Hoy os hablaré de la visita que realicé hace tiempo en este parque de la naturaleza, al que toda persona que le gusten los animales debería al menos si está por la zona del cantábrico, plantearse el realizar una visita.

No es exactamente un zoo ni tampoco una reserva natural como puede ser los safaris que se ven en Kenia, es digamos una mezcla, ya que los animales tienen sus zonas delimitadas pero en la mayoría de los casos, no en todos, tienen mucho más espacio que en un zoo para campar a sus anchas y de alguna manera simular algo más las condiciones que pudieran tener en libertad, dejémoslo en que es como una libertad simulada ya que si que se les da de comer pero para los demás hábitos, los encargados del parque dejan que sea la naturaleza la que siga su propio curso, interviniendo lo mínimo posible.

Cómo llegar

Para entrar al parque de Cabárceno hay dos opciones. Una es entrar por la entrada de la misma localidad de Cabárceno y otra por la entrada de la localidad cercana de Obregón, ya que no nos olvidemos que aquí encontraréis una extensión mucho más grande de lo que puede ser un parque o un zoo normal, ya que cuenta con 750 hectáreas de extensión y unos 20 kms de recorrido interno por la red de caminos o carreteras que posee.

Nosotros enteramos por la entrada de Obregón y después de comprar las entradas en la taquilla, uno de los encargados del parque, te da la bienvenida, y te da un mapa y un CD explicativo de lo que vas a poderte encontrar dentro del parque.

Los precios son de de 20 euros en temporada alta y 14 en temporada baja aunque creo recordar que para los niños o los grupos había descuentos.

La verdad es que el CD está muy bien, pero si queréis que os sea sincero lo oí a posteriori, ya que cuando estás por dentro del parque entras y sales dentro del coche para ver los distintos animales y hacerte las fotos de rigor que la verdad es que no da tiempo de mucho más si quieres verlo todo con un cierto detenimiento pero está bastante bien confeccionado y te da datos bastante interesantes que te ayudan a familiarizarte más con especies que en muchas ocasiones sólo hemos visto en este tipo de sitios ya que no en vano hay animales de todos los continentes.

Cabárceno, ¿dónde está?
Booking.com

Asimismo te explican un poco las normas a seguir dentro del parque para el visitante que no en vano son de pura lógica, aunque algo me dice que el ser humano está reñido normalmente con todo lo que huele a normal, sobre todo en este país, y basta que haya unas normas para creerse más listo que nadie e intentar saltarselas.

Estas normas tan de sentido común son las de no superar una determinada velocidad dentro del parque para evitar accidentes, no acercarse a los animales más de a un determinado espacio de seguridad, no subirte a las vallas o no dar de comer a los animales… Pues bien aun hubo gente que no debe saber leer, en fin no sé si a veces no deberían estar ellos enjaulados en vez de los animales.

En cuanto a los horarios, depende de la temporada en la que vayáis:

  • En temporada alta, del 1 de abril al 30 de octubre, además de todos los festivos y fines de semana del año, el parque abres sus puertas de 9’30 a 18’00 aunque en julio y agosto, el horario lo amplían hasta las 7 de la tarde.
  • En temporada baja, todo los demás días, de 10 a 17 los días laborables y de 10 a 18 los fines de semana y los días festivos.

¿Qué animales se pueden ver en Cabárceno?

Para verlo todo y no perderte o evitar pasar dos veces por el mismo lugar, lo mejor es hacer caso del mapa y sobre todo alguno de los recorridos recomendados o ya trazados. No merece la pena improvisar si es la primera vez que vas y no lo conoces

En definitiva lo que te recomiendan y después de haber estado allí y ver que todo lo que tienen allí montado te lleva para verlo bien un día entero, es que vayas zona por zona y bajando y subiendo del coche constantemente para poder verlo todo de cerca y con un poco de tranquilidad.

Las diferentes zonas en las que está divido Cabárceno son las siguientes:

Zona Oeste

Nada más entrar por la entrada de Obregón tenemos algunos de los restos de la vieja mina sobre la que se edificó el parque, con sus vagonetas, molinos de extracción etc, que aunque sólo sirve de decoración no deja de ser de lo más curioso.

Junto a ellos están el tanque de los Leones marinos: Son pocas las exhibiciones que hay al día, una por la mañana y otra por la tarde. La verdad es que el espectáculo en sí no es nada del otro mundo ya que no tienen más que unos pocos ejemplares aunque hay una especie de animador que hace el espectáculo más llevadero, gastando bromas entre los espectadores y sobre todo haciendo que los niños se lo pasen en grande.

Reptilario: Está bastante bien ambientado, con lagartos muy llamativos pero sobre todo lo que más llama la atención es la colección de las especies más venenosas de arañas y serpientes que te puedes encontrar en la tierra y con bastante información en cada una de las vitrinas acerca de su origen e incluso lo venenosas que pueden llegar a ser. De verdad que con algunas se te ponían los pelos de punta…

Gorilas: Nada más entrar en el recinto, este a diferencia de otros si que está techado, existe un recordatorio a modo de recreación de la cabaña donde Dian Fossey estuvo estudiando a los gorilas durante años, hasta que los cazadores furtivos se la quitaron de encima por las denuncias que les interpuso. PAr alos que no conozcáis el personaje, fue llevado al cine interpretado por Sigourney Weaver en la película Gorilas en la Niebla, que desde aquí recomiendo encarecidamente para los que no la hayáis visto.

Por la fuerza que tienen y lo inteligentes que son, hay dos ejemplares de gorila enjaulados en una especie de urna gigante de cristal. La hembra no tanto pero el macho, allí plantado en su especie de trono, la verdad es que atemorizaba sólo con la mirada.

En esa misma zona existen otros animales de muy diversa procedencia:

  • Tigres y jaguares.
  • Ciervos, gamos y corzos.
  • Y unos simpáticos dromedarios y llamas entre otros.

Zona Sur

Demostración de aves rapaces: Es un espectáculo que merece mucho la pena. Consta de una grada y un semicírculo donde salen los cuidadores con sus guantes y se realiza una exhibición, de una media hora de duración creo recordar y entre las que puedes ver buitres, águilas, halcones, búhos y lechuzas.

Aparte de todos los juegos que realizan con ellos y que hacen deleitar a los allí presentes, lo que sin duda es increible son los vuelos que realizan desde una cima en alto cercana a los que previamente han sido transportados y como a la llamada de silbato del cuidados bajan a toda velocidad planeando con la majestuosidad que representa ver un bicho de estos, mucho más grandes de lo que te puedes pensar, volando hacia tí y pasando literalmente rozándote el pelo, por algo te avisan que ni te muevas.

Cerca de allí hay una especie de aula medioambiental, que a pesar de que nosotros en concreto por tiempo entre otras cosas pasamos un poco de largo, y creo está más enfocado a las escuelas que por allí caigan, creo son necesarias para concienciar a los más jóvenes de lo importante que es preservar los ecosistemas, respetar a las aves y a otras especies y en definitiva que aprendan a amar la Naturaleza, cosa hoy en día que por desgracia no se hace.

Junto a las aulas hay, supongo que para demostración de los encargados, vacas, jabalíes y poneys burros y ovejas, como animales más corrientes y por otro lado más domésticos o más cercanos que sus vecinos de parque.

Osos: Sin dudarlo es de lo que más me llamó la atención ya que están en un área muy grande y son unos cuantos en el grupo. Digamos que al ser un animal autóctono , habrán querido potenciar y mimar para que sean una familia de lo más numerosa y puedan así repoblar supongo en un futuro los montes de la cordillera cantábrica, donde tan pocos quedan ya. Se pasaron el rato jugueteando y aunque parezcan fieros, son de lo más divertido.

Avestruces y jirafas, que creo son con diferencia los más simpáticos cotillas de todo el parque, ya que se acercan a la gente en cuanto ven la oportunidad y otra zona con hienas y un lodazal con hipopótamos, que mira que son feos los jodíos jeje.

Zona Oeste

Lobos: Es otro de los animales que quería ver y que también son autóctonos de aquella zona. Con lo que me gustan, siempre he sentido admiración por el sentido de la manada y la fidelidad a la misma que tienen, y la decepción que me llevé, ya que estaban como en una especie de recinto pero que se encontraba muy por debajo del nivel donde tu estabas, supongo que para que no escapasen de manera que los veías muy a lo lejos y sólo había dos, de forma que aunque pasamos por allí un par de veces, no puede hacer ni una sóla foto en condiciones, una pena.

Elefantes: La verdad es que no habían muchos y como es animal bastante común en zoos, circos y demás, a pesar de llamar la atención por su tamaño, la gente no se paraba demasiado por lo que pude ver.

Otros animales en la zona: Entre otros, ya que son muchas las especies que hay en el parque y de los cuales casi ni te acuerdas del nombre, se pueden ver una zona de canguros, los leones que también están a lo lejos muy a su bola, unos llamativos linces ibéricos, otro de los animales autoctónos y en peligro de extinción y la verdad es que están muy bien cuidados y una pradera con bisontes y caballos trotando a su aire, también una estampa de lo más bonito, casi como ver un reportaje del National Geographic en directo.

¿Merece la pena ir a Cabárceno?

cabarceno

Es un sitio para disfrutar al aire libre de animales a los que ves con mucha más vitalidad que en un zoo por estar en un entorno todo verde, muy sano, muy bien cuidado y sobre todo con un espacio mucho más amplio para correr, en definitiva ves a las especies mucho más en forma, con más vigor que en otros parques similares.

Digamos que es un sitio para ver sin prisa pero sin pausa y que quizás en un día, lo puedes ver todo bien, pero sin estar demasiado tiempo en una misma zona a no ser que quieras recrearte viendo algo y sacrificando otras cosas ya que como digo especies hay unas cuantas y con los espectáculos echas el día con una agenda bastante apretada.

Ahora bien lo que no acabo de comprender bien es como ciertas especies se pueden aclimatar a ese tipo de clima ya que vienen de continentes donde hace bastante más calor y mucha menos humedad.

Esto abre el debate de siempre, de sí realmente allí son felices.

Está claro que hay muchos que nacen ya en cautividad por lo que para ellos todo lo que conocen es su espacio cerrado, y otras especies que al estar en peligro de extinción, los acogen los zoos y demás para mantenerlos con vida pero siempre existirá el dilema existencial de si deberían estar de libertad o no o de sí se debería hacer negocio con la cautividad de los animales.

En este caso yo he de decir que la sensación que saqué por su aspecto de limpieza, salud y viéndolos corretear y jugar es que es un sitio en el que no están nada mal.

Para finalizar decir que por allí dentro existen restaurantes , bares y alguna que otra tienda, supongo que bastante caras aunque no estuve en ninguna así que no os puedo decir, pero lo más normal es quedarte a comer por allí de bocata y así de paso aprovechar más el tiempo.

Así que os lo recomiendo sin lugar a dudas, no es que sea barato del todo, pero teniendo en cuenta que puedes estar todo el día, e incluso entrar y salir con la misma entrada, con lo que si lo deseáis podéis ir a comer al hotel, casa etc donde os alojéis y volver, creo que es un sitio ideal para ir a pasar un día en familia, sobre todo un sitio donde ya no sólo los niños sino los mayores lo pasarán bien, si os gustan los animales claro está, sino mejor buscar otro tipo de entretenimiento.