La plaza de la Constitución -la «Consti», como solemos llamarla los de aquí- está en el centro de la Parte Vieja y es, en cierta medida, el corazón de la ciudad.

Es una visita inevitable para todo el que viene de fuera y obligada para los que vivimos aquí.

En cuanto a su arquitectura, no difiere demasiado de las Plazas Mayores de muchas otras ciudades. Pero hay algo que la hace especial: todos los edificios que dan a la plaza son iguales y están llenos de balcones en sus tres plantas superiores pero, lo realmente peculiar es que tales balcones están numerados. Eso se debe a que antiguamente fue usada como plaza de toros.

La planta baja está formada por grandes arcos. En ellos se han establecido numerosos bares que, cuando hace buen tiempo, ponen una terraza en la propia plaza. Es por eso que es una de las zonas más turísticas de San Sebastián ya que en dichos bares se puede tomar algo e incluso comer. Por eso en la plaza siempre hay muchísimo ambiente, tanto de día como de noche y es por ello que resulta una visita obligada.

Destaca también un edificio de piedra bastante majestuoso. Antiguamente fue el Ayuntamiento de la ciudad. Ahora es una biblioteca. Se puede entrar pero no es que merezca excesivamente la pena porque no hay más que oficinas y baldas; lo realmente bonito es el exterior, por lo que no os preocupéis si cuando vais está cerrada.

plaza de la constitucion san sebastian

Plaza de la Constitución, ¿dónde está?
Booking.com

Si generalmente hay mucho ambiente, durante dos de las festividades más nuestras, la plaza aparece abarrotada y entrar o salir de ella puede costar media hora. En la fiesta de Santo Tomás, que se celebra el 21 de diciembre, por todos los soportales se sitúan puestos de txistorra (bocadillos de chorizo frito muy delgadito) que venden asociaciones, facultades, etc… Y en el centro, diversos puestos de productos de caserío. Lo más sonado es una cerda que se rifa entre todos los que compran boletos. En la fiesta de San Sebastián (20 de enero), los actos festivos se inauguran y clausuran en la propia plaza; igualmente los de la Semana Grande (segunda semana de agosto).

Su situación es céntrica a más no poder, podríamos incluso decir que es el centro de San Sebastián y siempre lo ha sido. Está además cerca de los mayores atractivos de la ciudad, como el Boulevard, la playa de la Concha, etc… Por todo lo dicho, es una visita obligada.