevó al camping «La Llosa» que se encuentra en una zona periférica del pueblo repleto de pisitos y casas turísticas. Me encantaba el Camping, estaba muy cerca de varias calas muy bonitas y allí pasaba los días sin más preocupación que jugar con los niños, bañarme en la piscina o la playa o dar una vuelta con la bici.

Aunque era pequeño podía pasear con la bici con tranquilidad porque Cambrils, entre otras cosas esta muy preparado para las bicis. Cuando era niño había un buen paseo junto a la playa pero ahora hay un carril bici muy bien preparado que recorre los tres «sectores» que conforman Cambrils: La Llosa (un barrio extraordinariamente acogedor y tranquilo), Cambrils pueblo  todo el centro histórico donde encuentras bares, comercios, la playa principal o el puerto pesquero) y Villafortuny (un barrio también eminentemente turístico donde podemos encontrar muchas casitas y multitud de buenos hoteles junto a la playa entre Cambrils y Salou).

Precisamente aquí, en Salou, acaba el carril bici por lo que estamos hablando de cuatro o cinco kilómetros de carril bici junto a la playa…un agradable paseo por lo que os lo recomiendo. En la actualidad hay varios lugares donde podréis alquilar bicis a buen precio por horas.

Durante varios años estuvimos yendo en verano porque el pueblo y el camping nos gustaba a toda la familia pero después, estuve unos años sin ir por allí. Hace dos años volví: ¡qué recuerdos! Estaba todo igual, la misma tranquilidad, el mismo buen «rollo» de siempre. Sólo me acerqué allí un día por la tarde porque estábamos alojados en Salou pero al volver a bañarme en la calita en la que me bañaba cuando era niño…fue una sensación extraordinaria. Además, fue en septiembre, a finales, por la tarde, y estuvimos solos (totalmente solos) en la calita… ¿cuándo iba a imaginarme en una cala, dentro de un pueblo turístico, para mí solo? Una gozada. Me quedé con las ganas de volver para pasar varios días…

Hoteles cerca de Cambrils
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Tarragona
Buscar

Pues bien, el verano pasado, otra vez en septiembre, repetí. Disfruté de Cambrils plenamente. Hicimos nuestro paseo en bici. Disfrutamos de sus playas y calas…La playa de La Llosa que está repartida en varias calas(donde solía bañarme de pequeño) protegidas por espigones y de arena fina, bastante oscura la verdad, y con aguas muy tranquilas. La playa de Villafortuny, muy apreciada en Cambrils porque dispone de anchura, es larga, tiene todos los servicios y además cuenta también con arena de calidad y aguas tranquilas. La playa urbana principal, El Regueral, junto al puerto, de gran calidad, también muy larga y acogedora y al igual que las anteriores con buena arena y aguas por lo general tranquilas y varias calitas más semiurbanas que crean en tí un ambiente muy especial…Nueve kilómetros en total de playas y calas…

Además, en Cambrils puedes disfrutar de un agradable paseo por el centro urbano. Es pequeñito, no esperéis una gran ciudad como Gandía, Torremolinos, Marbella…y mucho menos como Benidorm. Esto es otra cosa. Si buscáis marcha la encontraréis en Salou que está «pegado». Cambrils ofrece un paseo tranquilo entre sus calles, bares y restaurantes. Una visita por su iglesia parroquial de Santa María, la Torre de l’ Esquirol, que tuvo mucha importancia en el pasado por su función defensiva y que merece una visita y como no, su puerto…

A mí me encanta pasear por la noche hasta el «faro rojo»…En Cambrils hay dos faros: uno rojo y otro verde, ya eran así cuando era pequeño y les tengo mucho cariño. Cuando iba con mis padres, debajo del faro rojo había un restaurante un poco cutre pero donde comíamos un pescadito frito muy rico. Me encantaba ir allí. Ahora no está, fui para verlo pero allí no había nada más que un almacén un surtidor para las embarcaciones. Aún así, en el centro urbano hay numerosos restaurantes que ofrecen pescado fresco muy rico a buen precio. Hay muchos barquitos pequeños, con su nombre escrito, auténticos, de pesca, con muchos años algunos, de toda la vida, en Cambrils no hay grandes barcos de turismo.

Por si fuera poco, su ubicación es magnífica, se puede llegar por la autovía del Mediterraneo (a mí me separan 600 kilómetros desde casa), en tren hasta su estación o en avión porque Reus, que está a escasos kilómetros cuenta con aeropuerto.

Para completar la oferta turística y de ocio de Cambrils no hay que irse muy lejos por lo que las visitas pueden ser múltiples. En Salou podrás disfrutar de su ambiente, de sus playas y del emblemático Port Aventura. En Tarragona de su pasado romano o en Barcelona de…mil cosas!!! A sólo 100 kilómetros de Salou encontramos la ciudad más cosmopolita del país…

cambrils faro rojo

Un lugar genial, cargado de encanto, ideal para niños, jóvenes y no tan jóvenes donde hay turismo pero sin locuras…Os lo recomiendo 100%…

Os dejo también unas fotos de algunos de los rincones de Cambrils que más me gustan. El faro rojo al que me encanta ir desde pequeño, el puerto, el centro urbano con la torre de vigilancia, mi paseo en bici por la playa con palmeras incluidas y todo y una foto donde ahora está el surtidor de barcos y que antaño fue sede de un restaurante donde me gustaban mucho comer pescadito. Gracias por vuestras lecturas.