Galería Vittorio Emanuele II

Descubre las ofertas de hoy por Black Friday

Milán tiene muchas cosas interesantes para visitar, algunas de ellas están en un conglomerado, cuyo centro sería el Duomo. Efectivamente, junto a la plaza del Duomo se encuentra esta joya arquitectónica sobre la que voy a centrarme en esta opinión.

Ya en otras ciudades europeas había visto este tipo de galerías comerciales que parecen simplemente unas calles a las que les han colocado un techo acristalado, pero sin lugar a dudas, la galería Vittorio Emananuele II de Milán es la más colosal y bella.

Las Galerías Vittorio Emanuele II, situadas entre la Piazza del Duomo y el Teatro della Scala son una visita obligada en Milán, está claro que aunque no las tengamos incluidas en nuestro plan, pasaremos por ellas, pero es que además, no podremos menos que sacar fotos a todos lados una vez en su interior.

De esta manera, La Galería Vittorio Emanuele II se convierte en un elegante pasaje comercial cubierto magníficamente situado en el corazón de la ciudad, fue una de las primeras galerías construidas en Europa durante los XIX siglos y seguramente las más imponente entre todas. Se trata de un paso cubierto para los peatones que conecta la Plaza de la Catedral (el Duomo) a la Plaza de la Scala, allí donde hay el Théatre a la Scala, templo mundial de la música lírica. Se trata de uno de los lugares de encuentro más importantes de la ciudad y para su belleza la Galería Vittorio Emanuele II es llamada «El Salón de Milán»

Se había proyectado inicialmente la galería, en 1859, en el honor del Emperador de Austria Francesco Giuseppe, cuando Milán era la capital del Reino lombardo-véneto, creado en 1815 por los austriacos, pero cuando empezaron los trabajos en 1864, se dedicó la Galería al rey de Italia Vittorio Emanuele II de Savoia, después de la unión de la Lombardía al Reino de Italia. L’obra se proyectó por el arquitecto Giuseppe Mengoni, uno de los arquitectos entre los más famosos del tiempo, y se construyó entre 1864 y 1877, y se inauguró el 1 de enero de 1878 por el Rey Vttorio Emanuele II.

La Galería Vittorio Emanuele está cubierta por una estructura de hierro y cristal y fue una de las primeras obras en Europa en la cual se empleó principalmente el hierro y el cristal como elementos estructurales. Tiene la forma de una cruz latina, con los brazos que se cruzan en un octógono central, adornado con mosaicos que representan el símbolo heráldico de Casa Savoia, una cruz blanca en campo rojo, y otros mosaicos que representan a America, Europa, Asia y África. Otros mosaicos representan l’Arte, la Agricultura, la Ciencia y la Industria. Su cúpula vidriada es la más grande del mundo y su imponencia es indiscutible.

Hoteles baratos cerca de Galería Vittorio Emanuele II
Booking.com

Los suelos también son de mosaico en los que podemos ver representados los signos del zodiaco. Hay una tradición que indica que tocar a “Tauro” trae buena suerte; ya sabéis, en todas las ciudades hay alguna costumbre de este tipo…

Hasta hace algunos años, este majestuoso lugar, albergaba los cafés más exclusivos de la ciudad, los restaurantes más famosos y las mejores tiendas de Milán pero, ahora, se abrió un Mc Donalds (adaptado a la arquitectura del entorno). En cualquier caso, al pasear en esta Galería, se encuentra el restaurante Savini (uno de los Locales Históricos de Italia, un restaurante gastronómico entre los más famosos y costosos de la ciudad), la tienda Motta (la casa que produce hielos), el Café Biffi (instalado en la galería desde 1867), las librerías Rizzoli, Garzanti, Feltrinelli y Bocca (especializada en arte), el Café Zucca (decorado con mosaicos de 1921), las tiendas Louis Vuitton, Borsalino, Andrew’s Ties, Swarovski y Prada, y aún mucho de otras tiendas y joyerías

Galeria Vittorio Emanuele II

Mi recomendación más encarecida, y que agradeceréis, es que os deis un garbeo desde la plaza de la catedral por Corso Vittorio Emmanuelle II, que es una calle que parte de una de las esquinas de la plaza, en el nordeste. Una vez que os hayáis adentrado en la calle, mirad hacia atrás, y contemplaréis una de las estampas más bonitas de Milán: pináculos y arbotantes de la pulcra (por blanca) y marmórea catedral, asomándose desde la plaza.

Si aprieta el hambre o la sed, o ambos, y estáis por la zona de la Galleria Vittorio Emmanuelle II, os recomiendo que visitéis un Spizzico, que es un establecimiento de comida rápida italiana de cierta calidad, basada sobre todo en pizzas, ensaladas y refrescos de naranja. Los hay por todo Milán, pero cerca de la galería encontraréis uno precisamente en Corso Vit. Emmanuelle II, 37. Seguramente comeréis una generosa porción de pizza y tomaréis un refresco por el mismo dinero que os costaría sólo un café en la pomposa galería.

En conclusión: recomiendo visitar Milán y disfrutar de tranquilos paseos por sus calles, sin olvidarnos, eso sí, de pasar un buen rato deleitándonos viendo esta espectacular obra arquitectónica.

Es una de las visitas obligadas en Milán pero que llegará por sí sola, así que lo único que yo en todo caso decidiría sería por cuál de las dos plazas abordarlas, eso sí, no debéis olvidaros de volver a pasear por allí de noche, ya que el espectáculo de su iluminación puede ser otra imagen para recordar sin lugar a dudas.

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.