Os voy a hablar un poco de la villa cántabra de Suances desde la experiencia que me ha proporcionado el acudir dos fines de semana este verano.

Para mí es la zona más bonita que he conocido. Las playas son de agua muy fría, y lo bueno que tiene, es que son playas de mucha arena, en la cual se forman como pequeñas lagunitas, que en poco tiempo, tiene agua calentita, para los que tenemos niños o bebés, y así poder disfrutar de esas pequeñas lagunitas. El paisaje es maravilloso.

Lo primero que hay que comentar es la tortura que suele ser entrar un finde cualquiera de verano, con unas colas de coches que hacen que la llegada al pueblo se alargue en demasía. A esto contribuye el que no esté demasiado bien comunicado y excesivamente disperso (uno no sabe si ha entrado o no a Suances).

En verano es un lugar muy atractivo para la gente porque en ella se encuentran 2 playas de gran calidad, con una excelente arena y múltiples posibilidades de ocio. En una de ellas, llamada la playa de «Los Locos», suele haber una gran concentración de surfistas ansiosos de encontrar grandes olas (de ahí el nombre).

Por la parte de la playa de los locos, también tienen como parques con bancos, en lo cuales la gente se pone mucho a leer, especialmente por que allí ahí una tranquilidad increíble.

Los martes, ponen el rastrillo en el centro de la Plaza del pueblo. Tienen puestos de verdura, fruta, y de complementos para la playa. Es bastante amplio, considerando el espacio que tiene la plaza.

Suances, ¿dónde está?
Booking.com

Los sábados en verano se pone hasta la bandera, tanto de día como de noche, y hay grandes dificultades para entrar con nuestro coche en la villa.

Por la noche acude gente de distintos municipios, lo que unido a todos aquellos que hacen noche en Suances, hacen que el ambiente sea algo saturado. Si queréis ver un buen paisaje nocturno, subir mas o menos donde está el faro, que allí tienen una especie de mirador con banco, en lo cuales, sentarse es disfrutar, pues corre un brisa fresquita, y puedes divisar desde ahí todo el pueblo incluida la playa, una verdadera gozada.

Los locales de moda de la noche veraniega en Suances son sobre todo «La Cala» y «La Caracola». Los viernes no tanto, pero los sábados (sobre todo hasta mediados de agosto) aquello está petado.

Hay varios hostales y hoteles donde poder alojarnos, y si el presupuesto es algo más limitado disponemos de un camping cerquita de la playa.

suances

Ahora que Suances con su brisa, su olor a asador de sardinas por las noches, el cielo estrellado, la fuerza del cantábrico arremetiendo contra los acantilados del faro, el castillo iluminado, ese paisaje irrepetible…es una maravilla de pueblo, hasta los dias nublados en pleno verano con tormentas irrepetibles, echo de menos.

Os recomiendo, que no dejéis de ir a este pueblo tan hermoso, a parte que desde allí, podréis desplazaros fácilmente a los demás pueblos conocidos, como Santillana, Santiago de la Ribera, y demás pueblecitos, debido a la corta distancia que está Suances de todos ellos.

Y si vas te aconsejo el hotel Montañés, y para comer bien, tienes en frente del hotel su propio restaurante, que por 10 euros, cabeza. Te vas a hinchar.