Os voy a hablar del sitio más bonito que visitamos, al menos el que más me gustó. No, no es la Catedral, es el Castillo de Bellver.

Se puede visitar su interior, sus torres, sus miradores, su historia, sus salas y su exterior, plagado de grandes extensiones de bosque, además, tiene una situación privilegiada por sus vistas que son maravillosas sobre la bahía y en su tiempo estas vistas le servían para vigilar la entrada a Mallorca de enemigos que quisieran atacar!!!

Dónde está

El Castillo de Bellver se encuentra ubicado sobre una pequeña colina que domina el área entre el antiguo puerto de Palma, Porto Pi, y la ciudad en si misma, rodeado por el bosque de Bellver, la mayor zona verde de Palma de Mallorca, desde donde se disfruta una vista espectacular sobre la ciudad y su bahía. Lo encontramos a tan solo 3 km del centro de la ciudad de Palma y a 112’6 m de altura sobre el nivel del mar.

Si no se tiene coche, hay una subidita bastante pronunciada por la misma carretera, o un camino de bicis y para ir a pie, atravesando el bosque. Yo subí en coche, por lo que no puedo hablaros de si cuesta mucho o no subir andando, pero sólo con mirar desde abajo lo que hay que subir ya cansa, así que recomiendo enérgicamente subir en coche.

Sólo vi llegar autobuses turísticos, y el guiri bus, vamos, el de colores que hay en todas las ciudades, que está siempre lleno de turistas y con dos plantas, la de arriba sin techo, por lo que me temo que línea regular no hay hasta arriba.

Horarios de visita :

Hoteles cerca de Castillo de Bellver
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Mallorca
Buscar

  • De octubre a Marzo de 8 a 17’30 h.
  • De Abril a Septiembre de 8 a 19’30 h.
  • Sábados por la mañana entrada libre para residentes.
  • Domingos entrada libre. Salas y museos cerrados.

Un poco de historia

Fue mandado construir entre 1309 y 1311 por el rey de Mallorca Jaime II, el primer monarca del Reino Privativo de Mallorca, como fortaleza militar y palacio de estilo gótico. Originariamente el castillo fue construido como un palacio de verano. Jaime II no lo llegó a usar; su sucesor, es el Rey que más vivió en el castillo y que más hizo por acabar las obras del Palacio. Posteriormente, con Jaime III, el Reino de Mallorca se extingue y, por lo tanto, el castillo pierde su función de palacio pasando a ser una prisión. Esta función de prisión será la que predomine hasta el siglo XX

Las esplanada, anterior al Castillo parece ser que fue construida unos 200 años más tarde que el Castillo propiamente dicho, sustituyendo algún tipo de fortificación exterior anterior a la actual. Se compone de un antefoso, con un único acceso que debía de ser un puente levadizo, que da a la esplanada en sí. Rodea el Castillo y la torre del Homenaje, adaptándose a las formas de ambas. También, entre la esplanada y el Castillo en sí, se encuentra el foso principal.

Se pueden ver varias áreas en donde se ubicaban cañones para la defensa del castillo. Actualmente se ven perfectamente las troneras y los enlosados de piedra sobre los que se asentaban dichos cañones.

Arquitectura del Castillo de Bellver

El edificio es un raro ejemplar del estilo gótico civil por su planta circular (algo que lo hace único), que custodian cuatro torreones dibujando la rosa de los vientos. Una de ellas unida al cuerpo del edificio únicamente por un puente, denominada Torre del Homenaje, con 33,37 metros de altura es la más alta del castillo. Está construido con piedra de marés, sacada en parte de una misteriosa cantera subterránea que se encuentra debajo del propio castillo a una profundidad de entre 40 y 60 metros, lo que da la sensación de haber agujereado una gran parte del monte.

En el espacio central podemos ver el patio de armas de planta circular sobre el  que se alzan dos galerías superpuestas, una de ellas con arcos de medio punto y techumbre plana, sobre la que se levanta la segunda galería de arcos apuntados y 42 columnas octogonales que se encargan de sostener una bóveda de crucería. La diferenciación de las dos plantas se hizo a propósito: la planta baja era la destinada a soldados, criados, almacenes y cuadras y actualmente podemos encontrar diferentes salas dedicadas a personajes relevantes de las artes en Mallorca. La planta superior estaba destinada a las estancias reales. Dicha diferenciación, vista en los arcos también se da en las cubiertas: abajo, plana y de envigados de madera; arriba, bóveda de crucería que articula el espacio por tramos. El castillo está rodeado por dos fosos, uno exterior y otro interior entre los dos muros enlazados entre ellos

Uno de los prisioneros del Castillo de Bellver más conocidos fue Gaspar Melchor de Jovellanos, antiguo ministro del rey Carlos IV, que permaneció preso desde el año 1802 hasta 1808, donde escribió parte de sus obras, dejando constancia histórico-artística del castillo y el bosque que lo rodea durante su cautiverio.

En el Castillo de Bellver también se alberga el Museo de Historia de la Ciudad, con fondos provenientes de excavaciones arqueológicas. Se pueden ver maquetas y fotografías, del poblado talaiótico de Son Oms, que ha sido destruido con la construcción de la segunda pista del aeropuerto. Personalmente el Museo me pareció bastante cutrecillo y escaso de fondos, pero bueno, realmente el Museo no era lo que me interesaba de la visita

La verdad es que las vistas que se pueden disfrutar desde arriba son maravillosas y altamente recomendables. Ciertamente hace mucho viento debido a la altura a la que te encuentras, pero realmente merece la pena.

Curiosidades

Castillo de Bellver

Una de las que más llama la atención son las inscripciones que hay en las piedras que conforman el Castillo, cada una esta marcada con un dibujo, una letra, un símbolo, y os preguntareis que debe ser eso, a nosotros nos explicaron que cada uno de los obreros que construían el castillo tenía su marca y cada piedra que ponían la marcaban así, a la hora de pagar o a la hora de contar el trabajo que había hecho cada obrero miraban los símbolos. Originales, eh!

Otra es la forma de los ventanucos del castillo, anchos por dentro y estrechos por fuera, muy cómodos para la vigilancia desde el interior y muy seguros ya que desde el exterior son casi imperceptibles, no se puede acceder por ellos y proporcionan una gran seguridad al castillo.

Su foso ancho que como hemos visto en películas servia de protección y rodeaba al castillo. Los niños, cuando lo visitamos siempre preguntan si ponían agua y cocodrilos, que vergüenza me hacen pasar, jajaja!!! Pero no, solo era un foso para aislar el castillo de los enemigos.

Bueno, espero que os haya gustado mi opi, que bueno, no puedo extenderme mas sin aburriros con historia, y es que realmente el castillo en si, merece la pena por ver su patio, la torre del homenaje, y por supuesto por las vistas.

Creo que toda la gente que visita Mallorca no debe perderse la visita al Castillo de Bellver por su historia, por su ubicación y por sus alrededores (con un gran bosque para pasear, disfrutar… y diferentes áreas recreativas para los niños).