La playa de la Concha podría considerarse una extensión de la playa del Sardinero, que es probablemente la playa más conocida de Santander.

Esta playa justo debajo del aparcamiento del Camello (otra de las playas de Santander) y termina en la del Sardinero, pero entre ellas no hay nada que las separe, por lo que mucha gente que las visite en plan turismo pensará que es la del Sardinero.

Para saber dónde empieza esa playa hay que trazar una línea imaginaria desde lo que se conoce como los bajos del Rhin (antes había un restaurante con ese nombre) y el mar.

Esta playa es bastante pequeña, sobre todo si la comparamos con el Sardinero y no está entre mis favoritas. La razón principal es porque en marea baja hay muchas rocas y el baño resulta incómodo. Por lo demás la playa está muy bien. Tiene buenos accesos: Hay escaleras y rampas para minusválidos, quizá con demasiada pendiente pero es que no hay mucho hueco. Sin embargo, no creo que muchas personas en silla de ruedas vayan a esta playa ya que no cuenta con rampas en la arena. La del Sardinero si que lo tiene.

Es una playa a la que mucha gente va a jugar a las palas y en la que normalmente hay gente joven, aunque tampoco os fiéis mucho de mí porque apenas la frecuento.

Tiene servicio de socorrista, pero los baños públicos quedan un poco alejados.

Playa La Concha, ¿dónde está?
Booking.com

La limpieza es muy buena, en línea con las playas de Santander y la arena es fina y suave, como es habitual en las playas de la zona, pero hasta eso sigue sin convencerme y es que el recuerdo que tengo de ella es que siempre está húmeda y apelmazada, lo cual no tiene sentido ya que es una playa que esta bastante bien orientada y que disfruta de bastantes horas de sol.

playa la concha santander

Está muy bien comunicada con el resto de la ciudad gracias al servicio municipal de transportes, y en época estival es mejor que os acerquéis en autobús porque, aunque hay bastantes aparcamientos en los alrededores, éstos se quedan cortos debido a la cantidad de gente que hay por allí.