Hacía unos días que me venía rondando la cabeza la idea de escribir sobre la Catedral de Oviedo, uno de los «monumentos» o «edificios» más conocidos de Oviedo, y también, para mi, uno de los más grandiosos.

Así que a retazos, he ido tomando apuntes que se me iban ocurriendo, y ahora voy a ver si soy capaz de hilarlos todos, y que el hilo conductor de toda esta opi, quede más o menos ordenado…. Vamos a intentarlo.

Un poco de historia

La Catedral de Oviedo fue levantada sobre la antigua basílica de Fruela, que posteriormente fue reedificada por Alfonso II El Casto.

La actual catedral empezó a construirse a finales del siglo XIV y se terminó en el XVI. En su mayor parte es una obra del siglo XV.

La torre de la Catedral, tardó en construirse unos 50 años, comenzaron a principios del siglo XVI y terminaron en 1550. Tiene una altura de 70 metros.

De la primitiva iglesia, se mantuvo una de sus capillas, que hoy se conoce como Cámara Santa. Aquí se custodian entre otras reliquias:

Catedral de Oviedo, ¿dónde está?
Booking.com
  • El Arca Santa (un baúl de madera noble y cubierta de plata) que guarda en su interior el «Santo Sudario» (también conocida como la «Sabana santa» o «Pañuelón de Oviedo») que supuestamente cubrió la cabeza de Jesús después de su Crucifixión.
  • La Cruz de la Victoria, también llamada de Pelayo, revestida de oro y piedras preciosas por Alfonso III «El Magno». Es la que aparece en la Bandera de Asturias.
  • La Cruz de los Angeles. Está realizada sobre madera con láminas de oro y gemas por orden de Alfonso II

Dónde está

La catedral de Oviedo, se sitúa en la plaza Alfonso II, también llamada Plaza de la Catedral. En el Centro de Oviedo, Rodeada de zonas peatonales. Es el comienzo de toda la zona antigua de mi ciudad.

Está a apenas dos minutos de la C/Uría, (calle comercial y centro neurálgico de Oviedo).

Descubriendo la Catedral de Oviedo

La Nave Mayor tiene 67 metros de longitud, 10 de ancho y 20 metros de altura. Se comunica con las dos naves laterales, más bajas, mediante 5 arcos a cada lado. Encima de cada arco hay 2 ventanas ojivales con pequeñas columnas. Esto forma una bonita galería que recorre toda la longitud de la nave.
Se le añadió en el siglo XVII la girola.

El ábside es de estilo gótico y con forma poligonal, con 2 zonas de vidrieras. La más baja permanece oculta tras un retablo que fue colocado en el siglo XVI, por lo que sólo se ve la superior.

El retablo mide 12 metros de altura y 12 de ancho. Fue encargado por el obispo D. Valeriano Ordóñez de Villaquirán en 1511. Está dividido en 5 cuerpos verticales. En el centro tiene 4 hornacinas y 5 laterales, y en cada una de ellas se represetan escenas de la vida, pasión, muerte y resurreción de Jesucristo. En la más baja aparece la grandiosa figura del Salvador, a quien está consagrada la Iglesia.

Al entrar, a la izquierda está la Capilla de Santa Eulalia de Mérida, de estilo barroco. En el medio hay un templete también barroco donde se encuentran sus restos depositados en una urna de plata, regalo de Alfonso VI. Siguiendo por la nave central vemos las capillas de San Juan Bautista, de la Asunción, la de Los Vigiles y la de Belén o de Santa Catalina.

Al llegar al final de la nave central, a la izquierda encontramos una puerta ojival donde se accede a la capilla del Rey Casto, edificada a partir de 1705. El Rey había mandado construir un panteón para sus restos y los demás reyes de la Reconquista.

La capilla Mayor está protegida por una reja de hierro forjado construida en 1714, y tras ella puede verse en el centro del retablo una imagen de la Virgen que el Rey Casto llamó Santa María, pero que también se conoció como Virgen de las Batallas.

Junto al altar, situado a la izquierda de la capilla Mayor estuvieron los restos del mártir asturiano San Melchor de Quirós. Ahora se encuentran en la capilla de Nuestra Señora de Covadonga, en la girola

Al lado de la Capilla del Rey Casto, encontramos el Panteón Real. En las inscripciones puede leerse la relación de los Reyes y Reinas que en él yacen, así como varias efemérides de visitas reales.

De ahí volvemos a la nave central y al comienzo de la girola, encontramos la Sacristía. Construida a mediados del siglo XVII, en la bóveda podemos observar un fresco de la Asunción, realizado por el pintor Francisco de Bustamante.

Caminamos por la girola y al final de ella encontramos la imagen de San Salvador, patrono de la Catedral. Ante esta imagen se postraron durante siglos miles de peregrinos que iban o venían de Santiago de Compostela.

A nuestra izquierda, vemos el balcón desde el que se daba la bendición con el Santo Sudario. Debajo de él se encuentra la puerta doble por la que se accede al Claustro y al Tránsito de Santa Bárbara. A continuación puede observarse la escalera de subida a la Cámara Santa.

Caminando por la nave lateral, nos encontramos con la Capilla de Velarde, la de San Antonio, San Roque y la de San Martín antes de llegar a la de Santa Bárbara, que se construyó para trasladar a ella las Santas Reliquias y llamada también Nueva Cámara Santa, pero finalmente no llevó a cabo el propósito.

El Claustro es rectangular y cuenta con 4 arcos en un sentido y 3 en el otro. Tiene un segundo piso sobre este conjunto. Desde el Claustro podemos acceder a la Capilla o Cripta de Santa Leocadia. Al lado se puede ver el Cementerio de Peregrinos. Hoy en día está desaparecido menos los restos de los peregrinos que descansan en un osario. Dicen que el olivo que hay, es un retoño del Huerto de los Olivos de Jerusalén, llevado hasta ahí por un peregrino.

La Sala Capitular, es el elemento gótico más antiguo de la Catedral y en ella se celebraban Juntas de Reyes, Nobles y Obispos que posteriormente hacen sus reuniones las Juntas del Principado.
Después se llega a la Cámara Santa.

Desde la antecámara bajamos los doce escalones que nos separan del vestíbulo o Torre de San Miguel, encontramos reunidos a los doce apóstoles, en el conjunto que se considera una «obra maestra del Arte Románico». Luego nos encontramos delante de la reja de hierro que protege el Santuario. Tras ella destaca en primer lugar el Arca de las Reliquias. El Arca procedente de Jerusalén, había llegado a la montaña asturiana llamada Monsacro, cercana a Oviedo.

La Cámara Santa, además de las Santas Reliquias y parte de la Sábana Santa, alberga las emblemáticas cruces de Los Ángeles y de la Victoria. La primera es el escudo de la ciudad de Oviedo. La segunda la portó Don Pelayo en Covadonga al iniciar la Reconquista. Está totalmente recubierta de oro purísimo.

Otra cosa a mencionar, es que después de permanecer sin ningún accidente durante 11 siglos, en sólo 40 años, este sagrado recinto sufrió dos gravísimas agresiones que a punto estuvieron de dejar a Asturias sin sus más preciadas señas de identidad, la primera fue la voladura durante la revolución de octubre de 1934, la segunda el robo del año 1977. En ambas ocasiones parece que el «hoc signo vincitur inimicus» inscrito en el reverso de la Cruz de la Victoria se hiciese realidad.

El Santo Sudario de Oviedo

La cámara Santa de la Catedral de Oviedo guarda muchos tesoros, como el santo Sudario, una joya de la religión cristiana, conocéis su historia??

Durante décadas el sudario de Oviedo tuvo la catalogación de reliquia, sin más, es decir un objeto mítico sobre el cual no existía aportación científica que lo hiciese interesante, pese a ello la tradición cuenta que el sudario de Oviedo fue el pañuelo que cubrió el rostro de Jesús tras ser crucificado y antes de que le colocasen la sabana que se conserva hoy en Turín.

El sudario de 85 cm de longitud y unos 53 cm de ancho ha sido sometido a todo tipo de pruebas y análisis, entre los detalles que más llamaron la atención de los expertos destaca que encontraron cantidad de manchas detectadas en su superficie, se averiguo que esas manchas eran simétricas y que correspondían a un rostro humano. Para que esas marcas quedaran impresas, era necesario que aquel rostro estuviese repleto de heridas a través de las cuelas brotó sangre, ya que dichas manchas eran sanguinolentas.

Un equipo de investigación suizo, llegó a la conclusión de que el lino que forma la Sabana Santa había estado en la Palestina del S.I, el mismo equipo realizó el mismo estudio en el Sudario de Oviedo, se averiguo que dicha reliquia había tenido una larga ruta a través de diferentes países del mediterráneo, eso daba fe de su antigüedad. Además también tenía restos de polen de la  zona de Oriente Medio datados en más de 2.000 años, es decir su antigüedad correspondía con la leyenda, una prueba a favor de la autenticidad de la reliquia.

La sangre se analizó, correspondía al grupo AB, grupo sanguíneo mayoritario en la zona de Israel. La sangre encontrada en ambas reliquias era la misma, correspondía a la misma persona, pero todavía apuntaron más lejos, la persona que fue cubierta con ese lino murió a causa de una edema pulmonar, lo que podría coincidir con una muerte por crucifixión, también averiguaron que esta persona sufrió múltiples heridas en cabeza que podría coincidir con la famosa corona de espinas, las similitudes son tantas que sirven para apostar por la autenticidad de ambas reliquias.

Por el tipo de sangre, por la forma de brotar, y por otras características se sabe que ambos objetos cubrieron a una persona que sufrió latigazos, torturas físicas y hematomas en la cara. Respecto al Sudario de Oviedo la persona que lo llevo murió de forma vertical y con los pies apoyados.

Se superpusieron las imágenes de las caras del Sudario de Oviedo y la Sabana Santa gracias a los avances informáticos y la conclusión a la que llegaron es que se trata de la misma cara, ambas telas cubrieron la misma persona.

El Sudario de Oviedo no era una reliquia más, era la principal pista para averiguar la autenticidad de la Sábana Santa de Turín.

Resumen

catedral de oviedo

A modo de resumen, podemos decir que lo más destacado para ver de la Catedral de Oviedo es:

  • Su pórtico, con sus tres entradas enrejadas, siendo más grande la central
  • Su Torre: Solo Una, de unos 60 metros de alto, decreciente, con una aguja de unos 15 metros de altura.
  • La Plaza de la Catedral, una plaza de forma cuadrada, rodeada por antiguos y vetustos edificios que ahora alojan un centro de Cajastur, La Audiencia Provincial, La Escuela de Turismo.
  • Destacable también la Estatua de La Regenta Ana Ozores, personaje principal de la Novela «La Regenta» de Leopoldo Alas «Clarín».
  • El claustro, patio cuadrado, con bóvedas de vrucería y capiteles. Es de una sola planta.

Lugares cercanos de interés

Desde aquí podemos visitar, en un radio de muy pocas calles,

  • el Parque del Campillín
  • la zona antigua
  • el Parque San Francisco
  • El Teatro Campoamor
  • La Plaza del Pescao
  • La Plaza del Sol
  • El Fontan
  • La Biblioteca Pública
  • capilla La Balesquida
  • Foncalada
  • La Plaza Porlier
  • La Corrada del Obispo
  • el Museo Arqueológico
  • El Ayuntamiento
  • la Iglesia de San Tirso
  • La Antigua Universidad
  • La Diputación (antigua y nueva)

Y no sé me ocurren más, pero seguro que hay más que visitar.

Es una visita obligada para cualquier persona que esté en Oviedo, puesto que tiene una belleza impresionante tanto por fuera como por dentro

La Entrada es gratuita, aunque se recomienda no entrar cuando se está celebrando el culto.