Basílica de San Miniato al Monte

Actividades que te recomendamos

Florencia es una ciudad que rebosa arte, y que está plagada de museos, palacios e iglesias, y de entre todas ellas hay una muy especial, se trata de San Miniato al Monte, para mi gusto una de las iglesias más bonitas de la ciudad.

Esta pequeña iglesia pasa desapercibida a la gran masa de turistas que visita Florencia cada año, lo cual es una suerte para los que la visitamos, pues allí encontramos un remanso de paz y tranquilidad tan difícil de encontrar en una ciudad tan masificada por los turistas como es Florencia.

Está situada en Oltrarno, y ocupa un lugar privilegiado en una colina al sur de la ciudad, pues desde allí se obtiene unas vistas maravillosas de Florencia. Se puede llegar hasta allí en autobús, cogiendo en número 13 que sale desde la estación central, pero yo recomiendo subir andando, es un paseo un poco largo y empinado, costoso sí es verano y hace calor, pero sin duda vale la pena. Se llega ascendiendo por la Via del Monte alle croci, una via bordeada de cipreses, hasta llegar al Viale Galileo Galilei, una vez allí nos encontraremos en la plaza desde donde arranca una gran escalinata que desemboca en San Miniato.

iglesia de San Miniato al Monte

Cuando llegamos a esta plaza y vemos en lo alto la iglesia de San Miniato ya se nos ha olvidado el calor que hemos pasado pera llegar hasta aquí, es una visión espectacular, y os recomiendo que no mireis atrás hasta haber llegado arriba del todo. Así que ánimo con las escaleras, una vez las hemos subido, daos la vuelta y decidme que veis, yo os lo diré: una panorámica increible de una de las ciudades más bellas del mundo. Veis como ha valido la pena subir…

Qué es San Miniato: localización e historia

La Iglesia y el Mirador de San Miniato tienen todo el arte y la asombrosa belleza de Florencia pero sin la eterna desventaja de estar masificados, como ocurre con el resto de la ciudad. Se trata de un paraje y una iglesia realmente preciosos, y además creo que es el mejor mirador que existe sobre la ciudad de Florencia.

Hoteles baratos cerca de Basílica de San Miniato al Monte
Booking.com

Un poco más abajo está la Plaza de Miguel Ángel, con otra reproducción del conocidísimo David, que en Florencia puede admirarse en varios lugares, tanto el original en Galería de La Academia, como las diversas copias delante de la Signoria y en la Plaza Miguel Ángel; desde esta plaza también se logra una buena panorámica de la bella ciudad del Arno, pero muchísimo mejor aún son las imágenes que pueden visualizarse desde San Miniato, especialmente los atardeceres de la bellísima Florencia con el río en primer plano y la cúpula de la Catedral de Santa María del Fiore y el Campanile, junto con el resto de iglesias y edificios preciosos que se ven desde allí, entre los que destacan especialmente el Palacio de la Signoria con su torre y la Iglesia de la Santa Croce.

Basílica de San Miniato al Monte vista desde florencia

La Iglesia de San Miniato al Monte es una de las iglesias más antiguas de Florencia. Fue construida entre los siglos XI y XIII y su fachada serviría de ejemplo para construcciones renacentistas posteriores, como es el caso de Santa María Novella, diseñada por Alberti y llevada a cabo cerca de lo que hoy es la estación de trenes, que precisamente recibe su nombre de esa iglesia, ya en el centro de la ciudad.

Se construyó en honor de San Miniato, primer mártir de la ciudad. Lo que más llama la atención de esta Iglesia, consideraciones arquitectónicas y artística aparte, es la serenidad y el misticismo que impera entre sus paredes.

De hecho, eso es algo que no suele suceder en los templos cristianos. Sin embargo, en los templos musulmanes, especialmente en las mezquitas, la serenidad, espiritualidad y misticismo es una constante en sus construcciones. Pero a las iglesias cristianas les falta esa espiritualidad, y precisamente, en ese lugar apartado, tan poco frecuentado por turistas (muchas veces vas y está solo, o casi), cuando entras dentro del mismo, puedes sentir esa atmósfera de espiritualidad, de paz, de sencillez… una maravilla única.

Datos artísticos y arquitectónicos

fachada Basílica de San Miniato al Monte

Se trata de una de las Iglesias Románicas más bonitas e importantes de toda la península itálica. Fue construida en el lugar donde años antes se enclavó el monasterio donde según la tradición vivió el mártir San Miniato, a quien debe su nombre. Se trata de una construcción sencilla pero realmente preciosa, su portada con arcadas coronada por un mosaico del siglo XIII, de mármol verde y blanco, como ya dije anteriormente sirvió de inspiración al arquitecto Alberti para la realización de Santa María Novella.

En el interior, el espacio está separado por grandes columnas y existe una techumbre de madera, en la que destaca la ausencia de adornos típica del Románico, que la dan un aspecto austero y además bellísimo. En el suelo aparecen figuras realizadas con incrustraciones de mármol que representan los signos del zodíaco, lo que unen este lugar con la tradición pagana y lo acercan más al simbolismo mágico que de alguna manera se respira dentro. Todo ello ante los ojos de la Virgen y Cristo que lo presiden todo desde el gran mosaico del altar, situado en el ábside central.

interior de la Basílica de San Miniato al Monte

Una de las partes más bellas y que más llaman la atención es la cripta, que se parece en gran medida, o al menos es imposible no recordar a la Mezquita de Córdoba, ya que es un espacio de siete naves separadas por numerosas columnas, no del mismo color ni del estilo de la Mezquita, pero que recuerdan sin duda a ella. También puede visitarse la sacristía, ya de estilo gótico, con los frescos de Spinello.

Pero la iglesia de San Miniato forma un conjunto arquitectónico grandioso, rodeado de amplios jardines, del monte toscano, frente a un cementerio nostálgico y junto al monasterio y la torre del edificio principal de este monasterio. La verdad es que es un lugar realmente mágico, precioso, admirable…

Mi opinión y sensaciones personales

Basílica de San Miniato al Monte

He de reconocer que en Italia hay cientos de lugares de estas características. Sin embargo San Miniato tiene un algo especial, mágico, que no se puede definir: una espiritualidad, la sensación de que en esa paz existe algo grande que trasciende sus muros. Y esa serenidad, ese algo especial lo inunda todo, los montes, el parque que hay antes de llegar a la Iglesia… lleno de nostalgia, y sin embargo de esperanza.

Para subir hasta allí existe un autobús, el 13, pero creo que ese camino, aunque sea largo, merece la pena, merece la pena echar media tarde subiendo hasta allí y recogiendo las pequeñas maravillas del mundo a su paso, los pájaros, los árboles, la esperanza… Y al llegar allí, tras visitar San Miniato se puede contemplar una de las puestas de sol más preciosas que existan en el mundo. Porque si Florencia es tremendamente hermosa, bañada por los brazos dorados del sol en el ocaso y acariciada por su eterno amante el Arno, presenta su cara más hermosa, como un ángel bajado del cielo.

Te recomendamos

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.