Hoy os voy a hablar del museo Guggenheim de Bilbao. Estuve alli hace casi 3 añitos y me encantó. Espero volver algun día a esta ciudad que me sorprendió muy gratamente.

La mayoría de gente me decía que Bilbao era una ciudad gris y llena de fábricas pero nada más lejos de la realidad. Es una ciudad que me encantó completamente y es una de mis ciudades favoritas españolas. Os la recomiendo 100%.

El edificio

Desde su inauguración en octubre de 1.997, el Guggenheim se ha convertido en el nuevo símbolo de Bilbao.

La alianza con la Fundación Solomon Guggenheim y el arquitecto Frank Ghery ha resultado altamente productiva.

Tras cuatro años de obras, en octubre de 1.997 quedó inaugurado el museo Guggenheim, y el concepto de museo del siglo XXI. El resultado ha sido un espacio abierto donde el contenido emocional de las obras expuestas se combina con la arquitectura y el conjunto del museo.

El edificio que alberga el Museo del Guggenheim es la primera obra de arte que nos encontramos. Se trata de una gran escultura habitable que supera los límites de la mera arquitectura. Un conglomerado de volúmenes cubiertos de titanio. Las formas del edificio, creado por Ghery, están tan abiertas a interpretaciones como las piezas que alberga el museo: algunos creen que se trata de un buque que surca las aguas del Nervión, otros creen que podría ser un cetáceo varado e incluso algunos apuntan a que podría tratarse de un conglomerado de fábricas y talleres.

Museo Guggenheim Bilbao, ¿dónde está?
Booking.com

Al arquitecto canadiense le ofrecieron cualquier espacio de los muelles de Abandoibarra y se decantó por la zona más estrecha junto a un puente.

Un trabajo, inicialmente de diseño informático, cuyo resultado es una estructura de metal, cristal y piedra que aprovecha al máximo el potencial de los muelles industriales y el puente bajo el que se desliza.

El eje que da lógica interna a la estructura es el monumental atrio interior. Toda la estructura gira en torno a ese pórtico de catedral futurista.

Desde el atrio se distribuyen las salas de exposiciones. Son tres plantas de galerías de varios tamaños conectadas por puentes, ascensores de cristal y torres de escaleras que conducen a las 19 salas de exposición, muchas de ellas iluminadas con luz natural.

El arquitecto del Guggenheim

Frank O. Gehry, es un arquitecto canadiense nacido en 1929 con el nombre de Ephraim Goldberg, de origen judío y ganador del Premio Pritzker, reconocido por las innovadoras formas de los edificios que diseña, es autor entre otros de : la Torre Gehry, Hanóver, Alemania ; El Pez Dorado, del Puerto Olímpico de Barcelona ; de la Casa Danzante, de Praga ; el Edificio del Banco DG, de Berlín, Alemania ; Universidad de Minnesota, Minneapolis, Minnesota o la La Sala de Conciertos Walt Disney , Los Angeles y por supuesto, la obra que nos ocupa, el Guggenheim de Bilbao.

¿Quieres reservar una guía?

Dónde está el Guggenheim

Está situado en una parcela de 32.500 metros cuadrados, donde por un lado se encuentra la ría del Nervión, es decir, a 16 m. por debajo de la cota de la ciudad y por otro lado está atravesada en uno de sus extremos por el Puente de la Salve, una de las principales entradas a la ciudad. Ambas cosas están salvadas por el edificio diseñado por Gehry, estando plenamente integrado en la estructura urbana de Bilbao. Ocupando el centro de un triángulo imaginario formado por el Museo de Bellas Artes, la Universidad de Deusto y el Teatro Arriaga.

El Guggenheim tiene varios accesos desde distintos puntos de Bilbao, la entrada principal se encuentra enfilando la calle Ipaguirre, que cruza diagonalmente toda la ciudad, con Puppy al frente, una escultura de acero gigante, obra de Jeff Koons, y que representa a un perro terrier-jardín, con riego interior, íntegramente plantado con flores naturales, de muchísimos colores durante el verano y completamente verde durante el invierno ; esta obra que tenía carácter temporal, se ha convertido en una auténtico símbolo para la ciudad y en la mascota del Museo.

En la plaza , una amplia escalinata desciende hasta el vestíbulo del Museo, algo inusual, porque en casi todos los Museos, las escaleras son ascendentes para ganar en solemnidad, en este caso este tipo de rampa resuelve la diferencia de altura entre la cota de la ría y la cota de la ciudad.

La entrada ubicada en la parte trasera del edificio , llega también hasta el vestíbulo, ubicándose aquí el guardarropa, información, las taquillas, la cafetería y la tienda del Museo.

También en la parte posterior del Museo y desde un paseo paralelo a la ría del Nervión se accede a una amplia rampa de escaleras que asciende hasta la escultórica torre diseñada para absorber e integrar el Puente de la Salve en el complejo arquitectónico del Museo, siendo de acceso público.

Es curioso como Gehry ha salvado la cota de desnivel de la ría con el Museo, gracias a las rampas y la altura del edificio e integrándole en ella a través de una especie de estanque que parece una prolongación de la ría.

Os dejo datos más concretos para llegar al Guggenheim:

Dirección:

MUSEO GUGGENHEIM BILBAO
Avenida Abandoibarra, 2
48001 Bilbao

Accesos:

  • Metro: Parada de Moyúa
  • Tranvía: Parada Guggenheim
  • Bus: 1, 10, 13 y 18 con Parada en la Plaza del Museo de Bellas Artes
    13, 27, 38, 46 y 48 con Parada en Alameda de Recalde
    11 y 71 con Parada en la Plaza de la Salve.
  • Ferrocarril:
    • RENFE, estación de Bilbao-Abando
    • ET/FV estación de Atxuri.
  • Distancia al aeropuerto: Aeropuerto de Bilbao, 15 kms.

El acceso, precio y la información

Museo Guggenheim

En el vestíbulo principal se encuentran las taquillas e información en dos mostradores uno enfrente del otro. El precio actual es de 13 €, con descuentos para estudiantes, mayores y grupos. En la entrada va incluido toda la información interior sobre el edificio del museo y sus colecciones y salas, a través de una audioguía disponible en varios idiomas. Cuando terminas de visitar el interior, tienes la posibilidad de retirar otra audioguía en el mostrador de información, una vez entregado el anterior y un documento de identificación, con información sobre todo el exterior del edificio.

Algo que me sorprendió mucho fue la escasez de medidas de seguridad, evidentemente si había vigilantes y un detector en la salida, pero me parecieron escasas en comparación con otros Museos. Tengo que decir también que el personal de taquillas, información e incluso los vigilantes, me parecieron sumamente atentos y amables en todo momento, incluso intentando hacer una foto del impresionante centro o atrio del edificio de más de 50 m. de altura, algo que está prohibido, pero que no aparecía indicado en ningún sitio, o al menos yo no lo vi.

Las esculturas y las colecciones

Desde el atrio se accede a una terraza cubierta por una marquesina, con una doble función protectora y estética, que se contempla desde la orilla de enfrente de la ría, desde donde también se aprecia completamente la fachada posterior del Museo, con la araña gigante ‘Mamá’, (1999) de la artista Louise Bourgeois, de bronce, acero y mármol, e inspirada en la figura materna.

El Guggenheim se ha dotado de un fondo propio de 300 obras representativas de grandes artistas contemporáneos. Las obras de la colección permanente son un recorrido por todo el arte del siglo XX (cubismo, surrealismo, expresionismo, minimalismo, pop y arte conceptual).

Pequeñas o de grandes dimensiones, rectilíneas o irregulares, cada una de las salas del museo tiene una historia que contar y el contraste entre ellas es sorprendente.

Los fondos artísticos de la Fundación Solomon Guggenheim, propietaria de una de las colecciones de pintura y escultura del siglo XX más importantes del mundo, han traído ya a Bilbao exposiciones temporales de gran interés.

Los tres niveles de galerías de los que dispone el edificio se organizan en torno al atrio central y se conectan por un sistema de pasarelas curvas suspendidas del techo, ascensores acristalados y torres de escaleras.

Dispone de un total de 11.000 metros cuadrados destinados a exposiciones y distribuidos en 19 galerías. Nueve de diseño clásico y otras son de diseño irregular y desde el exterior se identifican por su recubrimiento de titanio. Las obras de gran formato tienen cabida en una galería de 30 metros de ancho por 130 m. de largo, con un suelo preparado para el volumen y peso del tipo de obras que aloja.En esta amplia galería, ubicada en la primera planta, está expuesta «La Materia del Tiempo» de Richard Serra, del año 2005, siete esculturas que componen una obra, encargada por el Guggenheim, por la que puedes pasear libremente, que recoge desde una elipse doble aparentemente sencilla, hasta una espiral bastante compleja ; todas ellas se transforman según se recorren por su interior y se rodean, aparentemente el autor trata de reflejar la diferente percepción del tiempo para cada uno, fijándote en las personas que accedían a la obra, estaban los que hacían el recorrido muy despacio, despacio, de forma normal, deprisa o muy deprisa, o los que simplemente ni entraban en ella y la contemplaban desde fuera. Está obra se unió a «La Serpiente» (1994-1997), creada para la inauguración del Museo.

Formando parte de la colección propia del Museo se encuentra una obra especial, que simula paneles publicitarios verticales de diodos luminosos en movimiento, que incluyen mensajes legibles desde el centro y desde la parte de arriba del Museo, dedicados al amor e iluminados en color rojo en la parte delantera, en español y en inglés, y en euskera desde la parte de atras en color azul, fueron utilizados en un acto para recaudar fondos en la lucha contra el SIDA, está obra creada para la inauguración del Guggenheim, es de Jenny Holzer. También en esta planta hay salas dedicadas a proyección de vídeos y una sala con una exposición temporal, que en este momento recoge distintas obras infantiles de niños de primaria en la exposición «Aprendiendo a través del arte», francamente curiosa.

En la segunda planta en este momento hay diferentes obras de Cai-Guo-Qiang, un autor chino nacido en 1957, y que entre sus recientes trabajos se encuentra la dirección del equipo creativo que planifico las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008. Quisiera destacar la magnífica y especial «Reflexión-Un regalo de Iwaki», se trata de la representación original de una barcaza hundida, llena de innumerables trozos de platos, vasos y esculturas de porcelana blanca hechas pedazos, que sostienen a la barcaza.

En la tercera planta del edificio se ubica «De lo privado a lo público» que recoge la conversión de las colecciones particulares a museos públicos. Esta transformación ocurrió en el Museo Guggenheim de Nueva York en 1937, cuando Solomon R. Guggenheim estableció una Fundación con el fin de instaurar un museo en el que exponer públicamente y conservar sus obras de arte no-objetivo. Esta exposición explora la obra la historia de la colección, reuniendo obras de arte esenciales, desde pinturas del XIX a innovadoras instalaciones de los años 90.

Para los interesados al museo y todo lo que le rodea aconsejarles visitar su página web, podrán comprobar que existe una asociación llamada «amigos del museo», a la que te puedes apuntar pagando una cuota anual de 18 € para estudiantes y jubilados y algo más para el resto. Los amigos del museo disfrutan de muchas ventajas:

  • Carné personal individualizado.
  • Acceso gratuito al Museo
  • Envío de información y programas al domicilio.
  • Invitación a conferencias.
  • Descuentos en Tienda-Librería
  • Descuentos en cursos organizados por el Museo
  • Descuentos del 50% en la entrada del Museo de Bellas Artes y Museo Vasco de Bilbao .
  • Entrada gratuita a los Museos Guggenheim de Nueva York, Venecia y Berlín.
  • Acceso al Museo en días exclusivos para los Amigos.

A está ventaja están asociados la mayoría de los estudiantes de Bellas Artes en Bilbao, pues ellos tienen que acudir regularmente en busca de información o inspiraciones. Les resulta muy rentable, ya que son muchas las ventajas.

Recordad a los futuros visitantes que el museo cierra sus puertas los Lunes (menos en los meses de verano). El precio a mi es lo que menos me gusta, pues es algo caro y no hay ningún día de acceso gratuito (como en otros museos de la nación) esto pienso que se debe a que todavia el museo no está amortizado, deben de estar pagando su construcción, ya que fué un proyecto de envergadura.

Espero que os haya gustado la opinión y, los que no habéis visitado Bilbao, os aconsejo que lo hagáis porque es una ciudad que os sorprenderá!