Durante mi visita a Zaragoza hace unos años, dediqué varios fines de semana a hacer excursiones por los alrededores y a uno de los lugares a los que me acerqué fue a Belchite. Iba para ver lo que creo que es lo más conocido de esta población, las ruinas del antiguo Belchite, que se encuentran separadas un poco del lugar donde se alza la nueva población.

Belchite (Zaragoza) se encuentra a unos 50 kilómetros de la capital. Además del pueblo habitado se ha conservado el “pueblo viejo” como se denomina a las ruinas que quedaron tras las contiendas de la guerra civil.

A este se accede a través del Arco de la Villa, en estilo barroco-mudéjar del siglo XVIII y que da acceso a la calle principal y al final de ésta a la iglesia donde se ha perdido la cúpula pero quedan en pie los muros principales así como restos de decoración y marcas de balas en sus paredes. También se conserva la torre del reloj de estilo mudéjar.

Todo el conjunto fue declarado Bien de Interés Cultural en 2001.

Supongo que es algo bastante conocido, pero para el que no lo sepa no está de más contar que tras la Batalla de Belchite de la guerra civil española, la villa, que era bastante importante, quedó casi totalmente arrasada. Una vez acabada la guerra se decidió no tocar nada y no reconstruirlo, y levantar un nuevo pueblo cerca del anterior. Así el antiguo Belchite quedó abandonado y en estado de ruina. Desconozco por qué se tomó esta decisión, ya que la mayoría de pueblos y ciudades arrasadas durante la guerra civil se reconstruyeron y en ellas ya no es posible ver los efectos de la contienda. En cambio visitando las ruinas del antiguo Belchite comprendes la dureza de aquel desastre, sin ninguna duda.

Las ruinas también han sido mucho tiempo conocidas gracias al rodaje de numerosas películas y programas de radio o televisión como “Cuarto Milenio”, en cuatro, gracias a los fantasmas que supuestamente quedaron entre las ruinas y las psicofonías que algunos dicen haber grabado allí, especialmente en la iglesia, un lugar donde cuentan que murió mucha gente. Por si os preguntáis si vi o escuché espíritus… no… jaja. …Pero no me extraña que la gente crea verlos, pues es un lugar triste y tremendamente fantasmagórico.

Pueblo viejo de Belchite, ¿dónde está?
Booking.com

Las ruinas no están acondicionadas en absoluto para visitas turísticas. Están simplemente allí en mitad de la nada tal cual quedaron, con un trozo de terreno enfrente en el que se puede dejar el coche. Los únicos carteles que había eran advertencias de peligro por desprendimientos, y ya está. A pesar de ello son un lugar muy visitado y es que sinceramente impresiona y mucho.

El pueblo es bastante grande y puedes caminar con su calles donde todo lo que ves son casas en ruinas, medioderruidas. Al poco de caminar allí solo oyes silencio, y las piedras y muros transmiten dolor. Es una total desolación. Conforme pasas casas y más casas con los techos caídos y las paredes destrozadas comprendes la magnitud del sufrimiento que tuvo que haber allí, y lo estúpidas que son las guerras y la violencia. Dejarse la piel luchando para al final perderlo todo si antes no perdiste la vida, y dejar solo pobreza.

Destacando entre las casas desoladas se encuentra la iglesia. Bastante grande, la pobre está hecha polvo, semiderruida. No me atreví a entrar porque realmente el aspecto que tiene es de que en cualquier momento puede venirse abajo y daba un poco de miedo.

De hecho, el estado de algunas calles da miedo porque parece que algunas partes de las casas pueden desmoronarse en cualquier momento. Cuando llevaba bastante rato allí pensé en volver al coche para coger el casco de seguridad, que por trabajo lo llevaba en el maletero, aunque al final pensé que mejor no acercarse a ningún sitio que pareciera que podía sufrir desprendimientos u hundimientos y ya está.

belchite

Como recomendación, visitadlo con calzado deportivo y a hora temprana pues no hay luz y en cuanto atardece se hace peligroso debido a los cascotes que hay por todas partes.

La visita me pareció tremendamente interesante y desde luego forma parte de nuestra historia y la de la humanidad. Para aquellos que hemos nacido no solo en tiempos de paz sino en lugares pacíficos creo que es bueno que tengamos presente y reflexionemos un tiempo sobre las consecuencias de las guerras y sus causas, algo que aunque nos parezca lejano, bien mirado en el tiempo no lo está tanto.