Museo teatral de la Scala

Quisiera empezar el nuevo año escribiendo sobre uno de los temas que más me gustan, el de los viajes. Y para ser más exactos, de uno de los rincones que visité durante mi última estancia en tierras italianas, que no es otro que el Museo Teatrale alla Scala de la cosmopolita Milán. Visita que no os podéis perder si vais por la ciudad, sin lugar a dudas…

Empezaré diciéndoos, sin embargo, que más que el museo, nuestra intención era el poder disfrutar de una sesión de buena ópera o incluso de ballet (no os penséis que soy aficionado, pues nunca he asistido ni a la una ni a la otra, pero en este caso hubiera estado encantado) en lo que se considera uno de los mejores teatros del mundo, por no decir el mejor, el Teatro Alla Scala de Milán.

Edificio histórico dónde los haya, y teatro dónde se han estrenado o interpretado las obras más famosas de la historia. Es por ello que a uno, le hacía bastante ilusión el poder asistir a una de esas obras, o incluso, como digo, a una sesión de danza clásica, aunque rápidamente fue algo que descartamos, tanto por exigencias de tiempo (en este caso, el de reserva para la fecha en la que íbamos), como por cuestiones económicas o mismamente de vestimenta, pues no se «acepta» precisamente el que uno vaya un pelín informal o incluso formal, sino que se ha de acudir, como quien dice, de etiqueta…..y que queréis que os diga, por mucha ilusión que me hiciera, no me cabía el esmoquin en el equipaje de mano, jeje. En fin, cuando me toque la lotería, ya cambiarán las tornas,jeje…

Pues bien, si no era una cosa, era la otra, así que no dudamos un momento en visitar el museo del teatro, para por lo menos decir que hemos estado dentro del edificio, y que hemos visto la sala principal desde uno de los balcones a los que se tiene acceso desde él mismo. Y no nos arrepentimos…

¿Dónde se encuentra el Museo Teatrale alla Scala?

El museo se ubica en el mismo edificio del teatro, en la plaza homónima (la Piazza Della Scala), a pocos metros del Duomo, y teniendo acceso a la plaza del mismo, a través de las famosas y elegantes Galerías de Vittorio Emanuelle. No tiene pérdida, por tanto, pues se encuentra en pleno centro histórico de Milán.

La Piazza Della Scala es, además, una de las más concurridas de la ciudad, y está coronada en el centro por una estatua en honor a Leonardo Da Vinci, siendo el teatro el edificio más destacable e importante de la misma. Es una plazita relativamente pequeña y con encanto, que tampoco debemos dejar de ver. Pero es el teatro, como digo, lo imprescindible de la visita.

Hoteles baratos cerca de Museo teatral de la Scala
Booking.com

A la plaza, y por ende al teatro y a su museo, se llega fácilmente, ya sea andando o en metro (siendo la parada del Duomo la más aconsejable, pues así accedemos a la plaza a través de las galerías).

* El museo se encuentra en lo que se considera una edificio anexo al teatro (pero que forma parte del mismo, y está pegado a la fachada principal), justo a la izquierda (si miramos desde enfrente). No os preocupéis que está bien indicado, como podéis comprobar en la segunda foto que pongo.

Datos de interés del museo

Inaugurado a principios del siglo XX, y más concretamente en el año 1913, el Museo teatrale se ha convertido en uno de los más visitados de Milán, a la par de su importancia y del gran interés que supone para el visitante. Es por ello que es uno de los puntos «obligados» de visita cuando uno va por la ciudad.

Y quizá, desde el punto de vista del espectador, lo más interesante no es tanto el poder contemplar la amplia colección que en el se encuentra y que guarda relación con el mundo de la ópera, en su mayor parte, sino el hecho de poder ver (y admirar) la sala principal, el escenario, los palcos…..vamos, el poder disfrutar del teatro aunque sea vacío y sin ningún tipo de representación, por el hecho de estar viendo uno de los teatros más famosos e importantes del mundo….para mí gusto eso es lo mejor de la visita, y sólo por eso merece la pena pagar la entrada…

….y aunque no se pueda «comprobar» la acústica de la sala, si podremos deleitarnos con la decoración del mismo o con la amplitud del escenario, entre muchos otros…

* Dejando a un lado dicha parte de la visita, y volviendo a lo que supone el verdadero museo, os diré que en el mismo encontramos diversas estancias en las que se reparte una gran colección de pinturas, documentos, figuras, vesturario y escenografía relacionada con el mundo de la ópera, y de las diversas representaciones que en el se han dado, como Rigoletto o Aida, entre muchísimas otras.

** Detalle MUY IMPORTANTE, que debéis saber. Y es que la entrada al museo, como digo, incluye el ver la sala del teatro desde un palco. Hasta ahí todo bien, y es lo que ya sabíamos. Ahora bien, debéis saber que ésta parte de la visita no se podrá realizar en el caso de que se estén llevando a cabo pruebas o ensayos. Así que lo mismo podéis pagar la entrada, y luego os encontréis con esto, con lo que debéis tenerlo en cuenta (nosotros vimos el museo a mediodía, con lo que prácticamente nos aseguramos el que no hubiera en ese momento ensayos o pruebas, ya que tampoco es el horario habitual de los mismos).

¿Cuánto cuesta la entrada para ver el Museo teatral de la Scala?

Se podría decir que la entrada al museo es cara, pero merece la pena. Son 5 euros por persona, pero cinco euros que se amortizan con el sólo hecho de ver el escenario o la magnífica sala (y es la forma más fácil de conformarse si uno no puede «acceder» al visionado de una representación en el teatro, ya sea de ópera o de otro tipo, y por motivos económicos y/o bien por otros nombrados arriba). Así que quien no se consuela, es porque no quiere!!jeje…

Y en lo que respecta al horario, bastante amplio, os diré que el museo está abierto todos los días, de 9 a 12:30, y de 13:30 a 17:30 (siendo el último acceso media hora antes del cierre). Pero tener en cuenta lo que os he dicho antes de los ensayos, a la hora de planificar la visita…

Mi visita al Museo teatral de la Scala…más de lo que esperaba

Como resumen a mi visita en el museo teatrale, os diré que además de terminar satisfecho, acabé con dicha sensación, que el museo me había ofrecido más de lo que me esperaba, pues no hubiera pensado yo que tendría «tanto» por ver, salvo la sala del teatro y dos o tres cosillas más. No es que se trate de un museo grande, pues en una hora máximo te lo has visto (dependiendo, claro está, de lo que nos explayemos viendo la sala principal del teatro), pero como digo, uno acaba viendo más de lo que en un primer momento se puede pensar. Y algo diferente y original que no podemos contemplar en otras ciudades, en la mayoría diría yo. Y por supuesto, algo más que interesante para el amante de la ópera y todo lo relacionado con la misma (en ese sentido, si os consideráis así, ni se os ocurra omitir la visita al museo). Pero vamos por partes…

Tras comprar la entrada, hay que subir escaleras, que ya nos van metiendo en el mundillo de la ópera y de las obras de teatro….pues a medida que vamos subiendo, nos vamos encontrando con cárteles antigüos de obras como Rigoletto, Othello, Aida, Carmen, etc….que en su día se representaron o estrenaron en el Teatro alla Scala de Milán. Ya comienza, por tanto, y nada más comprar la entrada, la visita, y aquí podemos entretenernos un poquillo…..pues podemos ver de quien es la música, quien es el autor, quienes fueron los intérpretes, cuánto costaba en su día la entrada, etc….

….pero llegamos al último tramo de escalera, y nos metemos de lleno en lo que se supone que ya es el museo, aunque antes nos espera lo mejor…

….pues lo primero que se suele ver tras subir las escaleras, y dirigiéndonos a la izquierda, es la sala del teatro a través de alguno de los palcos que se encuentran abiertos….como digo, LO MEJOR de la visita…
A mí me encantó, y aunque en un primer momento me conformé, luego me dió muchísima rabia el no haber podido disfrutar del teatro en su momento de mayor esplendor, con alguna de las representaciones que estaban previstas para esos días (que si no recuerdo mal, era ballet, aunque lo mismo hay óperas, música clásica, orquestas, etc)…..pero bueno, también lo disfruté…..

….me dió la sensación, eso sí, de que el teatro no era tan grande como me había imaginado en un principio, o comparado con otros teatros, pero me encantó, sin embargo, su decoración (predominando el dorado y el rojo), la increíble, bella y enorme lámpara que colgaba del techo, la altura de alguno de los palcos (que llegaban hasta el techo de la sala), la amplitud del escenario (en el que por cierto estaban construyendo parte de un decorado) o mismamente la iluminación del mismo…..sin duda me habría «tragado» una sesión de ballet, aunque fuera lo último que me gusta en este mundo,jeje…

….creo que durante el tiempo que estuvimos en el museo, apróximadamente una hora, cerca de 20 minutos los estuve dedicando a disfrutar de las vistas que me otorgaba el palco en el que estaba….y si pudiera, más que me hubiera quedado, pero no era cuestión de deleitarse, pues había más gente esperando…

Y tras la «visita» a la sala del teatro, tocaba disfrutar de la colección que en el museo se alberga……cuadros, pinturas, grabados, documentos, vestidos, figuras y estatuas (esta parte le habría encantado a mí madre, pues había cada figurita de porcelana que la hubiera vuelto locaaa,jeje), entradas y folletos antigüos, instrumentos musicales, joyas, y hasta unos monóculos antiquísimos…..que como digo, y repito, hacen de la visita un paseo interesante y original, y obligado para los amantes de la ópera…y todo ello, además, en diversas estancias también decoradas de forma exquisita y elegante (digamos que un museo dentro de un museo)…

Acabé lo que se dice satisfecho, y la visita al museo se me antojó amena e interesante, y para nada me dolió el haber pagado cinco euros por la entrada. Queda claro, por tanto, que recomiendo la visita sin dudarlo un momento!!!

¿Quieres reservar una guía?

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.