Las Dalias se ha convertido en el mercadillo por excelencia en Ibiza, y creo que le ha quitado es sitio al famoso Es Cana de toda la vida.

Hace años no ir a Es Cana era como no visitar uno de los puntos importantes de la isla, pero desde hace unos años a esta parte son Las Dalias las que se llevan el gato al agua.

Aunque también los mércoles siguen poniendo todos los puestos en Es Canar, son los sábados cuando En Las Dalias está la mayor concentración de puestos para adquirir algunos objetos, bien para uno mismo ó para regalar.

Está ubicado en la carretera que va desde Santa Eulario a San Carlos.

En el mes de agosto, las colas son algo pesadas de aguantar hasta que encuentras el sitio adecuado para dejar el coche.

Hay varios aparcamientos la mayoría de los cuales son de propiedad privada y cobran 3 euros, ya sea por cinco minutos ó por todo el día. Pero también, aunque más difícil de encontrar los hay que son gratuitos.

Las Dalias, ¿dónde está?
Booking.com

Una vez que has dejado el coche conviene hacer un recorrido por todos los puestos y para mí es una gozada, pero me gusta ir sola.

En Las Dalias se pueden encontrar multitud de cosas.

Entrando por la parte principal a mano derecha, hay un puesto de ropa blanca tipo ibicenco, que regenta una señora estupenda, con un aspecto hipie ibicenco y siempre se encuentra algo que te guste: faldas, vestidos, cinturones, americanas… Está expuesto en la calle y para probarte te tienes que armar de valor y hacerlo a la vista del público..

Siguiendo el pasillo, que está abarrotado de puestos, a ambos lados, llegas hasta uno de los puestos en los que más bisutería se puede encontrar.

A mano izquierda hay una placita donde se puede descansar un rato, y tomarte un refresco, y oir un poco de música. Tambien esta placita está rodeada de puestos.

Sigues caminando hasta llegar a otra placita, donde hay otro bar con zumos naturales y buena música.

Sigues caminando y al fondo hay un puesto de piedras, donde encuentras estos minerales de todos los tamaños y colores.

Os cuento en los puestos que suelo parar, pero hay multitud de ellos.

Hay otro, que también me gusta mucho, que un chico muy simpático que fabrica collares y pulseras de semillas que trae desde Brasil y son muy alegres y espectaculares.

No os puedo describir todos los puestos, pero es un mercadillo donde si das una vuelta siempre verás algo que te guste.

Los precios me parecen caros, ya que como todo el mundo compra, pues creo que están empezando a abusar un poco. Es conveniente dar una pequeña batida y luego centrarte en lo que quieres. El mismo producto se puede encontrar en diferentes puestos y también a diferentes precios.

Este año descubrí un nuevo puesto de una hippie italiana que confeccionaba coronas de flores muy bonitas hechas con flores de tela, y de diferentes estilos y precios, me pareció una novedad. Compré una para ponerla en un sombrero de paja y así adornar un rincón de mi casa. Me costó 16 euros.

Tanto su ubicación como los puestos y todo lo que rodea este mercadillo tiene un encanto especial.

mercadillo las dalias

También advertiros que no se ve en una hora, sino que tenéis que pensar en pasaros allí toda la mañana ó toda la tarde. Abren sobre las diez de la mañana y están hasta las siete ó las ocho de la tarde.

Es Canar es otro mercadillo hippie totalmente distinto a Las Dalias. Mucho más grande y ha bajado un poco la cantidad de personas que lo visitan.