Hoy os voy a hablar de una fiesta que celebramos en mi ciudad este pasdo domingo día 21 de diciembre: Santo Tomás

Son tres las fiestas típicas de San Sebastián: el día de San Sebastián (20 de enero), la Semana Grande (en agosto) y el día de Santo Tomás (21 de diciembre). Esta última quizás sea la que más me gusta de las tres.

En realidad Santo Tomás no sólo se celebra en la capital sino en toda la provincia aunque este año algunas poblaciones (como Pasajes) han adelantado la celebración una semana.

Aunque se celebra más o menos en todos los barrios, el centro de la fiesta es la Parte Vieja, sobre todo en torno a la Plaza de la Constitución.

En la plaza es en donde se ponen la mayoría de los puestos de txistorra, puestos de venta de productos típicos y donde se expone la cerda que se sorteará entre todos.

Vamos por partes.

Hoteles cerca de Santo Tomás
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en San Sebastián
Buscar

En primer lugar, la txistorra. Es un chorizo delgado, tipo longaniza. Se come en pinchos, bocadillos o talos (especie de torta a medio camino de grosor entre una crêpe y un pancake). En la plaza de la Constitución y aledaños los estudiantes (sobre todo los que ese año se van a ir de viaje de fin de estudios) y algunas otras asociaciones ponen puestos donde se venden pinchos, bocadillos y tortillas y algunas bebidas. La oferta culinaria es limitadísima: txistorra sí o sí, no hay nada más ese día salvo algunos dulces en algún puesto aislado

En el centro de la plaza hay puestos de campesinos (baserritarras) con productos típicos (alubias de Tolosa, queso de Idiazabal…), gallinas, gansos y… la cerda.

La cerda es uno de los espectáculos de feria. En un cercado podemos ver a una pobre cerda (siempre es hembra desconozco por qué) que se rifa entre los que compren un boleto. Desconozco qué hace la gente que le toca, la verdad es que nunca he visto a nadie llevársela.

Santo Tomás

Es una fiesta con muchísimo ambiente. La Parte Vieja se ve abarrotada de gente. A veces es imposible entrar. De verdad, no exagero, a la Plaza de la Constitución en los momentos más álgidos te puede costar una hora entrar desde el Boulevard (y pueden ser unos 30 metros). Si sois valientes y no os importan los empujones, podéis hacerlo; si no, lo mejor es madrugar e ir hacia las diez de la mañana, luego es misión imposible. El ambiente es muy festivo y lúdico; es una fiesta en la que no hay problemas políticos ni de ningún otro tipo: la gente va a divertirse y a comer txistorra, sin más.

En los colegios se celebra el día anterior (el 21 siempre es fiesta y el inciio de las vacaciones navideñas). Los niños van vestidos de caseros y caseras y también muchas personas mayores. El traje típico es: para los varones pantalones de rayas finitas azules y blancas, camisola negra y chaleco de borreguillo blanco por encima, alpargatas, boina negra y pañuelo de cuadros azules al cuello; para las mujeres, falda y camisa azul oscura con lunares blancos, pañuelo blanco con lunares azules al cuello y otro en la cabeza a modo de toca y alpargatas. Modernamente, hay variedades, con vestidos más de gala.

En fin, que si estáis por aquí en estas fechas, es una fiesta que no os podéis perder. Es imprescindible.