Todos los años viajo a Palma de Mallorca. Uno de los lugares más bonitos que conozco y que no ha cambiado o más bien poco es Sóller.

Dónde está y cómo llegar

Sóller esta situado en la costa Noroeste de la Isla de Mallorca. Es un pueblo bellísimo metido en un valle y a 3 o 4 Km del Puerto de Sóller. Tiene otros pueblecitos al lado que comparten el enclave con Sóller y en total tienen una población aproximada de unos 10.000 habitantes.

Desde Palma se puede ir en un tren turístico que cuesta 14 euros el trayecto ida y vuelta. (En la estación de Palma también se puede comprar un combinado de: tren, tranvía para ir de Soller a Puerto de Soller, y paseo en barco).

El viaje es un poco largo (una hora y pico) pero en parte del trayecto se pueden ver paisajes muy bonitos.

Podemos ver naranjos, olivos muchos de ellos centenarios, que hacen que nuestra vista se recree en la naturaleza.

El tren tiene un horario bastante amplio y suele ir lleno aunque no sea temporada alta.

Sóller, ¿dónde está?
Booking.com

También se puede ir en autobús, que es más económico.

Qué ver en Sóller

Bueno, pues la verdad es que es una ciudad pequeña que en una mañana se recorre, y que más que cosas a destacar, yo destacaría su ambiente en general, su aire distinto a lo demás, y el que es un lugar que te transporta al siglo pasado. Simpre que no te fijes en los cientos de turistas cámara en mano que te rodean por todas partes, claro está.

La Iglesia de San Bertomeu, del siglo XIX, con fachada modernista de Rubió i Bellver, discípulo de Gaudí, y el Banco de Sóller, también modernista del mismo arquitecto, se encuentran en la plaza principal de la ciudad, y son donde queda mejor ha quedado reflejada la influencia catalana en esta ciudad. Ambos edificios son realmente singulares.

También el palacio señorial de Ca’n Prunera, de nuevo modernista, se encuentra como referente en todas las guías turísticas.

En Sóller hay además bastantes casas señoriales de principios del siglo pasado muy bien conservadas rodeando toda la parte del centro de la ciudad.

En general, un lugar muy cuidado, limpio, de ambiente muy agradable y tranquilo, y que se puede visitar en cualquier época del año, aunque en invierno, todo hay que decirlo, llueve bastante en esta zona.

Si os gusta el senderismo, hay varios senderos que parten de Sóller y sus alrededores y discurren por la sierra de la Tramontana. Los hay bastante duros, como la subida por el barranco de Biniaratx, y más suaves, como el camino hacia Deyá a pie. Pero todos ellos son de una belleza increíble.

Y visita obligada es desde luego el puerto de Sóller, pequeño puerto cerrado entre montañas, donde también hay una zona de playa en el que daros un bañito en verano.

El tren de Sóller

Sobre 1890 se comenzaron a estudiar los proyectos para unir Palma con Sóller a través de una línea férrea. Descartados inicialmente por su alto coste, finalmente se iniciaron los trabajos en 1907 y concluyeron en 1912. Para ello fue necesario realizar un túnel de 2800 metros de longitud atravesando los montes de Alfabia, que es como se conoce la parte de la Sierra que cierra Soller.

En 1929 se procedió a la electrificación de la línea y al cambio de las locomotoras. Y desde entonces, todo sigue igual.

Hoy en día las máquinas de este trayecto siguen siendo las mismas que aquellas del año 1929.
Viajar en este tren histórico te transporta a tiempos pasados, a otra época que quizás hemos visto en las películas, pero que aquí podemos vivir. Los vagones de madera, perfectamente conservados en todos sus detalles, los chirridos al moverse, los traqueteos, los túneles angostos sin apenas iluminación…convierten la experiencia en algo inolvidable.

Los paisajes en todo el recorrido del tren en su paso por la sierra son preciosos. Hay quien piensa que en Mallorca solo hay playa. Pues no, además de playa hay muchas otras cosas, y entre ellas está una de las sierras mejor conservadas y más bonitas que quedan en el Mediterráneo, la Tramontana. El trayecto en el tren de Sóller es una bonita manera de comenzar a conocerla.

La llegada a la estación de tren de Sóller nos sigue transportando a otros tiempos. Un edifico sencillo y pequeño, también de principios del siglo XX, acorde en historia con el tren.

El tranvía de Sóller

soller

Pues si Sóller se comunicó con Palma con el tren, en la misma época se construyó el tranvía que la uniría con el Puerto de Sóller, situado a tres kilómetros, y que igualmente hoy en día sigue circulando en su estado original.

Inaugurado en 1913, tanto los automotores y remolques del tranvía que circulan actualmente son los originales de ese año, aunque también llevan jardineras de pasajeros del año 1954.

Es muy auténtico verte aparecer por las calles de una ciudad semejante invento de la mecánica de hace 100 años. Porque si el tren te deja al borde de Sóller, el tranvía lo atraviesa de parte a parte, así que mientras estés recorriendo la ciudad o tomándote un café en la plaza del ayuntamiento lo verás pasar cada pocos minutos.

También os recomiendo que os montéis en él. En primer lugar por la experiencia en sí y por verlo por dentro, y en segundo lugar porque el Puerto de Sóller es muy bonito, y se merece un buen paseo disfrutando de su ambiente marinero.

El puerto tiene 2 faros el de la punta de Sa Creu y el del Cap Gros, en la segunda semana de mayo se celebra la feria y es firo que recrea la batalla entre moros y cristianos recordando la victoria del 11 de mayo de 1561.

Si queréis hacer una excursión, os la recomiendo, yo la hice y me encantó, es una excursión en barca a Sa Calobra. Durante el recorrido se ve Cala Tuent, una cala preciosa con olivos casi a pie de mar y rodeada por una gran montaña boscosa, cuando se llega a la Calobra se sigue un camino a pie pasamos un túnel y llegamos al Torrent de Pareis, un lugar espectacular, es un enorme desfiladero que desemboca en el mar con una calita que invita a darse un chapuzón , un gran sitio para disfrutar la belleza de la naturaleza.

Espero que si habéis estado en Palma hayáis pasado por Sóller y si no lo conocéis , pues, es uno de los lugares que no tenéis que perderos.