El principal atractivo turístico de esta ciudad son sus playas, en la actualidad, tres, hace algunos años, tan solo dos, y una pequeña porción de arena en el barrio de Gros, que desaparecía con las mareas altas. El hecho es que Fomento recupero un antiguo proyecto, anteriormente se había construido un espigón en el mismo lugar, que ocupa el actual, la diferencia es que aquel se lo trago el mar, hoy en ese sitio encontramos una de las tres playas donostiarras, aún recuerdo tras acabar este brazo que se adentra en el mar, como comenzaron a verter arena, extraiga del fondo del mar, día a día, pudimos ver como la playa crecía, la arena salía disparada de un cañón, como la nieve artificial en las pistas de esquí, y se iba amontonando, poco a poco, hasta que ante nuestros ojos apareció la nueva playa.

Tres playas en las cuales se vuelca el turismo que llega a nuestras ciudad, Ondarreta, la Cocha y la Zurriola cada una de ellas con su carácter y su público…

Ondarreta

Ondarreta, es la situada más a la izquierda del litoral, cerca del Peine del Viento, y del barrio del Antiguo, no se confunda este con el Casco Viejo, ya que no tienen nada que ver. En principio no sé si será la de mayor tamaño, pero por su morfología, es la que menos superficie pierde con las mareas, en verano queda algo pequeña por la instalación de los controvertidos toldos, que el ayuntamiento instala y por los que cobra un abono anual, es algo asi como las butacas del liceo, son propiedad de familias, pasando de padres a hijos, lo que hace que sea muy difícil alquilar una de estas instalaciones, que ocupan un buen pedazo de playa.

Esta es una playa muy familiar, y para dar servicio a ese colectivo, se instalan diversas infraestructuras y servicios. Como la piscina del Club Juvenil y los juegos…

Otra de las ventajas que ofrece es el fácil acceso, si bien a la hora de dejar el coche en verano haya que sudar, para pillar una plaza libre, dese hace algún tiempo se tienden sobre la arena planchas sobre las que resulta más fácil caminar. Esta playa enlaza con la siguiente, la Concha, a través de un paso, en el conocido Pico del Loro, nombre que recibe de una antigua ermita dedicada a la Virgen de Loreto que existió por la zona.

La Concha

La Concha, es sin lugar a dudas, la más conocida de las playas donostiarras, algunos piensan que esta y la anterior son una sola, pero no, son dos, si bien la calidad de la arena es la misma en ambas playas, en el caso de la Concha, las mareas altas, casi la hacen desaparecer, dos veces al día, aunque parezca mentira, hay lugares, en que la arena queda totalmente cubierta por el agua que golpea el muro de costa, esta es una playa de gente más mayor, en contraste con la anterior, y como se pasa, en muchos tramos medio día bajo el mar, no invita precisamente a tumbarse sobre la arena, si se pasea mucho por ella, y se practican múltiples deportes, lo cual en la anterior es fuente de más de una discusión.

Hoteles cerca de Playas de San Sebastián
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en San Sebastián
Buscar

La playa de la Concha es la más próxima al centro, y por uno de sus extremos al Casco Viejo, es famosos el voladizo que en algunas partes la bordea, bajo el paseo que rodea este enclave, enfrente de la isla, puede que sea la más protegida, de las mareas, es muy agradable a cualquier hora del día, para pasear por ella.

Zurriola

La Zurriola, la más joven de las playas donostiarras, es fruto del sueño de un ministro socialista, Josep Borrell, quien desde el ministerio de Fomento, aposto fuerte por este proyecto, que encontraría enfrente a los que hoy son, sin duda sus mayores usuarios, los surfistas, los cuales mantenían que la obra del espigón, cambiaría la dirección de las mareas y mataría las olas, esta es una playa a la que sobre todo acude gente joven, y del barrio, la diferencia con las otras dos, reside en la calidad de la arena, de grano algo más grueso. Se halla junto al barrio de Gros, como punto de referencia se podría tomar el edificio del Kursal, que se asoma, desde el paseo que la bordea a su arena.

En definitiva estas tres playas son una excusa ideal para visitar la ciudad, con varios factores que cuentan a su favor:

  • Calidad del agua, con la conexión de la ciudad a la depuradora de aguas residuales, este es un aspecto que sin duda alguna ha mejorado, siendo ya un recuerdo, los días en que nadando te podías tomar con cualquier cosa, en este sentido, aun la playa de la Zurriola pincha un poco, entre otras cosas porque esta cerca de la desembocadura del rio que parte esta ciudad el Urumea.
  • Limpieza de la arena, esta es sin lugar a dudas una batalla constante, si bien los servicios encargados, cada día de cribar sus arenas van ganando en este combate, en el que ojala todos pusiéramos algo más de nuestra parte, usando más las papeleras, o no tirando basura por la borda en los yates, que fondean en esta bahía, aun así, se mantienen impolutas.
  • Servicios, entre ellos por ejemplo los bares, fijos y los que se instalan cada verano, las duchas, que llegan y se van con el periodo estival, los parasoles, y sillas, en general, si bien algo caros, cumplen a la perfección su función.
  • Y por último, la seguridad, en principio teniendo en cuenta todos los niños que cada día se pierden en estas playas, y que son recogidos en el servicio de cabinas, es increíble que no pasen más cosas, en líneas generales, y salvo algún que otro caso, este es un entorno bastante seguro, aunque nunca se pueda garantizar al cien por cien que no te vayas a encontrar, con que alguien se te ha llevado la ropa.

Novedad del último año, la posibilidad de practicar el nudismo en cualquiera de las tres playas, según el reglamento que regula su uso, esta es una actividad que no está prohibida.

Tres playas, bueno algunos hablan de cuatro, con la que se forma en las mareas bajas en la isla, en cualquier caso, sean tres o sean cuatro, naturales o creadas por el hombre, son el marco incomparable de esta ciudad que se asoma al mar cada día, para tender la toalla.

Otra información de interés

Cuidado con la brisa marina, parece que no calienta el sol, pero en el fondo al no sentir el calor, te estas quemando poco a poco, y si te bañas, sécate, las gotitas de agua son como pequeñas lupas, que te van tostando.

Playas naturales o creadas por la mano del hombre, es una curiosa distinción, si tenemos en cuenta que antes lo que se llamaba arenal, llegaba hasta las puertas del Casco Viejo, todo lo que es hoy la zona centro, por ejemplo eran parte de ese arenal, con la caída de las muralla, la ciudad comenzó su expansión, arrinconando las playas en el espacio que hoy ocupan, por cierto en un tiempo no muy lejano, estuvieron a punto de desaparecer, por la explotación abusiva que se hacía de la arena, la cual se empleaba en la construcción, hoy un recurso que casi se cuida grano a grano.