El Mercado del Val en Valladolid es uno de los lugares con encanto de la ciudad. Puede que de primeras este lugar no resulte curioso, pero cuando se van conociendo características del mismo, descubre su encanto. Y es que el Mercado del Val es actualmente el Mercado más antiguo de la ciudad, datando de finales del siglo XIX, y aunque ha sufrido varias restauraciones, sigue manteniendo la esencia inicial.

Este mercado se encuentra en pleno centro de la ciudad, muy cerca de la Iglesia de San Benito el Real, la Plaza Mayor y la zona de fiesta de San Miguel. Aunque tienes que callejear un poco para encontrarlo, acceder al mismo no es difícil, no tiene pérdida.

En el mercado del Val podemos encontrar puestos como en todos los mercados de nuestro país: carnicerías, pescaderías, fruterías, etc. Alberga en su totalidad unos 110 metros cuadrados aproximadamente en su interior y su exterior.

Un poco de historia

El mercado del Val es uno de los mercados más antiguos de la ciudad de Valladolid, y data por el año 1880 aproximadamente, sin embargo no fue hasta el 1980 que lo reformaron por completo, siendo hoy en día el mercado que aún se conserva y que data con más antigüedad en la comunidad de Castilla y León.

Antes, por el siglo XIX, había diferentes mercados por la ciudad, sin embargo en la actualidad éste es el que se conserva ya que los demás fueron derribados.

Lo curioso es que uno de los mercados estaba ubicación donde ahora está la Plaza España y a día de hoy aún se comercia en la misma plaza España con productos de frutería.

Mercado del Val, ¿dónde está?
Booking.com

El edificio del Mercado del Val

Por fuera el edificio se ve bastante viejo, aunque ha sido restaurado, el estado de conservación no es óptimo a mi juicio, una vez entras dentro, sí que lo ves en mejor estado, dentro, un mercado normal, donde puedes encontrar puestos de fruta, de carne y de pescado principalmente.

La estructura del Mercado del Val (Val significa Valladolid) está hecha de hierro pero tiene un tejado como rojizo que no sabría definir el material.

Tiene forma rectangular y delimita con dos calles que, si bien no son peatonales ni muy amplias, allí es donde muchas veces hemos dejado el coche puesto que aparcar por la zona centro se hace complicado.

La Iglesia de San Pablo tampoco queda muy alejada, a menos de 10 minutos hacia arriba y hacia la derecha, al igual que San Benito que está hacia la otra dirección.

Tanto la estructura como la arquitectura es curiosa, sobretodo por fuera, digna de visita. Por lo que si vais por Valladolid, lo más común es que paséis por el centro. Pues bien no os podéis perder este Mercado, no solo por el ambiente que se respira dentro o por los olores a diversos alimentos, sino por su exterior y por ser uno de los mercados más antiguos que aún conserva en perfecto estado, tras su reforma y restauración, la ciudad de Valladolid.

Opinión

mercado del val

Desde luego, yo viviendo en Valladolid no considero que sea uno de los mayores atractivos de la ciudad, pero si creo que tiene bastante encanto, que resulta curioso al menos de ver, sobre todo por su significado histórico.

Si viene un forastero, y me pongo a enseñarle la ciudad, desde luego no sería uno de los puntos a los que iría por no considerarlo de los de mayor interés turístico, pero bueno, una vez estás viviendo aquí o tienes más tiempo para recorrer la ciudad, pues un vistazo, una visita corta al mismo tampoco supone perder el tiempo, pero sobre todo como he mencionado, su encanto no reside en el mercado y su apariencia en sí, su encanto reside en la antigüedad del mismo, en lo que representa.