¿Quién no ha oído hablar del camino de Santiago a estas alturas?

Más bien pocos pues la recompensa final creo que recibe de manera majestuosa a todos los que llegan al final de ese camino de Fé. La catedral del Apóstol Santiago representa en mi opinión un símbolo que se alza por encima de muchas iglesias del mundo, una gran obra digna de admiración, pues frente a su pórtico todo son palabras para elogiar este gran monumento a la Fé Cristiana.

Cómo llegar a la Catedral de Santiago

Llegar a Santiago de Compostela fue bastante fácil desde la gran autopista de pago, lógicamente, desde A Coruña resulta sencillo llegar hasta las puertas de la misma siguiendo las indicaciones, nosotros optamos por aparcar en un subterráneo, también de pago, que queda muy cerca de la Plaza del Obradoiro, centro neurálgico para una visita a la catedral y casco antiguo. Una vez aparcados y con la suerte de que paraba de llover en esa tarde de agosto;

¡¡¡ ¿Quien dice que en Galicia no llueve?!!! Gritaba un pintoresco señor a las puertas de la catedral con el suelo encharcado a sus pies, bueno pues no adelantemos acontecimientos ya que al salir del parking en dirección a la catedral entramos en unas calles que nos transportaban por completo a la Edad Media, lo único que nos hacia ver que estábamos en otro tiempo eran los carteles con las ofertas de Tartas de Santiago, vinos de la tierra, dulces característicos y demás restaurantes de la zona, el trayecto estaba plagado de comercios y restaurantes, siendo muy difícil decir que en Santiago no tenias donde comprar un souvenir.

Tras caminar por aquel entorno cultural y tan antiguo se nos pasaron rápidamente los minutos que teníamos que andar para llegar a la puerta de la catedral, ante esas calles amplias y adoquinadas se nos abría una gran plaza rectangular reluciente por la lluvia caída recientemente, como visitantes novatos buscábamos ver la «gran obra» que hasta que no estuvimos bien adentrados en esta plaza no podíamos divisar la «grandeza» de la misma; «alucinábamos» cuando teníamos que girar la cabeza para poder contemplar toda la fachada y la inmensidad de los detalles, la mejor vista de la misma en el centro de la plaza del Obradoiro donde se pueden leer en el suelo unas inscripciones de situación.

Tomamos el aire suficiente como para emprender el ascenso a la entrada y comenzar a explorar su interior y tratar de entender las historias que alberga en su gran manto. El ambiente no sabría como describirlo, pero sentía mucha paz a las puertas de la misma a la vez que respeto por aquella obra tan descomunal.

Hoteles cerca de Catedral de Santiago de Compostela
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Santiago de Compostela
Buscar

El exterior de la Catedral de Santiago

Como pequeña guía os tengo que contar de que no solo esta es la fachada por donde se puede acceder, aunque es la mas importante también podemos acceder por tres plazas mas

  • La plaza de platerías, llamada así porque es donde antiguamente estaba el gremio de los plateros y donde todavía se puede disfrutar de antiguos talleres, sencilla y con tintes románicos, con el encanto propio de los plateros de alrededor.
  • La Quintana de vivos y la de muertos, donde se conservan tumbas antiguas, si bien en una fachada sencilla es donde se encuentra la famosa Puerta Santa que solo se abre durante un año jubilar, destacar que por la noche el juego de luces en la Quintana de muertos nos hace creer que hay un peregrino en la puerta esperando entrar.
  • La plaza de San Martín Pinario, fachada posterior de la catedral, con grabados en piedra dignos de Fidias, en la que puedes pasar horas viendo las figuras de los evangelistas.
  • Y la más conocida y más bella, La plaza de Obradoiro, con esa fachada barroca adornada con el Pórtico de La Gloria, obra del Maestro Mateo, que no se puede describir sino es estando aquí y viéndola, de donde tomamos punto de inicio de la visita hacia su interior.

La Catedral de Santiago de Compostela tiene una planta en forma de cruz latina y también nave lateral que rodea a la nave principalm es a través de esa nave lateral por la cual los peregrinos pueden recorrer la iglesia sin molestar e interrumpir al culto. La nave central se cubre con una gran bóveda de cañón, las laterales se cubren con bóvedas de arista. En su principio tuvo nueve torres, dos en cada una de las fachada y tres más en el crucero.

En su principio fue medieval, y conserva mucho de aquel origen, pero se ha transformado en un templo que tiene mucho de todos los estilos que se han dado desde su construcción, habiéndosele añadido muchos elementos renacentistas y barrocos.

Entre todas sus capillas, la que llamamos Capilla Mayor es la que guarda el sepulcro del Apóstol Santiago. Al lado de este sepulcro tenemos otro elemento muy célebre, el Botafumeiro, que no deja de ser un incensario que data del siglo XIX.

Visita a la Catedral de Santiago

La verdad es que nada mas entrar se nos olvida completamente que entramos en una iglesia mas bien entramos en una zona altamente cultural, y claro, el murmullo del tumulto a veces puede transformarse en escándalo, para ello unos monitores a veces tienen que hacer recordar a los visitantes que están en un lugar sagrado y hay que guardar un respeto procurando no levantar la voz…

Con respeto y admiración entramos por un lateral de la misma viendo como se formaban pequeñas colas para realizar unas costumbres típicas a la entrada de la misma; había que dar tres pequeños cabezazos y pedir un deseo, después de ver varias veces el ejemplo decidimos ir para el fondo de la catedral siguiendo con la visita.

Los laterales de la misma estaban llenos de capillas anexas al pasillo, vamos que habían como un montón de iglesias metidas dentro de la catedral, curioso e inmenso, la cámara de fotos no paraba pues los contrastes dentro de la misma no cesaban conforme nos íbamos adentrando en su parte central, que al llegar a la misma pudimos ver bien sujeto al famoso Botafumeiro, inactivo en ese momento, hubiese sido otra experiencia el ver el movimiento del mismo a lo largo del interior. Siguiendo un poco mas adelante llegamos a la cola mas larga que se suele hacer en el interior, la del abrazo al santo, la cola llegaba hasta el pasillo opuesto dando la vuelta por la Puerta Santa, tampoco resulto pesado pues al mismo tiempo que guardábamos cola íbamos haciendo fotos de los detalles de las capillas que se encontraban alrededor del trono de Santiago, como ejemplo me resulto curioso una capilla donde tenían una virgen negra, para mas detalles os invito a ver las todas las fotografías expuestas al final.

Finalmente la cola llego a su fin y tomamos la escalera de subida a la imagen de Santiago, en lo alto se puede divisar gran parte de la catedral donde una persona vigila sentada el paso de los visitantes, tal vez por desconocimiento o costumbre toque al santo haciendo la cruz a continuación antes de tomar de nuevo la escalera de bajada, apenas un minuto pasar por el trono después de una media hora de cola, acto seguido entramos al sepulcro donde no tuvimos que hacer nada de cola, muy bonito y claustrofóbico a la vez, situado justamente bajo el trono por el que habíamos pasado con anterioridad.

Seguimos visitando el resto de capillas terminando en una donde estaba una imagen del apóstol Santiago a caballo, supongo que ya sabéis cual era el color del caballo… El altar del Apostol Santiago preside toda la basílica, es increíblemente grande y lujosa…… tas este altar se encuentra la Capilla Mayor donde se encuentra una magnífica sillería coral. Todo es oro y sobre todo también mucha plata… es increíble pensar el dineral que debe haber metido en esta obra de arte……. Si quieres saber más de la catedral, no puedes perderte el Museo de la Catedral de Santiago.

En total hay muchas más capillas además de la Mayor y del Altar del Apóstol. Hay 16 capillas (en un principio eran solo 9),

Antes de abandonar el interior de la catedral nos paramos en el pórtico de entrada a observar todas las figuras desde otra perspectiva y hacer unas fotos de la misma, tengo que decir que no cansaba estar en aquel lugar, salimos hasta la entrada para hacer mas fotos y tomar rumbo a la zona antigua de la cuidad para comprar algún recuerdo y ver al mismo tiempo las otras plazas-entradas de la catedral que tampoco tenían desperdicio.

En una de las calles pudimos ver a una bruja muy autentica y aterradora, la verdad que de no ser porque había que pagar por viajar en su escoba hubiese jurado que era de verdad.

De compras por los alrededores de la Catedral

Y como constancia de haber visitado tan gran monumento y preciosa ciudad el entorno invita a llevar a casa algún recuerdo del lugar; para empezar no podía perder la oportunidad de comprar unas tortas de Santiago de una pastelería en las calles cercanas a la catedral, difícilmente puedes encontrarlas de estilo casero pues son empresas de la provincia las que se encargan de hacerlas, compre dos ejemplares y tuve suerte de que estaban recién hechas cuando las comíamos se desmenuzaban solas, a partir de los dos días ya estaban en su punto. También compre lotería e la misma puerta de la catedral, quien sabe si la suerte… algo difícil pero seguro que al señor que vende allí le faltan decimos, seguro. Habían cantidad de tiendecillas, en una de ellas entramos y nos aprovisionamos de camisetas para regalar y pequeños detalles de Santiago como un mini rosario con la imagen del santo.

Tuvimos que hacer un pequeño alto en un café donde tuvimos una distracción mas aparte de lo bonito de una plaza cercana, desafortunadamente un conductor aparco en semejante zona turística, justo en una especie de glorieta a un lado de la calle semi-ostaculizando el trafico y la policía local llamo a la grúa para retirar el coche, en esas que llega el propietario y se chulea montando una buena, es impensable la poca concienciación de los conductores cuando existen aparcamientos para ir bien tranquilos por la zona, en fin, la multa no se la quito nadie y por poco se lo llevan a el con el coche.

Seguimos viendo plazas y aprovechamos para entrar a una oficina de información donde nos dieron un callejero donde pudimos comprobar que Santiago no solo se limita a su catedral si no que tiene un montón de sitios de interés que visitar y perfectamente se pueden pasar unos días visitando la ciudad.

Volvimos por el Obradoiro para hacer más fotos, en esta ocasión desde la parte del hotel y con el sol de frente y la catedral a nuestras espaldas, por cierto un hotel impresionante y lugar donde suelen alojarse las grandes autoridades, la familia real, etc.

Ya saturados de belleza arquitectónica fuimos en busca de nuestro coche que quedo a buen recaudo en al aparcamiento subterráneo, de fácil acceso y también de fácil salida, para pagar solo hay que hacerlo en una especie de cajero automático, pusimos rumbo A Coruña, volviendo a Naron, nuestro alojamiento temporal de vacaciones.

Curiosidades de la Catedral de Santiago de Compostela

Esto no es que sea una curiosidad porque muchos lo sabreis, pero yo no lo supe hasta ya bastante mayor…. no sabía que en la catedral se encuentran los restos del apostol……. por eso se dan tantas peregrinaciones a la misma….

En el siglo XI la catedral de esta diócesis no se encontraba en el mismo lugar que en la actualidad, de hecho se encontraba en otra ciudad llamada Iria Flavia (a unos 20 kilómetros……). Pasado un tiempo, pero en ese mismo siglo el, por aquel entonces, Papa anuló el título a Iria Flavia y cambió la diócesis a Compostela, aquella Iria quedó como colegiata simplemente y más adelante aun menos, parroquia (que es lo que es ahora)…. este punto al leerlo en internet al informarme bien para organizar mi visita a esta catedral me llamó muchísimo la atención….

Los peregrinos entraban por esta puerta, la del azabache (símbolo de lo negro) y salían por la de Platería ya purificados (símbolo de lo blanco)

La propia catedral de Santiago de Compostela, la actual, está ubicada sobre restos de una población prerromana (concretamente sobre unas tumbas…….me pareció algo tétrico!! hay tumbas de muchísimos siglos diferentes, desde el II hasta el XI!!! es increíble!!! bueno, pues todas las tumbas están orientadas hacia una tumba mayor, un mausoleo, donde se encontraron los restos del apostol)

Bueno, pues me despido de tod@s vosotr@s recomendando esta visita a la catedral de Santiago de Compostela, una ciudad muy bonita, característica, limpia y monumental, donde vais a encontrar una construcción muy digna de ver y unos alrededores que lo acompañan y buena gente, sobre todo.