El monasterio de San Jerónimo, uno de los mas grandes y valiosos santuarios granadinos, también ha sido uno de los que más ha sufrido el deterioro, producto de la desamortización y la utilización militar de un recinto religioso.

Contenido de la Guía

Dónde está

Este precioso monasterio se encuentra en la calle Rector López Argüeta, concretamente en el número 9, muy cerca de la catedral de Granada.

Al frente del monasterio está la Comunidad de Monjas Jerónimas, que se dedican a la vida contemplativa, por lo que no atienden personalmente.

Se puede entrar por dos calles. Se entra a una especie de jardín muy cuidado, y a lo que es el monasterio tenemos que pasar por una sala pequeña donde venden las entradas, así como diversos productos religiosos y productos realizados por las monjas, como dulces y bordados.

De ahí se pasa al claustro, que tiene en el centro un jardín de naranjos.

El monasterio es precioso, y a lo largo del claustro tiene muchas obras de arte, pero lo que de verdad es una maravilla es el Templo, la iglesia propiamente dicha. Es precioso, y el retablo es una verdadera obra de arte.

Monasterio de San Jerónimo, ¿dónde está?
Booking.com

La entrada cuesta 3.50 euros, aunque yo iba con un bono turístico que la tenía incluida.

Su historia

Fue fundado por los Reyes CAtólicos para la Orden Jerónima en el Real de Santa Fe, pero al de un tiempo se trasladaron a Granada.

Comenzaron a construirlo en 1496, y para mejorar la fundación los Reyes Católicos cedieron en 1504 nuevos terrenos.

El encargado de las obras fue Jacobo Florentino, aunque como falleció en 1526, le sucedió Diego de Siloé.

Los monjes llegaron en 1521, aunque la Ley de la Desamortización arruinó al monasterio y los expulsó el 18 de agosto de 1835.

San Jerónimo perdió primero parte de su torre hace mas de un siglo, cuyos materiales usaron los franceses para construir el llamado Puente Verde del Genil. La orden había sido expulsada y desprendida de la propiedad, y el monasterio se convirtió en instalación militar y sus jardines fueron cuadras de los caballos.

Este monasterio no solo ha sufrido el expolio y la falta de cuidado, sino que su entorno se ha visto también amenazado a medida que se expandía la ciudad. El monumento estuvo aislado, en el campo, y constituía el final de la ciudad, hasta la década de los 50. Ya en 1943 el Anteproyecto de ALINEACIONES preveía frente a él la construcción de una gran plaza, mediante la cual el monasterio quedaría proyectado hacia la sierra. A medida que se conformó la plaza Gran Capitan, Melchor Almagro y se planteó el campus de Fuentenueva, el ancho campo que se extendía frente a San Jerónimo, donde sólo se ubicaba el convento de las Madres Riquelme, empezó a verse amenazado por las especulaciones inmobiliarias, que pusieron en peligro las edificaciones colindantes de las Hermanitas de los Pobres y Colegio de la Presentación.

Hasta el 1 de junio de 1977 no fue ocupado por las actuales monjas.

monasterio de san jeronimo

Durante la segunda mitad de los 80 y aún en los 90 se han levantado numerosas edificaciones de viviendas en torno a la calle Profesor Sainz Cantero, por un lado, y en el otro extremo de la parcela, en Rector Lopez Argüeta. De entre ellas destaca la nueva biblioteca de Andalucía, ubicada precisamente en esta calle, un vanguardista edificio de tres plantas dotado con los medios culturales más avanzados: salas audiovisuales, de cartografía, etc., además de una completa colección bibliográfica y una modernísima estructura interna.

Pero, a pesar de la protección, casi a la fuerza, otorgada a la zona, hay quien se ha visto inevitablemente perjudicado por el desarrollo urbanístico. Es el caso de las religiosas del Santísimo Sacramento y Maria Inmaculada, mas conocidas como Las Madres Riquelme. Su casa, construida en 1893, se encuentra en el centro de la parcela que conforma el Monasterio de San Jerónimo y la avenida de Fuente Nueva. Sus terrenos, que se extendían por toda esa zona, se han visto disminuidos con el tiempo, aunque conservan el reducto de este valioso edificio rodeado de naranjos y limoneros. Al lado han construido recientemente una residencia de universitarias. Ahora, gran parte del espacio libre existente en esa parcela está destinado a aparcamientos para los profesores y alumnos de los centros universitarios ubicados en Rector Lopez Argüeta.

Además del monasterio de San Jerónimo y la casa de las Madres Riquelme, el otro edificio importante del entorno del monasterio es la antigua residencia de las Hermanitas de los Pobres, construida en 1874, con la que termina la calle Gran Capitan. El complejo fue adquirido por el Ayuntamiento de Granada a primeros de los años 80, y las Hermanitas de los Pobres se trasladaron al Zaidín, a un moderno inmueble en un gran solar junto al colegio El Carmelo. El edificio de Gran Capitan se convirtió en sede de la delegación de Cultura del Ayuntamiento, y ahora lo es de la de Obras Publicas, aunque gran parte del complejo va destinado a usos culturales: la capilla se ha acondicionado para sala de exposiciones y galería de arte, y además se ha habilitado un salón para usos múltiples.

Os recomiendo la visita. Cuando yo fui no había nadie, así que la paz del lugar se notaba mucho más.

Y una cosa que me encantó es que oí cantar a las monjas, un verdadero regalo para el oido.