Hace ya bastantes años, en Valladolid había un embarcadero en el que podías alquilar por horas una barca de remos para darte un soberano paseo, practicando el noble y cansado arte de la boga, a lo largo y ancho del vecino más veterano de la ciudad, el Pisuerga. Aquella afición que muchos teníamos se fue poco a poco difuminando, al igual que año tras año se difumina la londinense niebla vallisoletana que todas las primaveras abandona la compañía del río, quizás por el contínuo deterioro de la calidad de sus aguas y de su ribera que ya no hacían tan atractivas aquellas simpares excursiones, con lo que el propietario de las barcas, ese viejo lobo de río apodado “El Catarro”, acabó cerrando el kiosko por no verle demasiada rentabilidad.

Sin embargo, años más tarde, los antiguos promotores del viejo embarcadero idearon una nueva fórmula para poder explotar el atractivo turístico que el Pisuerga aún pudiera conservar… maduraron esa idea, la propusieron al ayuntamiento y al poco tiempo nació… ¡¡¡ La Leyenda del Pisuerga !!!

Con este nombre se bautizó a un coqueto y singular buque, de aspecto “mississippiano”, que desde la primavera del año 2003 surca el río varias veces al día a lo largo de su periplo por la ciudad, ofreciendo a sus pasajeros una visión hasta ahora desconocida de la capital de la meseta castellana.

Ese punto de vista y observación, que hasta la fecha era propiedad de unos pocos privilegiados (los profesionales que tenían el río como medio de vida, los deportistas de la piragua, los miembros de protección civil o de la policía local, etc…), podía pasar ahora a manos de todo aquél que tuviera, además de unos pocos euros con el que pagar el pasaje, el suficiente arrojo y valentía como para rememorar aquellas extraordinarias aventuras que Tom Sawyer o Huckleberry Finn vivieron siglos antes a bordo de embarcaciones de similar hechura, que recorrían con arrogante atrevimiento el mítico Mississippi intentando desvelar alguno de los mil y un misterios que escondían sus tenebrosas aguas.

Se trata de un paseo en barco de alrededor de una hora de duración, por nuestro mítico río Pisuerga, a través del cual se puede apreciar la belleza de la ciudad desde otro punto de vista.

Su recorrido, de unos 12 km, comienza en la Estación de Embarque en la Playa de las Moreras, río abajo, atraviesa siete de los puentes más famosos de la capital vallisotena: puente de Poniente, puente de Isabel La Católica, puente de García Morato, Puente Colgante, puente de Juan de Austria, puente de la División Azul y por último el majestuoso y moderno Puente de la Hispanidad. Llega hasta el pueblo vallisoletano de Arroyo de la Encomienda y una vez allí realiza de nuevo el viaje en sentido inverso con el fin de regresar al punto de partida.

La Leyenda del Pisuerga, ¿dónde está?
Booking.com

Desde la cubierta del barco contemplaremos una ciudad distinta a la que vemos a pie de calle, descubriendo la vegetación y las muchas especies que habitan a la ribera del río, así como veremos más cerca que nunca las dos islas que flotan en medio de las aguas del Pisuerga.

Durante el viaje, podremos repicar la campana que preside la proa, a fin de captar la atención de los viandantes de orillas y puentes, que ante el llamamiento saludarán a nuestro paso. El capitán nos invitará a un café o a cualquier otro piscolabis en el salón, mientras nos relatará las miles y miles de aventuras que ha experimentado en su larga vida marinera, explicándonos con todo lujo de detalles como fue secuestrado por el Capitán Nemo, como logró escapar de su submarino Nautilus, y cuan dura fue la posterior batalla sin cuartel que mantuvo con la ballena Moby Dick… ;-)))))…

A los usuarios de sillas de ruedas (tanto viajeros individuales como grupos) se les solicita notificación previa para poder cambiar la posición del barco y así facilitarles el embarque por una puerta de ancho especial. El embarque se efectúa por medio de rampa y en el barco existe un baño adaptado para ellos. El inconveniente es que sólo tienen acceso a la planta baja del barco, ya que a la planta alta de la embarcación, se accede por unas escaleras.

La planta alta se encuentra al aire libre, está preparada con una serie de bancos para poder admirar el bello paisaje y además es donde se encuentra el puesto del capitán y el timonel. La planta baja, toda cubierta, es donde se encuentra la cafetería, los baños y un gran salón.

El funcionamiento del barco está basado en un motor de combustible líquido emulando a los antiguos barcos de vapor del Mississippi, puesto que la navegación se consigue gracias a dos grandes rotores de palas.

Como peculiaridad mencionaros que se puede reservar el barco con el fin de realizar celebraciones privadas tales como cumpleaños, despedidas de solteros, comuniones, bodas, reuniones de empresa, familiares, etc. O bien excursiones de carácter privado organizadas por centros cívicos, colegios, residencias de ancianos, empresas para promociones de sus productos, etc.

El barco, bautizado como «La Leyenda del Pisuerga» cuenta con 25 metros de largo y 6 metros de alto y una capacidad máxima de 90 pasajeros. Dentro de sus instalaciones, en la planta baja cuenta con un gran salón, perfectamente climatizado, de 110 metros cuadrados, que reservándolo con antelación cuenta como restaurante con servicio de catering donde poder celebrar los acontecimientos que deseemos. ¿No os parece original? Por ejemplo, pegarte una buena fiesta con todos los tuyos dentro de un barco o sorprender a tu pareja con un viaje romántico a orillas del Pisuerga…

Una aventura única, aunque sin alardes ni espectacularidades (no estamos en Port Aventura)… Una experiencia singular, pero apta para todos los públicos (no hay que esperar tampoco grandes emociones)… Una forma diferente de admirar nuestra querida Pucela (con toda la belleza que atesora)…

Contenido de la Guía

Tarifas

  • Adultos: 5€ temporada de invierno / 7€ resto de temporada
  • Niños (4 a 12 años): 4€ (menores de 4 años, entrada gratuita)

Descuentos especiales:

  • Carnet Jubilado
  • Carnet Universitario
  • Carnet Joven <26
  • Carnet Joven 26-30
  • Carnet Club Lector 10
  • Grupos organizados reservados con antelación

Horario

la leyenda del pisuerga

Lunes:

  • Cerrado por descanso (excepto fiestas y vísperas de fiestas en el que el horario será igual a los festivos).

Martes, miércoles, jueves y viernes

  • 10:30 h Viaje reservado exclusivamente para grupos concretados con antelación
  • 12:00 h Viaje fijo todo el año (independientemente del número de pasajeros)
  • 13:15 h Sólo durante los meses de mayo a septiembre y siempre y cuando se llegue a un cupo mínimo de 10 pasajeros.
  • 16:15 h. Sólo se realiza de octubre a abril si se llega al cupo mínimo de 10 pasajeros.
  • 17:15 h. De mayo a septiembre siempre que haya como mínimo 10 pasajeros.
  • 17:30 h. Viaje fijo de octubre a abril. (independientemente del número de pasajeros)
  • 18:30 h. Viaje fijo de mayo a septiembre. (independientemente del número de pasajeros)
  • 19:00 h. Sólo durante los meses de abril y octubre y siempre y cuando se llegue al cupo mínimo de 10 pasajeros.
  • 20:00 h. De mayo a septiembre si se consigue el cupo mínimo de 10 pasajeros.

Sábados, domingos y festivos

  • 10:30 h Viaje reservado exclusivamente para grupos concretados con antelación
  • 12:00 h De mayo a septiembre viaje fijo. El resto del año si no se llega al cupo mínimo de 10 pasajeros no se realiza.
  • 13:15 h. Viaje fijo de octubre a abril. Resto del año se realiza si se llega al cupo mínimo de 10 pasajeros.
  • 16:15 h. Sólo se realiza de octubre a abril si se llega al cupo mínimo de 10 pasajeros.
  • 17:15 h. De mayo a septiembre siempre que haya como mínimo 10 pasajeros.
  • 17:30 h. Viaje fijo de octubre a abril. (independientemente del número de pasajeros)
  • 18:30 h. Viaje fijo de mayo a septiembre. (independientemente del número de pasajeros)
  • 19:00 h. Sólo durante los meses de abril y octubre y siempre y cuando se llegue al cupo mínimo de 10 pasajeros.
  • 20:00 h. De mayo a septiembre si se consigue el cupo mínimo de 10 pasajeros.

La empresa se reserva el derecho de anulación de cualquier viaje cuando las condiciones climáticas o de caudal del río así lo exijan. No tiene que pasar nada, pero más vale prevenir que curar….

¡Feliz viaje!