Hoy quería hablaros de la Cala s’Aigua Blanca, famosa en la isla por sus aguas blancas y cristalinas, a las que debe su nombre. Mucha gente me había hablado muy bien de ella, por lo que decidimos ir a visitarla en estas vacaciones, y hoy os dejo mi opinión sobre ella.

La cala s’Aigua Blanca se encuentra en Sta. Eulària des Riu, en el este de la isla de Ibiza. Se trata de una cala bastante abierta que se encuentra bajo acantilados no muy altos.

Tiene una extensión de aproximadamente 300 metros y está dividida en dos zonas por una zona rocosa que se adentra hacia el mar y que solo puede atravesarse a pie.

La anchura de la playa es de unos 30 metros aunque varía según la zona de la cala en la que estés. La arena es fina y dorada y el agua hace honor a su nombre, está realmente limpia, cristalina y sin algas.

Justo delante del acceso principal a la playa y en algunos puntos de la orilla hay zonas de grandes rocas que le dan a la cala un mayor atractivo.

Aunque en muchos sitios está catalogada como nudista, los bañistas nudistas son una minoría, al menos en plena temporada estival, que es cuando yo fui.

Hoteles cerca de Cala s’Aigua Blanca
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Ibiza
Buscar

La zona más alejada del acceso principal a la playa, que está algo apartada por la zona de rocas que os he comentado, si es más frecuentada por bañistas nudistas. Si atravesáis esta zona de rocas para llegar a la zona nudista tened cuidado pues las olas rompen directamente en las rocas y es muy resbaladiza!

En cuanto al acceso a la playa, está algo apartada y se tarda algo en llegar. El problema principal si vais en coche es el aparcamiento. Hay un aparcamiento de pago por 3 euros casi en la entrada de la playa que no está nada mal, porque está cerca del acceso a la cala y es una zona arbolada de bastante sombra. Pero si no queréis pagar, las zonas de aparcamiento gratuito no son muchas, ya que se trata de una carretera estrecha la que da acceso y ahí no se puede aparcar. Hay un par de descampados, pero no son muy grandes y se llenan rápido, aunque esto supongo que variará según la temporada.

Una vez hemos aparcado, para llegar a la playa aún tenemos que recorrer a pie un largo camino y una larga cuesta hasta llegar a unas escaleritas con las que llegas directamente (y por fin!) a la arena. Si de bajada el camino se hace largo, ya os podéis imaginar cómo debe ser de subida! Jejeje

Cala s'Aigua Blanca

Espero que si estáis por Ibiza os animes a visitar esta cala. Eso sí, yo os aconsejo ir mejor por la mañana, ya que está situada en el este y por la tarde los acantilados empiezan pronto a hacer sombra.

También os aconsejo no ir en temporada puntera de verano, nosotros fuimos en agosto y está abarrotada de gente, no sé si será así durante todo el verano, pero pierde un poco el encanto, motivo por el cual no le doy una valoración mejor.

Espero que os sea útil la opinión!