Basílica de Nuestra Señora del Pilar

Quisiera acercaros un pedacito de mi tierra, para que la conozcáis un poquito mejor, y animaros a visitarla si tenéis ocasión. Como ya todos deberíais saber, en 2008, la Expo vino a Zaragoza, se celebró aquí, a orillas del Ebro, y aprovechando la ocasión, que mejor oportunidad para visitar la Basílica del Pilar.

Ana Belén cantaba una canción a la Puerta de Alcalá que me gustaría modificar un poco: Ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo… la Basílica del Pilar. Pues sí amigos. Ahí está. Y lleva mucho, mucho tiempo. Espero que después de leer mi opinión completa entendáis el porqué de estas palabras. Hay ciudades en el mundo que con solo nombrarlas, enseguida asocias a un monumento en particular, o viceversa, diciéndote el monumento enseguida asocias el nombre de la ciudad. Casos claros serían el del acueducto de Segovia, la Giralda de Sevilla, la Alhambra de Granada, la Cibeles de Madrid… y qué coño: la Basílica del Pilar en Zaragoza.

La Basílica del Pilar se erige, majestuosa, a orillas del Ebro, en la margen derecha. El Ebro es el gran río de Zaragoza. La divide en dos. Si os encontráis en la margen izquierda, únicamente debéis cruzar el puente de Piedra para encontraros con la Basílica. La imagen de la Basílica desde este puente, o sobre el de Hierro – un poco más lejano – es onírica: el marco ideal para sacar unas fotos y llevarse un recuerdo gráfico de Zaragoza. Si por el contrario venís por la margen derecha, una vez lleguéis a la Plaza de España (en el centro mismo de la ciudad), sólo tendréis que bajar por la calle Alfonso y ya veréis, al fondo, la imagen de una virgen tallada sobre piedra blanca en la misma fachada de la Basílica.

La ubicación es inmejorable: en la plaza del Pilar, recientemente dotada de WiFi gratuito (por si venís equipados de un ordenador portátil), podéis encontraros también con el Ayuntamiento de la ciudad, la antigua Lonja (reconvertida en museo) y si cruzáis la calle Don Jaime I, la plaza de la Seo, donde se encuentra la catedral de la Seo y donde podréis bajar al subsuelo de la plaza para ver los restos históricos de la antigua Cesaraugusta (nombre que los romanos daban a Zaragoza). Enfrente de la Basílica tenéis también una oficina de información turística donde os proporcionarán la información que preciséis de la ciudad.

En la plaza del Pilar, y sobre la basílica, son características las palomas. Una amiga mía de Valladolid me comentaba no hace mucho tiempo, que era asombroso el número de estas aves que hay en la Plaza del Pilar, que en su tierra natal no se ven tantas. Además las palomas se han acostumbrado a la gente con el paso de los años y, si quieres, puedes comprar una bolsita de maíz a las gitanas que te lo venden en la misma plaza, y dar de comer a las palomas en tu misma mano!!! Tantas palomas, por otro lado, tienen su parte negativa, y es que las defecaciones de las palomas, con el paso del tiempo estropean la Basilíca, además de que todo el plumón que desprenden, oí una vez, que era perjudicial para la salud.

Actualmente, una de las cuatro torres principales está en proceso de restauración. Las torres que os menciono se erigen sobre cada una de las cuatro esquinas de la Basílica. Porque aunque no sea lo habitual en este tipo de edificios religiosos, la base de la Basílica del Pilar es rectangular, y no en forma de cruz. Solamente dos de estas torres, las de la fachada principal, tienen campanas. La torre de Santiago tiene 10 campanas (esta torre es la que se está restaurando actualmente). En la torre próxima al Ayuntamiento, se encuentra la campana más importante: la de los Sitios. Es una de las más importantes en peso y tamaño de toda España, y también la más antigua de cuantas tiene la Basílica del Pilar. Antiguamente se usaba para prevenir al pueblo ante eventuales peligros, por eso todos los zaragozanos la conocen muy bien. El sonido de las campanas de bronce del Pilar resuenan a las orillas del Ebro próximas a la Basílica…

Hoteles cerca de Basílica de Nuestra Señora del Pilar
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Zaragoza
Buscar

Hace ya algún tiempo, me contaron la historia de la Basílica. Hablo de memoria, así que espero no contaros ningún detalle erróneo, pero tener en cuenta la posibilidad de que haya algún dato erróneo. Que recuerde, la virgen se le apareció al apóstol Santiago harán ya muchos, muchísimos años y le pidió que le rezaran para siempre en aquel lugar. Le señaló la piedra sobre la que quería que se edificara su templo, y Santiago construyó allí mismo la primera capilla. En el interior de la actual Basílica del Pilar podéis encontrar la columna sobre la cual, la santa Vírgen, se le apareció en carne a Santiago. Sobre aquella modesta capilla, que construyó Santiago, se fué construyendo con el paso de los siglos lo que nos ha legado la historia: una preciosa y ornamentadísima basílica digna de contemplar.

En el interior de la Basílica reside la talla en madera de unos 40cm de altura de Nuestra Señora del Pilar. Descansa sobre una columna de jaspe que se cubre con un enorme manto que llega hasta los pies de la Vírgen. Mi padre solía decirme, cuando yo era pequeño, que si adivinaba de qué color era el manto (lo cambian cada día), la Virgen me concedería el deseo que le pidiera. Es muy típico, para los que tienen fé cristiana, ir a llevarle una «velica» a la Pilarica, o encender una de las que hay en el interior (velas con una pequeña bombillita en la punta) echando unas monedicas.

Dentro de la Basílica podéis encontraros los componentes típicos que encontraréis en cualquier edificio religioso de esta índole: agua bendita a la entrada para santiguarse, tallas e iconos religiosos, bancos para la oración, confesionarios, frescos espectaculares (uno de ellos el de ‘La adoración del Nombre de Dios’ lo realizó el propio Francisco de Goya). También podéis encontraros dentro de la Basílica con la caja de un gran órgano de estilo gótico (creo).

Hasta esta Basílica se acercó el ya fallecido papa Juan Pablo II. Visitó la Santa Capilla (el pilar básico para la construcción de todo lo demás), la capilla de La Venida de la Virgen esculpida en mármol blanco, la capilla de Los Convertidos (personajes de la época convertidos a la fe cristiana por el apóstol Santiago, no recuerdo los nombres), la capilla del Camerín de la Vírgen, el Retablo Mayor (en la mesa del altar reposan los restos de San Braulio), el Coro -frente al Retablo Mayor – y el humilladero. Sin duda éste último es uno de los puntos más importantes en la visita de los fieles al Templo. Se encuentra detrás del Camerín de la Santa Capilla y es un hueco realizado en el muro por el que se ve la Santa Columna. Es tradicional que los fieles se acerquen allí para besar la columna. Tanta gente y tantos años han provocado su desgaste, y la marca inéquivoca sobre la columna, de que esta Vírgen es muy, muy querida.

basilica del pilar

Ah, otro detalle curioso, que no encontraréis posiblemente en ningún otro lugar más: en el interior de la Basílica, en una de las paredes hay colgados unos artefactos explosivos (bombas). ¿Sorprendente no? Bueno, tiene su explicación: durante la guerra civil (creo) cayeron estas bombas sobre la plaza del Pilar y sobre el mismo templo y no explosionaron. Se atribuye el milagro a la vírgen del Pilar, que cual figura materna, protegió a todos sus hijos allí guarnecidos.

Así que ya sabéis, espero veros por aquí visitando a la patrona de la Hispanidad, la Virgen del Pilar, muy pronto. Si no podéis esperar tanto, cada 12 de octubre (fiesta de la Hispanidad), y durante una semana completa, nosotros celebramos las fiestas del Pilar. Os animo a visitarlas. Con motivo de esta fecha, la virgen del Pilar es exportada al exterior de la Basílica. Antaño se ubicaba sobre la talla en piedra blanca que hay en la fachada que da a la plaza del Pilar, pero actualmente se coloca en el centro de la plaza -sobre una estructura metálica- y se le construye un manto de flores, las flores que los ciudadanos de Zaragoza, y aquellos venidos del mundo entero, depositan el día de la ofrenda para tal efecto.

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.