La iglesia de S. Felipe se encuentra en Zaragoza en la plaza a que da nombre, antes de hablar de la iglesia comentemos un poco el bello entorno que le rodea.

Se encuentra en pleno casco viejo de la ciudad, entre sinuosas y estrechas calles que nos recuerdan los tiempos de la Zaragoza musulmana, allí se abre la plaza de S. Felipe, llena de palacios renacentistas como son:

El palacio y torreón de Fortea, de estilo renacentista, actualmente de propiedad municipal y sede de exposiciones permanentes de artistas plásticos famosos tanto aragoneses como de otras regiones.

El palacio de Argillo, precioso y monumental palacio de estilo renacentista aragonés con un precioso patio porticado, y sede permanente del museo Pablo Gargallo exponiéndose tanto esculturas como dibujos y bocetos de este genial escultor, también podremos admirar en este museo la enorme y famosa obra «el profeta». En la puerta del palacio expuestas flanqueando la entrada al palacio en el exterior se encuentran las célebres figuras ecuestres denominadas «saludo olímpico»

Palacio Fuenclara se encuentra un poquito desplazado de la plaza, también una joya renacentista, aunque en estos momentos está en fase de restauración, desde la verja de entrada se puede ver su patio decorado con azulejos multicolores y la gran escalinata que da a la zona superior (durante años ha sido un cine)

En esta plaza se ubicó la «joya de Zaragoza» denominada por el pueblo «la torre nueva» que tenía la peculiaridad de estar inclinada al igual que la de Pisa y fue derruida por intereses político-especuladores a final del siglo XIX, esta torre media más de 80 metros y era la única torre mudéjar de carácter civil de España, su campana avisaba de las horas, posteriormente se le doto de un reloj. Y durante los trágicos sitios de Zaragoza (1808) fue el punto de observación (era el bastión más alto de la ciudad) desde el que se vigilaba el movimiento de las tropas francesas para poder preparar los puntos de defensa, así como de avisar cuando disparaba la artillería francesa para poder poner a salvo a la población, a toque de campana.

Iglesia de San Felipe, ¿dónde está?
Booking.com

En el suelo de la plaza hay un enlosado en forma octogonal que marca el lugar donde se ubicaba la torre como póstumo recuerdo.

Además de lo artístico cabe destacar que en los alrededores de la plaza, la calle el temple( llamada así porque se ubicaba aquí la abadía templaría, de la que solo quedan los sótanos), contamina, manifestación.., se encuentra lo que los zaragozanos denominamos el casco, que son pequeños pubs (más bien cutres, pero con buen ambiente) con una increíble animación nocturna. En la misma plaza S. Felipe hay dos de los más clásicos pubs de los noctámbulos zaragozanos, el Planta Calle y la Bodeguilla (tras una empinada escalera el pub está montado en una antigua bodega medieval.)

Para terminar este recorrido comentar que estamos hablando de una plaza que está a escasos 5 minutos andando de la plaza del Pilar, y a la misma distancia de las murallas romanas y plaza de España, supercéntrico

La iglesia de San Felipe

Su estilo y decoración es barroco.

El exterior del templo es más bien austero, excepto su puerta, construido en ladrillo caravista y no llama mucho la atención su aspecto externo en cuanto a decoración.

Tiene planta de cruz latina.

La puerta sí que es vistosa con sus dos majestuosas columnas retorcidas de estilo salomónico de piedra negra que forman conjunto con una bonita portada de estilo barroco que rodea el medio punto del arco de la puerta. Encima de cada una de las columnas se encuentran las figuras de S. Felipe y Santiago el menor a quienes está consagrada. Y en lo alto de la portada la imagen de Santa Elena.

Poca gente sabe que esta portada pertenecía a la basílica del pilar, pero en una de sus numerosas obras de ampliación se trasladó a esta iglesia donde todavía sigue.

Además de la portada cabe destacar el precioso púlpito dorado de la iglesia (también barroco), así como una serie de figuras de los apóstoles flanqueando la nave central y que nos conducen hacia el altar donde veremos un bonito bardaquino que lo cubre y que sigue el modelo de el bardaquino del vaticano de Bernini, también con columnas salomónicas de mármol negro de la región e imaginería que representa de nuevo a los santos a que está consagrada y las virtudes teologales.

El interior de la iglesia está compuesto por tres naves con un atrio sobre el que se asienta el coro

Es sede de la cofradía de Jesús de la Humillación, María Santísima de la Amargura, San Felipe y Santiago el Menor, con preciosos pasos de imaginería barroca cuyas imágenes se pueden ver en el interior de la iglesia.

Su nombre completo es San Felipe y Santiago el Menor, y ocupa el solar de otra iglesia derruida para hacer está más grande a finales del siglo XVII.

La financiación de la obra corrió a cargo de los marqueses de Villaverde, antiguos dueños del palacio de Argillo (están adosados palacio e iglesia) a cambio de tener un paso privado del palacio a la iglesia.

Opinión personal

iglesia de san felipe zaragoza

Es una iglesia con su encanto, pero sin ser gran cosa, excepto los elementos que describo.

Pero sí que es un bonito paseo darse una vueltecita por esta plaza y ver el conjunto de palacios e iglesia, pisar el octágono que ocupo la torre nueva e imaginar su perdida majestuosidad, contemplar los atletas ecuestres de Gargallo…

Si la visita es diurna aconsejo visitar el museo Pablo Gargallo, si es nocturna, la iluminación es bonita y… cada tres pasos hay un pub donde beber y bailar.