Jardines di Boboli

Actividades que te recomendamos

Continuando nuestro tour por Florencia y saliendo del Palacio Pitti debemos detenernos a hacer una visita a estos jardines di Boboli

Se encuentra junto al palacio Piiti se encuentras estos peculiares Jardines los del Boboli que fue encargado construir a Tribolo en el año 1550. Pero hay que decir que posterior mente hubo artistas como Ammannati (que concluyo la construcción del Palacio de los Pitti) que han realizado diversas ampliaciones de estos peculiares jardines, logrando una perfecta combinación entre arte y naturaleza.

fuente en Jardines di Boboli

Estos jardines fueron diseñados en el siglo XVI para los Médici y están compuestos por varios elementos tanto decorativos como con una función civil, es el caso del anfiteatro que os encontrareis nada más entrar, y subiendo hacia la parte alta veréis el estanque de Neptuno (es una especie de fuente que transcurre de forma vertical) con una estatua en su parte más alta.

También en la parte más alta está el museo de la cerámica, aunque entra con la entrada si no os atrae mucho es posible que decidáis no entrar, aún así os recomiendo visitar el pequeño jardín que pertenece al museo ya que tiene unas bonitas vistas del lado contrario del Palacio.

escaleras en Jardines di Boboli

Hoteles baratos cerca de Jardines di Boboli
Booking.com

Los jardines son bastantes grandes y dentro de ellos puedes visitar también el museo de cerámica y el museo de la plata, pero éste último no lo encontramos en ningún sitio. A lo mejor nos quedó algún rincón para ver.

Debido a un desnivel existente en el terreno, la forma de estos peculiares jardines nos recuerda a la de un anfiteatro romano rodeado de grandes árboles como cipreses y pinos, este anfiteatro se encuentra adornado con distintas esculturas romanas realizadas en mármol y numerosas fuentes entre las que cabe destacar sin duda alguna la “Fuente de baco” que representa la imagen del dios romano Baco de una forma muy peculiar.

Paseando por estos hermosos jardines podremos encontrar frutos y plantas traídos de distintos lugares del mundo, consiguiendo darle una clase propia de la alta nobleza de la época, esa que vivía en el Palacio Pitti.

Nosotros subimos para arriba hasta llegar a un pequeño lago. Subimos un poco más arriba y encontramos un pequeño jardín con rosales y vistas a la «zona verde» de Florencia, con sus campos, su masias… Y justo en este pequeño jardín entramos en el museo de la cerámica, donde vimos platos y vasijas de todos los tiempos.

Boboli Gardens

Después de esto salimos por una puerta lateral para poder visitar los jardines Berdini, no sin antes asegurarnos que luego nos volverían a dejar entrar!!! Por el camino nos encontramos el fuerte de Belvedere (si no recuerdo mal el nombre…) pero estaba cerrado y no lo pudimos visitar.

Cuando volvimos a entrar a los Jardines Boboli seguimos otra ruta por su interior, un camino lateral que nos llevó a otro lago con naranjos y limoneros, también muy bonito! 🙂

Otro punto de visita obligada es una gruta situada en un lateral del palacio, la Grotta Grande, de estilo manierista, que fue creada por Buontalenti en el siglo XVI y alberga en el interior una copia de la Venus de Giambologna.

Podéis poner punto final a la visita de los jardines entrando en la gruta, pero observar bien los horarios antes de ir hacia allí ya que antes por lo menos eran a las horas en punto y la verdad es que te dejaban estar en el interior bastante poco tiempo.

Pasamos unas dos horas andando por los jardines hasta que tuvimos suficiente y nos fuimos a comer.

El precio de la entrada es de 8 euros, 4 euros si es reducida, e incluye la entrada al museo de cerámica. Con la entrada también puedes ir a los jardines Berdini. Pero para acceder a ellos tienes que salir de los Jardines Boboli y bajar por unas calles estrechas y de adoquines.

Para los ciudadanos de Florencia el jardín es público y por tanto de acceso libre, por lo cual os sorprenderá (bueno, ahora ya no, pero a nosotros sí que nos sorprendió) la cantidad de gente que hay tirada sobre la hierba tomando el sol y descansando. En nuestro caso hicimos lo propio, nos compramos agua y paninis y también entramos a descansar en los jardines, nos descalzamos y a descansar..sobre todo lo mejor es que subáis hacia la parte de arriba para tumbaros o sentaros allí ya que la vista será mucho mejor.

Vistas desde Jardines di Boboli

Personalmente no creo que sea un lugar excepcional… he visto jardines más bonitos por distintos lugares de España. Pero claro, como estábamos en Italia y es muy poco probable que volvamos a ir… pues lo visitamos todo!!! 🙂

De todas maneras puedo recomendar que lo visitéis si tenéis ocasión puesto que tiene rincones muy bonitos y unas vistas preciosas de Florencia! A parte no había las aglomeraciones de gente que encuentras por toda Florencia.

Ahh otra cosilla creo que los jardines cierran pronto, así que os recomiendo que vayáis a visitarlo por la tarde, no os vaya a pasar como a nosotras que se nos hizo tarde y tuvimos que volver al día siguiente.

Te recomendamos

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.