Hay atracciones turísticas tan conocidas que es imposible no hacerse una idea preconcebida de ellas, y eso a veces es peligroso, porque luego la realidad no supera las expectativas. Sin embargo en este caso no es así en absoluto, todos sabemos que la catedral de Palma es muy bonita, pero al encontrármela por primera vez me impresionó mucho más de lo que pensaba.

Llegué bastante tarde y no había nadie por la zona. La catedral está muy bien iluminada, y resalta como se merece en la noche de Palma.

La Catedral se conoce como «La Seu», es de estilo gótico levantino, y está situada en una elevación cerca del mar. Una de las mejores vistas es la que hay desde el Parc de la Mar que está justo debajo, o desde la carretera paralela a la costa de Palma.

En uno de los laterales, justo antes de bajar al Parc de la Mar hay un paseo por la muralla muy agradable, y también con vistas espectaculares. En la fachada destaca el rosetón, que el el mayor de estilo gótico, realmente impresionante. También los contrafuertes, que estilizan bastante (además de ayudar a mantener la estructura en pie).

Como digo antes llegué allí por la noche, acabábamos de llegar a Palma y salimos a dar un paseo sin rumbo, ya que no conocemos la ciudad. Encontrarse con la catedral es una gozada. Al día siguiente volvimos por el día, con la intención de visitarla, pero los domingos no se puede entrar al museo, y no hay visitas guiadas, así que aprovechamos que faltaba poco para misa para visitar al menos a la zona en la que se celebra el culto.

catedral palma de mallorca

Hoteles cerca de Catedral de Mallorca
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Mallorca
Buscar

Nada más entrar lo primero que sorprende es la gran amplitud de la nave, y por supuesto las vidrieras, son preciosas y llenan el interior de color. Tuvimos mucha suerte, porque el rato que estuvimos dentro hacía sol, las vidrieras así son mucho más bonitas. Desgraciadamente no se pueden hacer fotos. También pudimos ver el baldaquino de Gaudí, muy curioso, pero no se podía visitar la capilla de Barceló, así que ya tengo excusa para volver.

Sin duda La Catedral el es mayor atractivo turístico de Palma, y el edificio más emblemático de la isla. Verla merece la pena incluso si no se puede hacer una buena visita por el interior, como me pasó a mí. No os la perdáis.