En esta nueva opinión me gustaría hablaros de un precioso pueblo en el que estuve en mis pasadas vacaciones que no conocía y que me recomendaron unos amigos y que de verdad me impresionó por su belleza y por la tranquilidad que se respiraba por sus calles y callejuelas.

Este Pueblo es de Bárcena La Mayor..

Este precioso pueblo se encuentra situado en la Comunidad Autónoma de Cantabria concretamente en el valle de Cabuérniga entre los Ríos Sajas y Arzonzas y está considerado uno de los pueblos más antiguos de la Comunidad y puede que también lo sea de España.

Su origen se remonta al Siglo IX y estando supeditado al Monasterio de Santa maría del Yermo.
Barcena la Mayor su máximo esplendor en el Siglo XVIII, entrando en declive demográfico en la segunda Mitad del siglo pasado.

Esta localidad se encuentra situada a 62 Kilómetros de Santander y a unos 45 Kilómetros de Reinosa.

Llegar es muy sencillo, pues basta con llegar hasta Cabezón de la Sal, al pie de la autovía que une Oviedo con Santander, cerca de Comillas. Desde allí parte una carretera en buen estado dirección Cabuérniga y a unos 23 kilómetros sale el desvío que nos llevará hasta Bárcena, tras otros 10 kilómetros de carretera.
Como podéis ver no estoy hablando de grandes distancias, porque además la carretera está en buen estado. Además de camino, fuimos parando en los distintos pueblos que atravesábamos o que estaban junto a la ruta como Puente de Santa Lucía, Santibáñez, Ruenta o Barcenillas.

Hoteles cerca de Bárcena Mayor
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Cantabria
Buscar

Justo antes de la entrada del Pueblo existe un aparcamiento puesto al pueblo con los coches solo pueden entrar los residentes en la localidad. Lo que en su día era un prado, se ha asfaltado y convertido en un amplio aparcamiento desde el que parte un camino que a unos doscientos metros nos acerca hasta el pueblo. Normalmente cuando entro en alguno de estos pequeños pueblos, soy partidario de dejar el coche a la entrada para poder moverme con comodidad y sin apuros entre sus estrechas calles. Pero en el caso de Bárcena Mayor es una auténtica necesidad, porque es literalmente imposible que en el pueblo puedan no digo ya aparcar, sino entrar la cantidad de coches que a él nos acercamos, puesto que sus calles son relativamente estrechas.

Esto nos permite también tomar unas fotografías o admirar sus casas sin el agobio de coches circulando, o simplemente tapando las casas, como sería de otro modo lo normal si no estuviese prohibida la entrada en el pueblo.

Aunque os diré que cuando llegamos nosotros a Barcena acababa de marchar un autobús repleto de turistas franceses.

Una vez en el Pueblo nos dejamos llevar por su encanto sus bellas de sus casas y por sus calles perfectamente empedradas y por la tranquilidad que se respira en sus calles.

Aunque de Comillas habíamos salido con sol, el día fue convirtiéndose en uno de esos días típicos de la región, como si quisiera que viéramos Bárcena Mayor en su auténtica salsa, con un cielo plomizo amenazando con soltar el agua, por momentos con niebla. Uno de esos días tristes que le daban un aire extraño al pueblo. Las fotos además quedaron un tanto extrañas, porque el sol por momentos intentaba salir sin que tuviera muy claro por dónde hacerlo, por lo que la mezcla de niebla y contraluz le confería un aire de otra época, casi fantasmal a las casas.

La construcción típica de la localidad responde modelo de casa montañesa de hábitat rural de dos plantas con soportar en la parte baja donde hallamos la puerta de entrada a la cuadra un pajar y una escalera de madera o piedra que lleva hasta la vivienda.

Otra cosa que nos sorprendió de este pueblito fue la cantidad de alojamientos rurales, tiendecitas de productos típicos de la Región, en una de las cuales entramos a ojear y no pude a resistirme a comprar una tableta de chocolate rellena de orujo de hierbas que por cierto aún no he probado y posadas para reponer fuerzas y en una de estas fue donde tomamos un café.

Hay una Iglesia del siglo XVII, la Iglesia de Santa María que encontrarás en tu paseo. Otra cosa es que lo encuentres abierto, que no fue mi caso, por lo que no pude ver el retablo barroco del siglo XVIII que destacan las guías.

Y caminando, caminando, llegas hasta el final del pueblo, un hermoso puente con arco de medio punto que desde el siglo XVI atraviesa el puente. Y junto al río un restaurante, que no es el único que puedes encontrar aquí, pues junto al paseo y la belleza de sus plazuelas y casas, Bárcena Mayor es un lugar al que los viajeros vienen a comer la rica gastronomía cántabra. En nuestro caso elegimos un bello restaurante llamado La Franca que se encuentra a la entrada del pueblo. Pero esa es una historia que os contaré otro día.

barcena mayor

La localidad se encuentra rodeada por unos espectaculares y maravillosos parajes y donde se pueden realizar todo tipo de actividades y de dónde se inician varias rutas de senderismo.

Una vez te encuentras en este pueblo parece que te encuentras trasladado en el tiempo a otra época anterior y que te sorprende que aun queden lugares tan bonitos como este para poder disfrutarlos

La verdad es que conocer este lugar fue una cosa estupenda porque pasamos un día estupendo en el que el tiempo nos acompaño para ser últimos de septiembre.

Bueno espero que esta opinión os haya gustado y os animéis a visitar este maravilloso lugar gracias a esta opinión sobre Bárcena La Mayor.