Desde siempre me han llamado mucho la atención los puentes y los ríos, por tanto, a cada ciudad que voy donde haya puentes, tengo que ir a ellos y pasear sobre su superficie. Por ejemplo, hace un año estuve en Oporto y disfruté un montón con el Rio Douro (Duero) y sus puentes.

Esta vez fue una cosa parecida pero en Córdoba, más cerquita de casa. Llegué a pisar tres puentes en esta ciudad. A parte del puente de Miraflores y el de San Rafael, el que más me gustó fue el Puente Romano.

Pasa por encima del rio más grande, largo y caudaloso de Andalucía, el rio Guadalquivir, el cual se tiñe de color marrón a su paso por esta bella ciudad.

Localización

Situado entre la Torre de la Calahorra y la Puerta del Puente y pasando por encima del rio Guadalquivir.

Da directamente a la zona de asentamiento de La Mezquita-Catedral de Córdoba, Triunfo de San Rafael, Palacio Episcopal, Palacio de Congresos y Exposiciones,… con lo cual convierte a esa zona como la más turística de la ciudad.

Muy próximos al puente están los restos de antiguos molinos harineros destacando el de la Albolafia, puentes que aprovechaban la fuerza del agua para hacer harina.

Hoteles cerca de Puente romano de Córdoba
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Córdoba
Buscar

Desde el puente de San Rafael o desde el puente de Miraflores puede verse perfectamente las 16-17 arcadas de este puente romano.

Un poco de historia

El puente fundamentalmente es romano (construido por el emperador Augusto), aunque debido al paso del tiempo, sobre sus ladrillos teníamos restos árabes y reconstrucciones posteriores.

En el centro del puente se puede apreciar una escultura de San Rafael, protector de la ciudad, como también puede verse en el Triunfo de San Rafael, el puente de San Rafael y gran multitud de otros sitios.

Del conjunto cabe reseñar la puerta de Hernán Ruiz «el Viejo», uno de los más destacabables personajes de la transición del estilo gótico y el Renacimiento que hay en esta hermosa y maravillosa ciudad.

Su solidez y majestuosidad hacen de él de las cosas más importantes de Córdoba. Además por la noche su iluminación le da mayor relevancia.

También es cierto que durante el día los centenares de palomas que allí habitan buscan cobijo en sus pilares para resguardarse del sol y ensucian tan importante monumento.

En la actualidad es un paso de tránsito habitual para los cordobeses entre su zona más histórica y la más nueva con mayores servicios de utilidad diaria.

Flora y fauna

A ambos lados del puente romano hay una serie de isletas, llenas completamente de vegetación y árboles, a su vez llenas de todo tipo de especies de aves (de gran, mediano y pequeño tamaño). En el mismo puente romano, en sus pilares, se asientan gran cantidad de palomas en busca de cobijo y sombra, ya que la temperatura en esta ciudad suele ser bastante alta.

Nadando entre estas isletas también se pueden apreciar distintas especies de patos y anades, cosa bien distinta a Málaga que está plagada de gaviotas.

Si te fijas detenidamente el puente podrás apreciar que entre sus paredes andan gran cantidad de pequeñas arañillas de un color rojo intenso.

Si te paras en un momento de calma en medio del puente podrás escuchar el ruido del rio al pasar por debajo suya, cosa a la cual no estamos acostumbrado en Málaga (que lo que se escucha es el mar), siendo una sensación más que agradable y relajante.

Conclusión

Puente romano de Córdoba

Tanto para toda persona a la que le gusten los ríos y puentes como para los que no, es un sitio fantástico con unas vistas maravillosas de toda la zona cultural antigua de la ciudad.

Eso sí, id a una hora que no sea al mediodía que hace un calor y una temperatura que hacen que no se disfrute de igual modo. A horas fresquitas se vive mejor, y si además anochece podréis ver la genial iluminación de toda la zona.