Cala Molí es una de las calas a las que me gusta ir para darme un chapuzón y está enclavada en una de las islas más bonitas que conozco, la isla de Ibiza.

No es muy conocida, ni famosa, ni entra dentro de los circuitos clásicos turísticos. Por eso me ha sorprendido favorablemente, buscando playas de Ibiza.

La ventaja que tiene es que al ser de piedras no suele haber mucha gente y al mismo tiempo esto lo considero una desventaja, pues es más incomoda que las de arena. Ya sabéis que nada es perfecto, pero merece la pena visitarla y darse un buen chapuzón. Si vais con niños o no os gustan este tipo de calas, mejor olvidarla.

Las aguas son tranquilas, poco profundas y bastante tibias. Recomendable para frioleros. Es pues una calita deliciosa con un agua cristalina y transparente, tiene bandera azul de la CEE, lo que le otorga garantía de limpieza y cuidado especial.

Está enclavada en la zona de San Antonio, lugar éste con una bahía considerada una de las más bellas del mundo, si digo bien, del mundo.

Es famosa por su puesta de sol y allí se reúnen muchas personas, para verlo todos los días. Es otro sitio a tener en cuenta cuando se visita la isla el famoso Café del Mar que está enclavado en esta maravillosa bahía de San Antonio.

Cala Molí, ¿dónde está?
Booking.com

Cala Molí tiene además una especie de pequeño embarcadero desde el que se puede pescar y tirarse uno de cabeza, se sube mas o menos bien luego, sino siempre puedes volver a la playa.

cala moli ibiza

Es una zona donde hay varias calas: Cala Vadella es una de ellas y Cala Molí es otra. Son todas preciosas y están muy bien señaladas en la carretera para no perderse.

Así que si os dais una vuelta por Ibiza, os la recomiendo con especial énfasis, recordandoos que los meses buenos son Junio y Septiembre en cuanto al clima pero si no os gusta el bullicio, tenéis que visitarla fuera de los meses imposibles de Julio y Agosto, pues los touroperadores, tanto por tierra como por mar, la infestan de ingleses cargaditos de sangría y licor de hierbas Ibizencas, incluso el único chiringuito-restaurante que hay en la Cala, tiene una piscina para uso de los citados, en la que se bañan para quitarse la sal y hacer un poco el bestia.