Cannaregio

En una visita a esta maravillosa ciudad resulta indispensable visitar el Ghetto, el barrio judío se conserva sin grandes cambios desde su fundación, algo único en Italia.

La palabra Ghetto, que desgraciadamente se hizo tan conocida durante la Segunda Guerra Mundial, tuvo su origen en Venecia. A principios del Siglo XVI los judíos venecianos fueron obligados a confinarse en esta parte de la ciudad, la antigua fundición (Gettare en italiano, fundir), una isla denominada el Ghetto Novo.

El ghetto estaba conectado al resto de la ciudad sólo por dos puntos, y aunque de día se permitía el tráfico de judíos libremente de noche las puertas eran cerradas y vigiladas. Al abandonar el ghetto de día, los judíos tenían que llevar un distintivo en la ropa que les identificaba como tales.

El Ghetto Vecchio se incluyo con posterioridad para paliar la escasez de espacio debida al aumento de la población, la falta de terreno hizo que se construyeran los edificios más altos de la ciudad para maximizar el espacio, añadiéndose más pisos hasta alcanzarse incluso las ocho alturas, hecho sin precedentes en Venecia.

(Recordemos que al estar Venecia integrada por infinidad de pequeñas islas en medio de una laguna, existían «ciertas» dificultades al edificar sobre un terreno tan pantanoso, así los edificios están construidos sobre columnas o pilotes de madera anclados al fondo, lo que limita bastante la altura. Esta técnica resultó todo un éxito y de hecho el aspecto de la ciudad ha cambiado poco en los últimos 400 años.)

A pesar de compartir religión existieron desde el comienzo rivalidades entre los judíos, algo esperable al proceder de distintos países con diferentes culturas y clases sociales. Vivían organizados en grupos diferentes en los dos Ghettos, construyendo incluso sinagogas independientes, entre ellas la alemana, la italiana y la española. Se conservan aún cinco sinagogas y en algunas el culto continua.

Hoteles baratos cerca de Cannaregio
Booking.com

A pesar de que la población de judíos en el ghetto no ha dejado de bajar a través de los siglos el barrio mantiene un ambiente eminentemente judío, contando con artesanos, librerías, sinagogas, el Museo Judaico…

El museo judío expone mobiliario, contratos nupciales, ropa, cuberterías…. Además, es posible visitar tres de las cinco sinagogas situadas en los dos Ghettos.

Existen restaurantes de comida judía, denominada Kosher por si no lo sabéis. El más conocido es el Gam Gam (justo a la entrada del barrio), es pequeño y algo caro pero se come muy bien.

Hay tours para visitar el Ghetto que parten desde el Museo Judío, duran menos de una hora y aunque no es barato, debe merecer la pena sólo por ver las sinagogas. Yo no hice el tour (cosas que pasan cuando una viaja apurada de tiempo, y el sabbath te pilla de pleno)

Como curiosidad os diré que aún hoy algunos judíos sefarditas (descendientes de españoles) conservan las llaves (de las casas que abandonaron el España) sobre los marcos de las puertas.

El Ghetto Judío se encuentra situado en el Sestiere di Cannaregio, en las proximidades de la Estación del tren. Para todos aquellos que no estén interesados en caminar hasta allí (vagos los hay en todos sitios) el Vaporetto tiene parada allí(Ponte delle Guglie/Ghetto).

El barrio es todo lo fácil de encontrar que es cualquier cosa en Venecia, ciudad laberíntica donde las haya, y donde los planos son meramente decorativos. Lo mejor es ir paseando, uno acaba por encontrarlo todo y de paso se encuentran cosas inesperadas.

Venecia cuenta con un aeropuerto internacional (Marco Polo) bien comunicado por autobús con el centro, el bus te deja cerca de la estación del tren de Santa Lucía (en la orilla de enfrente). Santa Lucía cuenta con numerosos trenes que comunican perfectamente la ciudad con el resto de la provincia.

Cannaregio

El Vaporetto es una buena manera de moverse por Venecia, pero no es nada barato, yo prefiero ir andando, se tarda un poco más pero vas descubriendo la ciudad. Las zonas más importantes están muy bien indicadas y sólo es cuestión de ir siguiendo las señales.

Cuidado con el tiempo si viajáis en invierno, la ciudad inundada es digna de verse (os lo garantizo ) pero algo incómoda si no lleváis calzado y ropa adecuados

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.