Hacía mucho tiempo, demasiado que no iba al Parque Natural del Monasterio de Piedra, apenas lo recordaba y tenía ganas de volver. De hecho al hacer el recorrido he ido de sorpresa en sorpresa , porque en mi memoria solo guardaba el recuerdo de la famosa Cola de Caballo, la más alta de todas sus cascadas, pero hay muchas más cosas que merece la pena descubrir.

El capricho del agua que discurre y se escapa del cauce del río Piedra ha creado saltos, cascadas, grutas lagos.. envueltos en roca y verde, que parecen surgidos del fondo del océano , algo aparentemente posible y que con el transcurso de los siglos ha sido tomado por el agua dulce.

Cómo llegar

El recorrido para llegar a este parque natural , al abrigo de las sierras del Sistema Ibérico, se puede hacer por carretera , autovía A-2, dirección Madrid-Barcelona salida Km. 204 (Alhama de Aragón – Monasterio de Piedra); o bien, en la misma autovía dirección Barcelona-Madrid salida Km. 231 (Nuévalos – Monasterio de Piedra). Desde la salida de A -2 hasta Nuévalos puedes disfrutar de una carretera en la que también abunda el agua, en este caso el gran embalse de la Tranquera, una vez en dicha localidad, puedas optar por hacer la senda a pie hasta el Monasterio..

Cuando llegamos encontramos la entrada claramente señalizada, con una taquilla en la que podemos adquirir las entradas, hay aparcamiento gratuito en el exterior y en el interior hay restaurantes y una tienda ; además de los dos accesos, uno al Conjunto Monumental y otro al Parque Natural. El precio de la entrada a ambos lugares es de 15 euros, e incluye una visita guiada al monasterio

El recorrido completo por el Parque Natural del Monasterio de Piedra dura unas dos horas, si incluyes el camino extra hasta el Mirador de la Puerta Negra, tendrás que añadir una hora más

Historia del descubrimiento del Parque Natural

Nos transporta al siglo XIX, 1860, fecha en la que Juan Federico Muntadas, artífice y descubridor del Parque y de la Gruta Iris, convirtió al Parque Natural en una visita turística obligada y que se ha mantenido hasta nuestros días. Con el añadido del Monasterio como conjunto monumental a su lado. Siendo el parque natural de gestión privada que más visitantes recibe en España.

Hoteles cerca de Parque Natural del Monasterio de Piedra
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Zaragoza
Buscar

Fue Muntadas en el que recuperó un recinto que tras la desamortizacion había adquirido su padre, Pablo Muntadas. Se interesó por la plantación de árboles, facilitó la creación de rutas, implantó las primeras piscifactorías del Estado (1867).

El Parque fue declarado en 1945 Paraje Pintoresco Nacional, estando dentro de la red de espacios protegidos de Aragón y en el año 2010 fue declarado Conjunto de Interés Cultural en la categoría de Jardín Histórico

Recorrido por el Parque

Al entrar desde la plaza de San Martín , el nombre que recibe la explanada junto al monasterio en la que se congregan varios de sus servicios (restauración, servicios, taquillas,…), nos deja en medio de un frondoso panorama de caminos arbolados : plátanos, castaños de indias, alméces, fresnos, chopos y saúcos.

Allí encuentras un camino con dos tipos de flechas , azules (que te conducen al recorrido por los diferentes lugares claramente señalizados con su nombre) y las rojas (que te van indicando la salida del Parque) . Muy cerca puedes acceder directamente al Mirador de la Cola de Caballo, la caída de agua más alta del Parque, y también se encuentra el busto de Federico Muntadas y Jornet.

Al comienzo vamos dejando el Edificio del Monasterio, convertido en parte en un hotel a la derecha, mientras nos dirigimos a través de una pendiente arbolada hacia la primera de las Cascadas El Baño de Diana , una doble cascada en dos espacios diferentes, la segunda caída se forma con la laguna que se forma de la primera, después veremos a nuestra izquierda el lago de los Patos . El recorrido nos lleva hasta otra de las cascadas, La Trinidad , con tres caídas de agua de menor a mayor, a través de rocas cubiertas de musgo, con múltiples chorreras, a su derecha tiene un puente de madera y muy cerca se encuentran tres grutas , llamadas Pantera, Bacante y Artista

Después nos dirigimos a la Cascada de la Caprichosa , desde mi punto de vista muy bella, y una de las más anchas del Parque, encontrándose como en un segundo plano tras la pequeña laguna que se forma delante de la caída del agua. A su lado unas escaleras te conducen al mirador de la cascada, desde el que puedes ver el Monasterio y también el agua desde arriba, pero si lo prefieres también puedes ver esta caída de agua desde abajo si te asomas a una valla de madera construida al efecto.

Posteriormente encontramos Los Vadillos – pequeñas cascadas de agua en serie dentro del cauce del río – y el Parque de Pradillo, hasta que llegamos a los Fresnos Altos, una serie de Rocas recortadas desde las que el agua va cayendo lateralmente en forma de escalera, a través de múltiples chorreras, según vamos bajando por la pendiente, para encontrar las cascadas de los Fresnos Bajos según giramos a la derecha.

Si continuamos nuestro recorrido accedemos a la Cascada Iris , una grupo de rocas bastante altas, por la que cae el agua de forma intercalada, creando un bonito conjunto, junto con un puente de madera, que nos conduce a la gruta que tiene su mismo nombre, y que tras bajar varios grupos de escaleras, con una fuerte pendiente, y a través de la que podemos ver la parte baja del parque, nos conducirá a la parte de atrás de la Cola de Caballo con sus cincuenta metros de caída, que podemos ver también desde fuera, gracias a una terraza .

El Interior de la Gruta Iris , es bella, con un agua turquesa y sobre todo viendo la caída de la cascada desde atrás lo que implica que con el aire y la corriente el agua te alcanza, igual que la que cae desde el techo de la gruta. Un pasillo llano de roca con forma cóncava e iluminado nos conduce de nuevo al Parque , esta vez hacia el Pie de la Cola de Caballo y desde el que puedes ver la bella caída del agua.

El recorrido nos lleva hacia una zona de piscifactorías que surten de truchas de diferentes tamaños a los restaurantes de la zona. Desde allí nos acercamos a una de las zonas más bellas del Parque, al menos para mí, el Lago del Espejo , al pie de la Peña del Diablo. Ese Lago es realmente un espejo en el que podemos ver, los árboles, los puentes de madera y las peñas de alrededor.

Un espacio de descanso al final y la llamada Fuente del Señor, nos conduce hacía la Cascada de los Chorreaderos, la Gruta de la Carmela y la Cascada Sombría , la última cascada, con la que recorres el cauce del río Piedra . En la salida nos espera el Centro de Interpretación de Aves Rapaces , en el que puedes ver todas las Aves fuera , que realmente son muy bellas y una demostración de sus habilidades.

Al final podemos disfrutar de una ruta adicional , de quinientos metros, que nos lleva al Paseo de la Olmeda, El Cañar y el Mirador de la Puerta Negra.

Sobre el Conjunto Monumental del Monasterio

Su Claustro y la Sala capitular, el altar, la cocina y la iglesia… son una muestra de los estilos arquitectónicos que se combinan en él : mudéjar, románico, gótico, renacentista y barroco.

Antes de la llegada de los monjes del Císter había, en lo alto de una colina al otro lado del río, un pequeño recinto defensivo musulmán llamado «Piedra Vieja». Su posición era estratégica, junto a una de las vías que comunicaban la ciudad de Zaragoza con la Meseta y a la confluencia de tres ríos: el Piedra, el Mesa y el Ortiz.

Cuando fue conquistado este enclave por los aragoneses, el rey Alfonso II lo donó en 1194 a la Orden cisterciense y ese mismo año partieron doce monjes de Poblet – de ahí la similitud de estilos, junto con un abad, Gaufrido, a fundar allí un monasterio, que se construyó entre los años 1195 y 1218.

Como curiosidad además de su historia, dentro de la visita guiada podemos ver la cocina donde se elaboró chocolate por primera vez en Europa , gracias a un monje procedente del Monasterio, fray Jerónimo de Aguilar, que envió desde América aquel exótico producto denominado cacao con la receta para preparar una estimulante bebida que los aztecas llamaban xocolatl.

Otras visitas curiosas son la sala de carruajes, el refrectorio y también los antiguos cilleros o almacenes monacales , que hoy alojan al Museo del Vino.
El Monasterio de Piedra también tiene su muralla medieval de la que sobresale la llamada torre del homenaje, habiéndose especulado con que esta torre fuese anterior a la edificación del resto del monasterio.

Lo que no te puedes perder es el Claustro con sus bóvedas de crucería gótica y los capiteles del Monasterio . Es una pena que las consecuencias de la desamortización no nos hayan permitido contemplar el interior de la Iglesia al completo, por la venta de las tejas al peso, lo que hizo que el techo se viniera abajo y las esculturas con su cabeza puesta, ya que en su mayoría están “decapitadas”

Y también os recomiendo tomar un café en el Hotel , lo que os permitirá recorrer esta parte del Monasterio restaurado que también merece la pena. Especialmente su escalinata y sus bóvedas de cruceria, junto a un curioso y enorme reloj que preside una de las paredes.

Mis sensaciones sobre este Parque Natural

Monasterio de Piedra en Zaragoza

Me encanta este bellísimo lugar en el que se puede ver la riqueza natural de sus densos bosques de ribera, uno de los ecosistemas de mayor importancia biológica que podemos disfrutar ahora mismo, entre montañas y agua.

Es un auténtico lujo escuchar la caída del agua y su discurrir por los diferentes tipos de cauces existentes en el Parque , aprovechando el recorrido por los senderos a la sombra de los árboles de ribera. Me gustó esa Gruta Iris, desde la que puedes completar el interior de la mayor caída del agua del Parque Natural del Monasterio, y también su tranquilo Lago del Espejo

En definitiva, si no lo conoces, debes visitarlo, al menos una vez en tu vida, porque es un auténtico lujo para los sentidos , a ser posible entre semana, para disfrutarlo sin demasiados visitantes y con un calzado cómodo que te permita pasear con tranquilidad y subir y bajar sus escaleras sin problemas.

Horario y precios de visita

El horario de visitas es de abril a octubre, de 10 a 13,15 h y de 15 a 19 h. Para las entradas el resto del año, de 10 a 13,15 y de 15 a 18 h.

15 euros la entrada al Parque Natural que incluye la visita guiada al Monasterio.