Arroyo de la Luz el pueblo de donde es toda mi familia se encuentra enclavado a 19 km de Cáceres por la N-521 hasta pasar Malpartida de Cáceres donde nos desviaremos por la CC-523 que nos llevará a mi pueblo. Un km antes desde el “alto de la carretera”, podremos apreciar sus dimensiones, donde destaca la Iglesia de Nuestra Sra. De la Asunción del siglo XV.

Qué contar de Arroyo de la Luz, el lugar don he pasado muchos de los mejores momentos de una de las mejores estas de mi vida, donde hice buenos amigos.

Arroyo de la Luz en el pasado

Por dónde empezar… primero recordaré como era Arroyo en, para mi, su época dorada, en los años 80. Qué tiempos aquellos, que juergas, éramos una pandilla de unos 15 más o menos, aunque algunas veces aumentaba mucho más, casi todo chicas.

En aquellos tiempos Arroyo de la Luz tenían un ambientazo que para sí quisieran algunas poblaciones de la costa, contaba con dos discotecas, más una sala de baile al aire libre en verano, la “Terraza del Pontones”, llamada así porque estaba a la orilla del río que lleva su nombre y que lo bordea por la entrada del pueblo. Un cine de invierno y otro de verano, infinidad de bares y discopubs, cuyas terrazas en verano aguantaban hasta el alba. A mediados de agosto se celebran las fiestas del emigrante, era el no va más, recuerdo haber empalmado una juerga con otra en esos días, casi 48 horas sin dormir, qué tiempos.

Solíamos celebrar fiestas particulares en los “tinaos”, son como corrales sin vivienda, donde se guardaban la maquinaria agrícola o los animales. Recuerdo una Semana Santa, hicimos una fiesta de disfraces y una de las chicas se disfrazó de novia, la llevamos entre unos cuantos hasta la plaza del pueblo, toda la gente al verla se quedaron boquiabiertos y ésta, muerta de vergüenza, más tarde se vengaría, tirándonos un cubo de agua, pero con la mala suerte de que nosotros salimos corriendo fuera, a la calle, y nos topamos con una procesión, el agua por poco no le cae al santo, que vergüenza pasamos, pero a la vez que cachondeo.

Otra anécdota fue, una tarde después de comer, en verano, vinieron a buscarme unos amigos “¿te vienes a tomar un café a Cáceres?”. Yo estaba en bañador, con chanclas y una camiseta. “Pero con esta pinta!!” comenté yo. “No importa, volveremos pronto”. Pues al final llegué a casa a las dos de la madrugada para cambiarme de ropa y seguir de juerga hasta las siete de la mañana. Imaginar con chanclas y bañador, por los bares pijos y discos de Cáceres, en algunos me hice pasar por guiri hablando en inglés para que me dejaran pasar, las tías flipaban conmigo.

Hoteles cerca de Arroyo de la Luz
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Cáceres
Buscar

Otra costumbre famosa era el ir de vinos, comenzaba sobre las 13 h. y había veces que acabábamos a las 20 h., mis padres nunca me esperaban para comer claro está.

O cuando íbamos a bañarnos por la noche a los Barruecos, un lugar pintoresco de Malpartida de Cáceres, un pueblo a 8 km de Arroyo, yendo para Cáceres, nos llevábamos a las chicas forasteras, hijas de emigrantes de Arroyo, la mayoría del País Vasco y más en concreto de Guipúzcoa.

En fin, el tiempo pasa inexorablemente y todo eso se ha perdido, sólo queda en el recuerdo, hemos envejecido, a Arroyo de la Luz ya sólo van los emigrantes que siguen echando de menos a su pueblo de nacimiento, con sus ahorros han comprado una casa, y sus hijos ya no vienen o vienen poco, éstos han sentado cabeza en sus lugares de origen.

Qué ver en Arroyo de la Luz

Ahora Arroyo me recuerda más a una ciudad dormitorio de Cáceres, en verano la gente veranea a la costa y no como antes que esperaban a que viniéramos los de fuera, para pasarlo bien en vacaciones.

Ahora es una localidad turística, como está de moda el turismo rural, que pertenece a la “Ruta de las Chimeneas”, ya que no hace mucho abundaban un tipo característico de chimeneas que sólo se ve por esta comarca, pero que con las nuevas construcciones se está perdiendo.

Al entrar al pueblo (ver foto de Arroyo) pasaremos por el Rio Pontones, a la derecha está la Charca (así llaman allí a pequeños embalses de agua) Quebrada y a la izquierda la Rachona. Seguimos un poco más adelante, pasado el edificio de “Muegles Niso”, una tienda enorme de muebles, si giramos a la derecha iremos a parar a la Iglesia de San Antón, del siglo XVIII, en la que mi padre junto a su tío, por los años 60, estuvieron arreglando y cambiando las campanas. El púlpito exterior está labrado en tierra granítica, podr dentro es bastante sencilla y por fuera está toda encalada.

Si giramos a la izquierda, pasado los “Muebles Niso”, callejeando llegamos a la Plaza Nueva, que en una de sus esquinas se concentran actualmente los pubs de moda, por lo que los fines de semana tienen bastante ambiente. Proseguimos por la calle Carnicero que une esta plaza con la Plaza Mayor que si no recuerdo mal se llama de la Constitución, que es el corazón de Arroyo de la Luz. Ahí se encuentra el Ayuntamiento, el Centro Cultural, que por cierto hicieron una chapuza mezclando un edificio nuevo con una casa antigua, y la Iglesia de Nuetra Sra. de la Asunción (ver foto). El monumento más importante del pueblo, es Monumento Histórico Artístico Nacional, del siglo XV, con tres puertas de acceso y dos torres, una con el reloj que originariamente era el campanario, y la del campanario actual formado por cuatro columnas romanas encontradas por la zona.

En el interior se encuentra un impresionante retablo con 20 tablas de Luis de Morales conocido como “El Divino” (ver foto). Las esculturas y relieves son obra de Alonso Hipólito.
El templo tiene un única nave cubierta por arcos de medio punto apoyados en pilares.

En frente de la puerta principal, parte una calle estrecha que nos lleva a la discoteca “El Palacio”, llamada así porque está construida en una casa palaciega, encima de la puerta, tiene un escudo heráldico.

Si seguimos por la Corredera, que parte de la Plaza, es una de las calles más largas del pueblo, llegamos a la Iglesia de San Sebastian, situada en la Plaza del Santo, de estilo gótico del siglo XV. Por los alrededores se encuentra aún algún alfarero de los pocos que quedan aún en Arroyo.

Si continuamos vamos a parar de nuevo a la CC-523 y si nos dirigimos a la Ermita de la Virgen de la Luz, a la salida del pueblo nos encontraremos con la Charca Grande, más de una vez he ido a pescar con mi primo a esta charca, alguna que otra tenca, un pez muy codiciado por aquí, ya que tiene un sabor exquisito, cada año celebran el último fin de semana de agosto “El dia de la Tenca”, entre los pueblos de la comarca. El año pasado le tocó a Arroyo, pero ya no es lo que era, o yo lo veo de otra forma.

A escasos km nos encontramos con un desvío que indica a la Ermita, donde se encuentra la Patrona de Arroyo, rodeada de encinas. Muy cerca de la ermita se encuentra el Pozo de las Matanzas. Según cuenta la leyenda a principios de abril de 1.229, en una batalla aquí en la Dehesa de la Luz, en la que no ganaba ninguno de los dos bandos, al hacerse de noche, aparece una mujer con una luz sobre una encina, cegadora para los moros, por lo que al final vencen los cristianos. Agradecidos, levantaron la Ermita en frente de la encina donde se apareció la Virgen, un descendiente de la encina continua allí enfrente de la Ermita, porque no creo yo que haya encinas de más de 700 años.

Desde entonces se celebra el Lunas de Pascua, después del Domingo de Resurrección el “Día de la Luz”, este año se celebrará si no calculo mal el 774º aniversario, y 15 días después la Romería.

A las afueras del pueblo se encuentra el Castillo de los Herrera, del siglo XIV, del que hoy quedan sólo las cuatro paredes y fue utilizado como cementerio hasta principios del siglo XX, recuerdo haber estado en alguna ocasión y haber visto tumbas profanadas, donde se veían los esqueletos casi intactos.

El Convento de San Francisco, del siglo XVI, hasta el siglo XIX que con las amortizaciones de Mendizabal fue abandonado y usado como molino de aceite. Más de una vez nos hemos llevado a las forasteras al comento por la noche de juerga.

Según cuenta mi padre, hace muchos años, descubrieron unos pasillos subterráneos que unían el Castillo y el Convento, y recorrían kms hasta la salida del pueblo, pero esto no sé yo que parte tendrá de verdad y que parte de leyenda.

Las fiestas de Arroyo de la Luz

Arroyo de la Luz

En cuanto a las fiestas, por orden cronológico, están los Carnavales. A mediados de marzo se celebra la Feria de Marzo, antiguamente era una feria de ganado.

El Día de la Luz, la fiesta más grande del año, este es el día que más visitantes tiene Arroyo de la Luz, la Ermita se llena de multitud de Arroyanos y forasteros, sacan a la Virgen en procesión (ver foto) y en la Corredera hay carreras de caballos entre la multitud que abarrota la calle y se va abriendo al paso de los caballos. Aunque esto es muy peligroso, que yo recuerdo no ha habido accidentes muy graves.

Una vez terminada la exhibición, comienza el desfile de carrozas, interpretando cualquier tema, cada año varía en función de lo que esté de moda, en la última que participé, nuestra carroza era sobre el Cocido, y Juan Fernando y yo nos disfrazamos de pastillas de Avecrem. Yo me encargué de hacer el ponche y lo hice tan explosivo que el conductor del tractor que llevaba nuestro remolque cogió tal cogorza que nos llevaba a una velocidad por las calles , que no sé como no nos pasó nada.

El jueves de esa misma semana se celebra la Bajada de la Virgen, la traen desde la Ermita al pueblo y a la entrada de Arroyo, la llevan en procesión por la Corredera hasta la Iglesia de la Asunción, la gente se viste de trajes típicos arroyanos.

El día de la Romería, dos domingos después vuelven a llevar a la Virgen a la Ermita y celebran en la Dehesa el día de la Romería, por lo visto es una de las más concurridas de España, ya que se llegan a reunir varios miles de personas, tanto de dentro como de fuera de Extremadura.

El 15 de agosto se celebran las Fiestas del Emigrante, donde se celebra un festival internacional de grupos folclóricos.

A finales de septiembre se celebra la Feria de Septiembre, con bailes, vaquillas, no sé si seguirán los encierros, en fin, varios días de juerga desenfrenada.En cuanto al arte arroyano, destacar la alfarería, si no recuerdo mal este gremio, se concentraba por los alrededores de la plaza de San Sebastián. En la actualidad su utilidad es solo decorativa, pero aún recuerdo cuando iba con mi abuelo a por agua con la burra, cargada de cántaros, o las tinajas, braseros, etc.

Si visitas Arroyo de la Luz no te vayas sin probar las morcillas frescas, de sangre y cebolla, o la prueba de cerdo o las tencas, un bar especialista era el Carbonilla en la Plaza Nueva, pero lleva ya varios años cerrado, en su lugar han puesto un disco pub.

Espero que os haya gustado mi opinión y experiencia sobre Arroyo de la Luz.