Los Jameos del Agua es uno de los espacios más emblemáticos de Lanzarote y cuenta con tres grandes atractivos: una curiosa formación volcánica, la primera intervención arquitectónica en la isla de César Manrique y una sorpresa relacionada con el mundo animal que luego comentaré.

César Manrique es uno de los artistas más conocidos de la isla. Nacido en Arrecife fue pintor, escultor, arquitecto y en sus obras buscó la armonía entre el arte y la naturaleza como espacio creativo y compaginó su obra con la defensa de los valores medioambientales de Canarias. La mayor parte de su obra se halla en su tierra natal.

Su primera intervención arquitectónica fue los Jameos del Agua pero también destacan otras como el Mirador del Rio, el Jardín del Cactus, y el Taro de Tahiche, su casa, donde está la actual sede de la fundación y que hoy día acoge sus obras (esculturas, dibujos, pinturas…) todas estas en Lanzarote, el Lago de la Costa de Martiánez y Playa Jardín (ambos en Puerto de la Cruz, Tenerife), el Mirador de El Palmarejo en La Gomera, el Mirador de la Peña en la isla de El Hierro y ya fuera del archipiélago diseñó el Parque Marítimo del Mediterráneo en Ceuta o el Centro Comercial La Vaguada en Madrid.

Un jameo es una formación volcánica que se crea al derrumbarse el techo de un túnel o tubo formado por una colada de lava, esto sucede cuando el tubo sobrepasa los 20 metros de anchura o bien cuando los gases acumulados producen una explosión. Este derrumbe genera una oquedad circular (el jameo) en el techo del túnel que permite el acceso a su interior. En el noreste de Lanzarote, a pie del volcán de La Corona, (cuya erupción tuvo lugar hace unos 3000 años), se halla uno de los sistemas de tubos volcánicos más extensos del mundo. En algunos de ellos se han formado diversos jameos siendo los más famosos estos a los que me estoy refiriendo, los Jameos del Agua, cuya longitud es de seis kilómetros que se prolongan desde el cráter del volcán hasta que se adentra en el mar en un tramo submarino de un kilómetro y medio denominado “Túnel de la Atlántida”. Está formado por tres jameos o aberturas en el terreno, el “Jameo Chico”, por donde se realiza el acceso al interior, el “Jameo Grande” y un tercero denominado “Jameo de la Cazuela”.

Situación, horarios y tarifas

Los Jameos del Agua se encuentran en el norte de la isla de Lanzarote, concretamente en la carretera que va desde Órzola a Punta Mujeres, en la costa noroeste de la región Malpaís de la Corona, próximo al municipio de Haría.

No supone ninguna dificultad encontrarlo ya que está debidamente señalizado. Lo primero que ves una vez has llegado es la escultura del cangrejo ciego “el jameito” hecha en hierro pintado. Cuando llegamos nosotros a pesar de haber muchos coches no tuvimos problema para encontrar aparcamiento ya que el parking es muy amplio.

Jameos del agua, ¿dónde está?
Booking.com

A la hora de comprar la entrada tuvimos cola, no era excesiva pero si tuvimos que esperar un rato debido a que hay una sola persona vendiendo las entradas.

Los horarios de visita son los siguientes:

  • Diurno: De 10:00 h a 18:30 h
  • Restaurante: de 12:00 h a 16:30 h (Martes, Miércoles, Jueves, Viernes y Sábado)
  • Nocturno: (Martes y Sábados): De 19:00 h a 24:00 h
  • Restaurante Nocturno: (Martes y Sábados): De 19:30 a 23:00 h

Las tarifas son las siguientes:

  • Adulto: 8,00 euros
  • Menores: 4,00 euros (7 a 12 años)
  • Adulto nocturna: 9,00 euros
  • Menores nocturno: 4,50 euros (7 a 12 años)

Los Jameos del Agua nos ofrecen otras posibilidades de visita durante la noche. Un tratamiento singular de la luz y del sonido nos proporciona una visión diferente y aún más espectacular cuando visitamos la gruta de noche. La fantasía creativa de la ilusión ambiental hace de este espacio un lugar único en el mundo, donde se pone de manifiesto que el hombre es perfectamente capaz de integrarse en el medio natural sin destruirlo, resaltando aún más su belleza.

Existe también la posibilidad de comprar una entrada combinada para visitar los Jameos y alguno de los otros atractivos turísticos de la isla. No recuerdo el importe exacto, de todas formas hay un panel informativo con las tarifas o en la propia taquilla te proporcionan la información correspondiente.

No es una visita indicada para discapacitados ni personas con movilidad reducida, para estos últimos supondría una seria dificultad los tramos de escaleras, desiguales y de caracol y algún tramo que presenta cierta dificultad. Tampoco está permitida la entrada con cochecitos de bebé por este mismo motivo

La visita a los Jameos del Agua

El recorrido comienza una vez pasada una pequeña recepción formada por muros de piedra y paredes blancas, siendo este el punto de información y venta de entradas. Desde allí se desciende al tubo volcánico por el “Jameo Chico” a través de una ingeniosa escalera de caracol realizada en piedra volcánica y madera. En este primer espacio destacan la abundante vegetación y algunos elementos ornamentales.

A continuación se abre un pasadizo de 100 m. de largo en cuyo interior hay un pequeño lago de agua marina, su agua es muy clara y transparente. Es un espacio apenas intervenido y conserva la estructura con forma de bóveda de cañón del túnel volcánico. Tan solo un pequeño hueco en la parte superior de la bóveda permite en los días luminosos la entrada de un pequeño haz de luz. En el fondo rocoso del lago se puede observar la “sorpresa” que he mencionado antes, se trata de una especie animal singular, unos minúsculos cangrejos blancos conocidos como “los jameitos” cuyo tamaño es apenas de un centímetro de longitud, siendo únicos en el mundo. Se han convertido en uno de los símbolos del lugar, su adaptación durante milenios a la oscuridad de la cueva y la falta de luz explica que se trate de animales ciegos y albinos (por falta de pigmentación han perdido su color rosado y son completamente blancos) muy sensibles al ruido, al movimiento o a cualquier cambio en la laguna. Incluso el óxido que se genera con la costumbre de los turistas de tirar monedas al agua (algo totalmente prohibido) es una amenaza para su existencia. Aunque estos pequeños cangrejos sean los grandes protagonistas no es la única especie existente, habiendo más de una docena de especies endémicas en este insólito hábitat.

Lo siguiente que descubrimos es el “Jameo Grande” donde destaca su piscina de trazado ondulado, fondo blanco y aguas de color turquesa que contrastan de manera magistral con la oscura roca volcánica. Aquí también se encuentra un precioso jardín tropical con palmeras, cactus e higueras. Junto a ellos y aprovechando los enormes huecos de las rocas se han construidos dos bares y unas pistas de baile. Al final del Jameo Grande se abre un auditorio natural perfectamente acondicionado desde 1987 para realizar conciertos y actuaciones de teatro y ballet. Con una capacidad para 600 personas entre los espectáculos que allí se programan destaca el Festival de Música Visual de Lanzarote. Por último el “Jameo de la Cazuela” se caracteriza por el agua salada que surge del extremo de la roca al igual que un manantial en los montes.

Para completar la visita podemos acceder a la denominada “Casa de los Volcanes”. Se trata de un centro de interpretación y vulcanología muy interesante donde se encuentra información sobre los volcanes y su formación, los procesos de formación de la isla y el origen de los jameos, todo ello presentado de una forma muy didáctica con vídeos, paneles informativos, maquetas etc. La “Casa de los volcanes” es también un importante centro de investigación reconocido a nivel internacional donde se organizan actividades de formación y desde donde se controla la actividad vulcanológica de la isla. Desde este punto también se puede disfrutar de unas magníficas vistas del lugar en si como de los alrededores. A su lado se encuentra la tienda donde se puede comprar algún recuerdo de los jameos o de la isla en general.

Conclusión

jameos del agua

En nuestro caso nos encantó, nos llamó mucho la atención el conjunto en si, es realmente precioso y con mucho encanto, algo único y completamente diferente, es uno de los espacios más singulares de la isla, una visita indispensable para vivir la experiencia de visitar un jameo, o lo que es lo mismo, bajar hasta el interior de una cueva formada por la lava de un volcán y disfrutar de esta maravilla única.

A mí personalmente me gustó mucho la visita a los Jameos, hay mucha diferencia si lo visitas de día o de noche, de día como lo hicimos nosotros y por libre es entrar y verlo a tu ritmo, si lo haces con un guía siempre será algo más caro, aunque a veces puede resultar más interesante… ya que mi cuñada lo visitó de noche, y para empezar ellos entraron por la Casa de los Volcanes-Restaurante etc.- o lo que es lo mismo totalmente al revés que nosotros.-

Nos contaron que les iban explicando todo… no me acuerdo muy bien de las palabras exactas porque esto fue hace tiempo cuando nos lo contaron…. por lo visto en la parte del lago donde están los cangrejos, estaba tapado con una sabana negra muy grande y no podían ver lo que había detrás… y de repente lo quitaron y se encendieron las luces… la música… y que la vista era espectacular… como es algo que no se esperaban se llevaron una gran sorpresa.- les invitaron a una copa.-

Esa es la diferencia de ir con guía a ir por tu cuenta… a veces resulta más interesante que te vayan explicando las cosas, y seguramente sea más bonito si se visita de noche que de día.. pero bueno… también está bien la visita con luz natural.- también es cierto que el precio varía bastante si vas por tu cuenta o con guía.-

Nosotros después de esta visita nos fuimos a Mirador del Río pero estaban a punto de cerrar, el problema es que el horario es igual o muy parecido de los sitios de interés de Lanzarote, con lo cual… tuvimos que volver al día siguiente.-

Si visitas Lanzarote no te puedes ir sin ver los «Jameos del Agua» es una visita obligada, ahora tú decides si los visitas de día o de noche, por libre o con una visita organizada…