El Monasterio de Yuste se encuentra situado al lado de Cuacos de Yuste en el Valle o Comarca de La Vera, en el norte de la provincia de Cáceres. Mis últimas vacaciones (cada vez menos recientes) las he pasado en esta zona y aprovechamos para visitarlo.

Este monasterio pertenece a la orden de los Jerónimos y fue fundado a principios del siglo XV manteniendo su uso todavía.

Es conocido, sobretodo, porque el Emperador Carlos I de España y V de Alemania vivió allí la última época de su vida hasta morir.

El Emperador Carlos V ya enfermo, peregrinó en un largo viaje que entrando por Cantabria, fue descendiendo hasta llegar a la provincia de Cáceres. Su séquito le portaba literalmente a pie, en un largo viaje que duró meses. Entraron en Cáceres por la provincia de Salamanca, recorriendo el Valle de La Vera, hasta llegar a Cuacos.

Por qué el emperador vino a este lugar? No hay que menospreciar su belleza y tranquilidad de la zona; pero parece que la razón fundamental es que el posteriormente conocido como Don Juan de Austria, vivía en Cuacos. Juan de Austria era su hijo ilegitimo, fruto de sus relaciones con Bárbara Blomberg.

Una vez elegido el monasterio, el Emperador se hospedó en el actual Parador de Jarandilla mientras el Monasterio se adaptaba a las necesidades del emperador: mandó construir un palacio adosado al monasterio, que se transformó así en Real Monasterio de San Jerónimo. Las obras duraron unos meses y pudo instalarse en él definitivamente, y nunca mejor dicho.

Monasterio de Yuste, ¿dónde está?
Booking.com

El Monasterio se encuentra justo después de Cuacos de Yuste. Es un edificio del siglo XV, de piedra, rotundo, levantado entorno a un claustro gótico y delante de un hermoso jardín.

En el siglo XVI, sufrió ampliaciones, construyéndose otro edificio adjunto con su propio claustro, esta vez , de tipo plateresco.

Cuando Carlos V llegó, comprendió que era el lugar adecuado para su descanso y mandó construir sus aposentos. Estos, la verdad, no son gran cosa, para ser la morada de un Emperador. Es la única parte del monasterio, junto con la iglesia y un pequeño museo que hoy en día puede ser visitada, puesto que la orden de los monjes es de clausura y está prohibido el acceso.

La visita comienza a través de un pórtico frente a la fachada oeste del templo. La portada es de las obras realizadas en el siglo XIV. Se accede mediante una rampa que llega a una porticada con columnas toscanas.

Los aposentos del Emperador se reducen a las siguientes estancias:

  • un cuarto para la guardia: a la entrada a la izquierda. Hoy en día hay una exposición de fotos y cuadros relacionados con el monasterio.
  • el cuarto de las recepciones: el primero a la derecha, que cuenta con la silla-trono donde recibía las audiencias, un retrato de la reina
  • el despacho-comedor: situado el segundo y último a la derecha; aquí se encuentra la mesa escritorio donde despachaba todos los asuntos; un sillón preparado para mantener recta la pierna (por la gota), situado en un ventanal perfecto para la lectura y contemplación del espléndido paisaje que le rodeaba: el estanque, los jardines y la huerta.

Si no recuerdo mal, aquí hay un cuadro del rey y la reina pintado cuando el rey estaba viudo ya; pero este quiso tener a su esposa con él y el pintor así lo hizo, pintándola con una piel extremadamente traslúcida. En ese cuadro se aprecia también un reloj de oro y plata que se halla en el pequeño museo adjunto.
Una chimenea como habitación adjunta permitía soportar los rigores del invierno, tan inconvenientes para la gota del rey.

  • el dormitorio: situado el segundo a la izquierda, ocupado casi en su totalidad por la cama con dosel donde murió el rey. Impresiona ver las paredes cubiertas de telas negras, señal de luto de Carlos V por su mujer que murió un tiempo antes que él. Otro detalle más: esta habitación tiene otra puerta, enfrente de la pincipal, que da directamente a la iglesia y que permitía al rey enfermo seguir las misas desde su cama.
  • en el piso inferior, otras 4 estancias, que sirvieron de residencia de verano para el emperador, aunque las disfrutó poco. Hoy en día, se encuentra en ellas la Fundación Academia Europa Yuste.

La iglesia es del siglo XV. El retablo mayor encargado por Felipe II está realizado por Juan de Herrera.

Aún hoy, el Palacio del Emperador sigue amueblado con los muebles auténticos. Esto ha sido posible gracias a que fueron trasladados (no recuerdo adonde) después de la muerte del rey y no fueron objetos del incendio que se produjo años más tarde, durante la Guerra de la Independencia. El palacio queda abandonado hasta 1949, cuando el Estado decide reconstruirlo.
Únicamente entonces, fueron devueltos los muebles.

A la salida, cuando ves los jardines, el estanque, respiras la tranquilidad que hay en la zona, se entiende perfectamente por qué eligió este lugar como su última morada. Aunque, no la disfrutó mucho, ya que tan sólo pasó año y medio hasta el 21 de Septiembre de 1558.

El lema del prior es el siguiente:

“la soledad y el silencio son el medio y el espacio más adecuados para el encuentro con uno mismo, con dios y con todas las cosas”.

Si vais al Jerte o La Vera, este Real Monasterio es visita obligada. Hay que remarcar el trabajo realizado por el guía que aunque se le notaba un poco frío al principio, conocía la historia del monasterio perfectamente y respondió a las múltiples preguntas de los visitantes ofreciéndonos todo tipo de informaciones.

La visita es obligatoriamente guiada; dura menos de media hora; hay horario de mañana y de tarde; el horario de la siguiente visita lo marcan en una hoja en la entrada y la entrada cuesta 2,5 euros.

Contenido de la Guía

Cómo llegar:

monasterio de yuste

Al pueblo que hay que ir es a Cuacos de Yuste

Si vais en coche:

  • Desde Madrid: por la Nacional V hasta la Navamoral de la Mata .
  • Desde Salamanca: por la N630 hasta Plasencia e ir dirección Jaraiz de la Vera
  • Desde Avila: N 110 hasta Plasencia e ir dirección Jaraiz de la Vera.
  • Desde Sevilla: por la N 630 hasta Merida y en Merida por la NV hasta Navalmoral de la Mata:

Si vais en autobus:

  • Desde MAdrid: Sepulvedana: hay un autobús directo a Cuacos de Yuste. Auto- Res: Madrid- Navalmoral de la Mata.
  • Desde Navalmoral de la Mata: Mirat: Navalmoral de la Mata- Cuacos.
  • Desde Plasencia: Mirat: Plasencia – Cuacos.

Horarios

Horarios de Visita:

  • Por las mañanas : de 9.30 a 12.30. Los domingos hasta las 11.15
  • Por las tardes: 15.00 a 18.00 horas

Y espero que después de esta y anteriores opiniones sobre este viaje corto que he realizado, conviertan la comarca y la provincia de Cáceres en general, en visita obligada para vosotros: MERECE LA PENA !!!!