San Bernardino alle Ossa

Actividades que te recomendamos

Cuenta la leyenda que un 2 de Noviembre, día de los muertos, los habitantes de Milán se despertaron sobresaltados por los ruidos extraños que aquella fría noche salían desde dentro de San Bernardino alle Ossa.

Al parecer, y según se cuenta, fue la misteriosa danza de una niña cuyos huesos descansan junto el altar y que aquella noche abandonaron su improvisada tumba para volver a la vida en forma de esqueleto y bailar durante horas. Una de las leyendas más misteriosas de Milán, en un lugar encantado que vamos a descubrir contigo. ¿Te atreves?

San Bernardino alle Ossa

No sabemos si la leyenda será real o no, pero lo cierto es que pone los pelos de punta, y una vez dentro, te das cuenta que no es para menos. Y es que la pequeña Iglesia de San Bernardino alle Ossa guarda en su interior una de las sorpresas mas curiosas y tenebrosas de la historia de Milán: su espectacular osario. Tenemos que remontarnos hasta el año 1210 para conocer el origen de un lugar que surgió para dar cabida a la cantidad de cadáveres que yacían en el hospital de San Barnaba in Brolo debido a la lepra.

calaveras San Bernardino alle Ossa

Con el cementerio sobre el que a día de hoy está construido el edificio completamente saturado, decidieron levantar un espacio en el que albergar todos esos cadáveres, construyendo años mas tarde la iglesia pegada a él.

No sería hasta 1679 cuando el arquitecto Andrea Biffi reconvertiría ese lugar en el osario decorado que podemos ver hoy, en el que los huesos, junto a los frescos de Sebastiano Ricci, forman un gran “lienzo” en el que queda representado el triunfo de las almas sobre la muerte. En el medio, la figura de Santa Maria Addolorata parece querer salvar todas esas almas en su viaje hacia el cielo.

Hoteles baratos cerca de San Bernardino alle Ossa
Booking.com

Donde está la iglesia de San Bernardino alle Ossa

La Iglesia de San Bernardino alle Osssa se encuentra muy cerquita del Duomo, a apenas 3-5 minutos a pie desde su parte trasera atravesando la pequeña Piazza Fontana. Una vez allí, nos encontraremos con dos iglesias, la Basílica di Santo Stefano Maggiore y San Bernardino alle Ossa.

Ambas comparten plaza, así que tenemos que adentrarnos en el edificio de la izquierda para ver el osario. Si no lo tenéis claro, basta con mirar los paneles informativos del exterior, pero si os equivocáis, tampoco pasa nada por descubrir Santo Stefano.

Dentro de San Bernardino alle Ossa, encontrareis señalizado el rincón donde se alberga el osario.

Los alrededores

Galeria Vittorio Emanuele II

Como ya hemos comentado más arriba, la Iglesia de San Bernardino alle Ossa se encuentra muy cerquita del Duomo, por lo que a un solo paso podremos disfrutar de lugares como la Galleria Vittorio Emanuelle II, el Palazzo Reale, la Ca’ Granda (Universidad de Milán), o las animadas calles comerciales de Corso Vittorio Emanuelle II y Corso Venezia.

Horarios y precio

Si estamos por Milán y tenemos el tiempo justo para ver muchas cosas, debemos organizar bien nuestra visita ya que el horario de San Bernardino alle Ossa es bastante reducido, sobre todo en fin de semana. De lunes a viernes podremos acceder a la iglesia de 07:30h a 12:00h por la mañana, y de 13:00h a 16:00h por la tarde.

Pero si lo hacemos en fin de semana tenemos que tener en cuenta que solo estará abierto por la mañana, de 7.30 h a 12.00 h. Por lo tanto, tenedlo muy en cuenta para no quedaros sin poder verlo. La entrada es gratuita.

De todas formas te recomendamos que verifiques esta información en el momento de tu visita por si hubiera habido algún cambio.

¿Visitarlo o no?

San Bernardino alle Ossa

El osario de San Bernardino alle Ossa es una visita completamente sorprendente, aunque en algunos casos puede ser sobrecogedora para personas que no estén acostumbradas a este tipo de lugares. En nuestro caso, no sabíamos que existía y la curiosidad nos hizo ir a verlo.

Cabe destacar que es de suma importancia elegir bien la hora para poder encontrarlo abierto ya que si tenemos claro que queremos verlo, sería una pena no poder hacerlo.

Si te gustan este tipo lugares, no debes pasar por alto este rincón milanés. Pero aunque no seas un/a fanático/a de esta temática, la visita resulta lo suficientemente interesante como para apuntarlo en la agenda. Además, su ubicación a escasos metros de la catedral, lo convierten en un plan ideal para salir del bullicio que rodea el Duomo. Una visita diferente que merece la pena descubrir.

Te recomendamos

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.