En Bilbao como somos muy chulos, tenemos 2 catedrales: una es la catedral del fútbol San Mamés y la segunda es la Catedral de Santiago que se encuentra en el Casco Viejo de la villa de Don Diego 😀

Ahora merece la pena, escribir sobre ella, ya que hace unos años estaba hecha un autentico desastre, y menos mal que hace no muchos años la arreglaron porque presentaba la pobre un paupérrimo estado de conversación, estaba todo muy sucio, mal cuidada,… y menos de visitarla daban ganas de cualquier cosa, sobre todo de salir corriendo,…

Esta Catedral a lo largo de los siglos había ido siendo restaurada para irla mejorando, ya que es muy antigua, porque viene al menos de hace 700 años, de cuando se fundó Bilbao.

En el siglo XIV se ensanchó, en el XV se construyó el claustro de características góticas flamígeras, La portada tiene tendencias de arte plateresco, el altar mayor es de estilo flamenco, hubo un incendio en el siglo XVI a finales y se quemó una parte, por lo que necesito obras y reconstrucciones como las que se hicieron en pleno siglo XVIII del coro y el presbiterio.

Hay visitas organizadas por 20€ pero siempre he ido por mi cuenta, a este tipo de lugares, la última vez que estuve, no hace mucho, comprobé que al fin la habían dejado bastante decentilla, ya era hora, porque Bilbao no se merecía tener una Catedral tan cochambrosa.

Para ser una Catedral no es muy grande, su interior está bastante bien, con 3 naves, entre la cual destaca la central, la planta está claramente dispuesta en cruz, y está sostenida por pilares llamados vulgarmente columnas que elevan bastante la altura de la Catedral, destaca por su verticalidad, belleza, luminosidad a lo que ayudan las vidrieras de colorines, que ayudan a cubrir de forma adecuada los ventanales laterales, y estas vidrieras generan un ambiente perfecto y acorde.

Hoteles cerca de Catedral de Santiago
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Bilbao
Buscar

catedral de bilbao

La utilización de los arcos apuntados, también llamados ojivales, en las ventanas, en los arcos del interior, y en la zona del claustro disponen una estructura muy característica del arte gótico.

También se encuentran los arbotantes, que se encargan de restarle fuerza a la que generan de por si los arcos ojivales, y realizan a labor de contrafuertes.

Así que a los que les interese el Arte Gótico, la Catedral de Bilbao les fascinará…