Este invierno está siendo especialmente frío por estas tierras gallegas, lo cual impide que podamos realizar actividades al aire libre en familia. Mi niño, como muchos sabéis, tiene dos añitos y medio, así que tampoco es fácil que haya demasiada oferta cultural para edades tan tempranas, de modo que la semana pasada decidí probar suerte y nos acercamos al Museo do Pobo Galego.

Hacía muchos años, ni recuerdo cuántos, que no visitaba este museo. Recordaba vagamente que había utensilios de labranza y ganadería y barcos bastante grandes, así que con esa idea me fui con mi niño, pues sabía que podría entretenerse bastante.

Lo que nos encontramos fue un museo que es mucho más de lo que yo tenía en mente y que por su emplazamiento no es demasiado visitado, aunque tampoco está tan lejos del centro, calculo que a unos 10 minutos a pie de la catedral de Santiago… ¡y encima es gratuito!

Dónde está el Museo do Pobo Galego

El museo se encuentra en Bonaval, junto al Centro Gallego de Arte Contemporáneo y a pocos metros de la Puerta del Camino, lugar de entrada a la ciudad de los peregrinos que vienen recorriendo el Camino Francés.

El edificio en el que está instalado este museo ya merece la pena por sí mismo: el Convento de Bonaval, cedido en el año 1977 por el ayuntamiento de la ciudad para la creación de este espacio museístico.

El Convento de Bonaval data del siglo XVII y es obra de Domingo de Andrade, quien firma otras edificaciones de gran importancia en Galicia, pero sobre todo en Compostela. La pequeña fachada hace que el visitante cuando llegue no imagine las dimensiones del convento, con un hermoso claustro, la conocidísima escalera helicoidal con tres rampas independientes que nos llevan a los tres pisos del museo y la impresionante iglesia, único ejemplo en la capital gallega del gótico del siglo XIII.

Hoteles cerca de Museo do Pobo Galego
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Santiago de Compostela
Buscar

Hoy día la iglesia está vacía, no se celebran en ella misas, pero se encuentra aquí el Panteón de Gallegos Ilustres, la tumba de Castelao y varios sepulcros en donde estaría el altar mayor que albergan los restos de nobles de la familia Altamira.

Su desnudez nos permite admirar la obra arquitectónica en todo su esplendor, es realmente magnífica.

Contenido del Museo

Los fondos del museo se distribuyen en tres plantas, como os comentaba. Podemos acceder a ellas a través de la escalera de Andrade de la que os hablaba más arriba, o bien a través de unas escaleras mucho más amplias situadas en un lateral del claustro. La escalera helicoidal es un poco peligrosa si vamos con niños, así que nosotros optamos por la otra.

Al entrar al museo, nos recibe el claustro, cerrado con vidrio para protegernos de las inclemencias del tiempo. Aquí podemos ver diferentes laudas gremiales y algunos restos de esculturas en piedra. Desde el claustro podemos acceder a varias salas en las que se nos muestran diferentes utensilios de labranza y recolección de uvas, utensilios de carpintería y fundición, así como aperos de ganadería. En otra enorme sala, pequeñas maquetas de barcos de pesca de todo tipo y dos barcos reales, una trainera (barco largo de remos muy típico de todo el norte de España) y un barco de pesca a vela con los diferentes utensilios: redes, nasas…

En la parte superior, nos encontramos con maquetas de arquitectura popular gallega, viviendas, hórreos… tan distintos en todo el territorio, con predominio de la pizarra en Lugo y de la teja en prácticamente todo el resto de Galicia. Incluso se nos enseña el interior de una vivienda tradicional a escala. Resulta muy interesante para los niños.

En esta planta también nos encontramos pequeñas habitaciones, una escuela tradicional, un bar de los de antes, los diferentes trajes típicos del carnaval…

En el tercer y último piso en esta ocasión nos encontramos con una exposición temporal sobre la cocina gallega y en la zona de exposición permanente, una extensa y hermosa colección de trajes gallegos, con todos sus complementos, joyas y abalorios e instrumentos musicales de la tierra, así como encajes de Camariñas, sombreros, calzado tradicional (zocos y zocas).

Por resumir, a continuación os dejo lo que encontraréis en cada una de las salas del Museo do Pobo Galego:

  • El mar: Reúne muchas embarcaciones gallegas, casi todas de tipo pesquero. También hay maquetas y otras piezas como motores y cosas así…. es una sala muy grande, daros cuenta de que alberga varias embarcaciones, no son el Titanic pero son grandecitas…. También hay muchos utensilios de pesca, de marisqueo… en definitiva un pequeño viaje por la tradición pesquera del pueblo gallego… muy interesante….
  • Los oficios: Aquí hay un poco de todo, desde utensilios utilizados por herreros, zapateros, costureras, etc… es muy interesante también, porque podemos contemplar múltiples utensilios que se utilizaban con anterioridad a nuestras fechas e incluso compararlos con los que conocemos ahora!!
  • El Campo: Al igual que la sala del mar nos dábamos una vuelta por la tradición pesquera del pueblo gallego, en esta sala nos damos una vuelta por su tradición agricultora…. carros, arados, útiles para el cultivo de las tierras y un largo etcétera…. Además, nos muestra imágenes con la evolución de los campos y sus paisajes….
  • Traje: Lo dividimos en dos grandes grupos, el traje de diario y el traje de los domingos como lo llamaban entonces… nos encontramos de todo tipo de trajes, de diferentes clases sociales… enaguas, mandiles, chaquetas, chalecos, fajas… de todo!!! También hay telares, y muchas más cosas como los encajes de bolillos, etc…
  • Música: Lo más tradicional de todos los instrumentos usados por el pueblo gallego….las gaitas, los panderos, los tamboriles, los ferriños y muchos más…. me gustó mucho esta sala…. parece que hace siglos que se utilizaban esos instrumentos con relación a la evolución que han sufrido en pocos años… ahora hay hasta gaitas eléctricas!!!
  • Hábitat y arquitectura: La unidad básica de población gallega es la aldea, pues en esta sala vamos desde la aldea hasta la ciudad…. reconstrucciones, maquetas, fotografías, dibujos….
  • Arqueología: En la zona del claustro hay reunidas varias piezas arqueológicas, épocas prehistóricas y medievales… hay lápidas, capiteles y pequeños fragmentos…
  • Pintura y escultura: Se intenta exhibir el desarrollo de la pintura y la escultura desde el último tercio del siglo XX hasta el siglo XXI en el que nos encontramos ahora… se ven bastantes cambios… en las artes se demuestra el avance de toda la sociedad…

Nuestra experiencia en el museo

Museo do Pobo Galego

El museo constituye sin dudas un lugar imprescindible en la ciudad si venís por un tiempo (si sólo venís un día, no os daría tiempo), pues muestra muchos aspectos de la cultura gallega que a mi modo de ver son muy interesantes para nosotros y por supuesto para los que nos visitan.

Si me preguntáis si ir con niños, rotundamente sí, habrá cosas que no les interesen, pero en líneas generales como las zonas expositivas no son enormes, se va cambiando de tema con frecuencia y resulta muy entretenido. Nosotros estuvimos un par de horas y seguro que repetiremos la experiencia.

Más cosas

Por último sólo comentaros que el museo, además de albergar exposiciones permanentes y temporales, realiza visitas guiadas y actividades durante el año que van desde la proyección de documentales hasta talleres de distintos temas.

También hay un servicio de préstamo de libros, sobre todo de temas etnográficos y sobre la cultura gallega.

Esta semana, con motivo del Foro Gastronómico, se realizarán talleres gastronómicos para niños de 6 a 12 años.

Como veis, un museo dinámico que merece la pena la visita y os recomiendo sin duda.

Otra información útil

Dirección:

San Domingos de Bonaval
Teléfono: 981 583620
http://www.museodopobo.es
info@museodopobo.com

Horario:

  • De martes a sábado: 10 -14 horas // 16 – 20 horas
  • Domingos y festivos: 11 – 14 horas
  • Cierre semanal: lunes
  • Cierre anual: 25 de diciembre y 1 de enero

La Entrada es gratuita.

El museo en general me gustó bastante, es una visita muy amena. Lo de las escaleras de caracol me llamo mucho la atención, el claustro está bastante bien (soy una adicta a los claustros, si se que en algún monumento hay uno tengo que visitarlo y pocos me han decepcionado) y la gran desilusión de la visita fue la iglesia, es interesante, pero al verla tan vacía, después de haber estado en otras, te deja un poco frio, pero solo por el panteón merece la pena.