Torre del Reloj

“Reloj no marques las horas, porque voy a enloquecer…” Evidentemente los venecianos de los siglos XV y XVI no conocían a Armando Manzanero, pero seguramente no hubieran estado de acuerdo con él, pues espectaculares eran los relojes que construyeron, como el que hubo en el centro del barrio comercial de Venecia, el gran reloj de la Iglesia de San Giacometto di Rialto, destinado a medir el tiempo más material, el de los negocios (eran venecianos).

Hasta nuestros días sí han llegado los relojes que podemos contemplar en el Palacio Ducal y el reloj que se encuentra en la llamada (precisamente debido a él) Torre del Reloj.

Construida a finales del siglo XV (1496-1499) por el arquitecto Mauro Condussi, se convirtió en el siglo XVI en uno de los símbolos de la por entonces poderosa República de Venecia.

Se encuentra en la Plaza de San Marcos (con lo que no tendréis ninguna dificultad para encontrar la torre), a la derecha de la basílica y de frente al mar, para ser bien visto por los marineros que llegaban o partían de Venecia.

Como una terrible ironía de la brevedad del tiempo, esta era la última visión de los condenados a muerte, que morían de frente a él.

Esta torre es famosa por su gran reloj, peor no debemos olvidar otros detalles como la campana superior que son replicadas por dos estatuas de dos hombres con martillos, representan dos pastores denominados moros por su color negro.

Hoteles baratos cerca de Torre del Reloj
Booking.com

Continuando nuestro recorrido hacia la base de la torre nos encontramos una figura de león alado, símbolo de la ciudad. El león es el símbolo del evangelista Marcos, patrón de Venecia desde principios del siglo IX, quien da nombre a la plaza donde nos encontramos.

Una planta más baja nos encontramos la virgen María con el niño, rodeado por un reloj digital donde las horas se marcan en números romanos y los minutos de cinco en cinco en números arábigos.

Sobre la puerta que da acceso desde la Plaza de San Marcos hacia la Mercerie se levanta este reloj en el que sobre un fondo azul vemos dorados planetas, estrellas y los doce símbolos zodiacales.

Porque no es solamente un reloj que nos marque las horas, sino que también indica los meses, las fases lunares y las fases solares.

Reloj de veinticuatro horas, que aparecen en números romanos del 1 al 24. En el centro de las agujas se representa la tierra, mostrándose así los ideales de que era el sol el que giraba alrededor de nuetsro planeta. La segunda esfera representa los doce signos del zodiaco y las esferas interiores indican las fases de la luna y el sol. Las tonalidades del reloj, así como el fondo de la torre en sus principales zonas son dorado sobre un fondo de esmalte vítreo azul.

Y sobre este gran cuadrante otro reloj que nos marca a la izquierda con números romanos la hora y a la derecha con los cifras árabes (las que usamos nosotros) los minutos, que avanzan de cinco en cinco minutos.

Entre medias se encuentra una hornacina con la imagen de una Virgen con el Niño.

Sobre ellos el gran león alado, símbolo de Venecia, por representar a San Marcos el Evangelista.

Remata el conjunto dos gigantes de bronce que golpean la campana para dar las horas en la Torre del Reloj. Van vestidos con una túnica de piel animal como los semidioses de la antigüedad. A fin de cuentas, el tiempo es un dios que nos domina y del que somos esclavos.

Disfruta de su visión, porque además su visión es gratis, siempre que no lo hagas sentado en una de las terrazas de la Plaza de San Marcos, donde un café puede costarte los 8 €. La entrada a la torre son 12 euros por persona con guía incluido. Esto te ofrece ver Venecia desde su terraza última.

La torre del reloj es solo una de las muchas atracciones turísticas con las que cuenta la ciudad de los canales y las góndolas.

torre del reloj venecia

Es especialmente curioso ver cómo el reloj toca las horas en los días de Epifanía y en la semana de la Ascensión, pues unas estatuillas de tres Reyes Magos y un Ángel salen de unas puertas para inclinarse ante la Virgen.

Decir que, una vez que lleguéis, no dejéis de visitar una auténtica fábrica de cristal de Murano abierta al público y situada justo en la calle paralela al bello Reloj, y también que franquéeis sin miedo el arco bajo el para adentraros en lo que, para mi, es uno de los tesoros de los italianos, y de la humanidad en general.

Para finalizar he de comentar que además de ser un reloj muy llamativo por lo actual que resulta para su momento de creación, es bellísimo el conjunto de la plaza San Marcos, junto al mar y toda la grandeza de todo monumento mires donde mires, merece la pena ir a verlo.

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.