En todas las ciudades hay pequeñas joyas escondidas que merece la pena conocer, además de los monumentos o edificios que te salen al paso en un paseo por la ciudad. Este es el caso de Patio de la Infanta en Zaragoza que corresponde a un antiguo palacio derruido y desaparecido pero del que se conserva este hermoso patio, incrustado hoy dentro de un edificio grande y modernísimo que alberga oficinas bancarias.

Es una joya escondida, aunque actualmente ya figura en algunos folletos y guías de turismo y si bien hay que agradecer a la Caja de Ahorros de Zaragoza (hoy Ibercaja) la labor que ha hecho de conservación, instalación y restauración de este patio renacentista, como digo antes está demasiado “incrustado” en el interior de un edificio modernísimo, de 15 plantas , todo acristalado, nada hace pensar que en su interior haya un patio renacentista.

Empezaré diciendo que es propiedad de Ibercaja ( una caja de ahorros de aquí de Zaragoza ) y que está realizando una magnífica labor para que se conozca más y se le dé el verdadero prestigio que se le tiene que dar, pues realmente es un verdadero desconocido.

Un poco de historia

En el siglo XVI, Gabriel Zaporta, un comerciante muy poderoso en Zaragoza….tenía dos grandes amores su familia y su obra, el Patio de la Infanta.

Gabriel era viudo y con dos hijos cuando conoció a la que sería su segunda esposa, Sabina Santangel.
La pidió en matrimonio y tal era su amor por ella, que mandó construir un palacio para que quedara siempre un recuerdo de su amor. Tenía que ser muy especial… tendría un patio con la representación de su amor… Por eso mandó llamar a un astrólogo que estudiara las estrellas y marcara una fecha para su matrimonio que tuviera el mejor augurio.

Este “Horóscopo Matrimonial” lo hizo plasmar en el patio para que perdurara en el tiempo, por eso sabemos que se casó el 3 de junio de 1549 a las 18,50. Fueron muy felices y tuvieron tres hijos….

Patio de la Infanta, ¿dónde está?
Booking.com

Gabriel zapata tenía una entidad bancaria…y un buen día el Emperador Carlos V le pidió un préstamo. Gabriel, sin dudarlo, se lo concedió sin ponerle plazo para su devolución ni cobrarle intereses. Carlos V, en agradecimiento le nombró Noble de Aragón.

Pasaron los años y, ya muy mayores, Sabina enfermó y falleció. Gabriel Zaporta la echaba tanto de menos, que murió un año después. Antes de morir concedió a su hijo Luis todos sus bienes, advirtiéndole que nunca vendiera el palacio.

¿Y por qué el nombre de “Patio de la Infanta”? Esa es otra historia…

Ahora nos encontramos en el siglo XVIII y la infanta Mª Teresa de Vallabriga, casada con Don Luis De Borbón, al quedarse viuda, volvió a Zaragoza que era su ciudad natal y tanto le gustó el palacio que se instaló allí, de ahí el nombre.

Mª Teresa murió y pasaron dos siglos. El palacio pasó por casino de Zaragoza, escuela para niños, fábrica de pianos y por último, una ebanistería que sufrió un incendio del que solo se salvó el Patio.

La casa de Zaporta se derribó a principios del siglo XX…..un anticuario francés compró el Patio a precio de escombro y lo trasladó a Paris para convertirlo en tienda de tapices y alfombras.

A mediados del siglo XX sale a la venta ….e Ibercaja lo compra y lo traslada a Zaragoza……colocándolo en el interior de sus dependencias.

Muchos piensan que Gabriel y Sabina fueron los verdaderos salvadores de su Patio de Amor…

El Patio de la Infanta como elemento arquitectónico

El Patio es una joya del plateresco aragonés, uno de los patios renacentistas más bellos de Aragón.
Está ornamentado con relieves realizados en yeso endurecido.

Es un patio cuadrado de dos plantas. La primera planta tiene ocho columnas labradas en alabastro y con motivos antropomórficos y la segunda planta es una galería de arcos de medio punto de gusto clásico.

Destacan los 16 medallones con bustos de personajes como Carlomagno, Carlos V, Felipe II, Fernando el católico y el propio Zaporta y su mujer.

También hay ocho escenas mitológicas, cinco historias de hércules y tres alegorías.
Es una decoración cargada de simbología…los planetas, el amor, religión, filosofía, los valores de la época….y el ya conocido “Horóscopo Matrimonial”.

Actualmente se exhiben en el Patio diez pinturas de Goya, cinco propiedad de Ibercaja y cinco de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País. Destacan el retrato de Goya, retrato de Félix de Azara y Perera, retrato de José de Cistie y Coll, Carga de los Mamelucos en la Puerta del Sol, Boceto de la aparición de la Virgen a Santa Teresa….

Cómo llegar

Patio de la Infanta

Como ya os he dicho se encuentra en Zaragoza, en la sede central de Ibercaja. En la plaza Basilio Paraíso 2. No tiene pérdida …..el edificio de Ibercaja es toda una cristalera y está cerca del Corte Inglés.

Hay un acceso directo desde la calle San Ignacio de Loyola 16, dónde pone Patio de la Infanta….pero si se encuentra cerrado, podéis entrar en las oficinas de Ibercaja , donde tenéis otro acceso hacia el Patio.

El horario de visita es de

  • lunes a viernes de 8,30 a 14,30 h y de 18 a 21 h
  • sábado de 11 a 14 h y de 18 a 21 h
  • domingos y festivos de 11 a 14 horas.

PD: la visita de los niños es estupenda. Como ya se sabe que los niños con esta cosa de los monumentos se aburren un poco, Ibercaja le ha dado un toque especial y enfocado a los niños. Nada más llegar la propia Infanta Mª Teresa recibe a los niños y les cuenta la historia del Patio; luego bailamos un minué…jugaron a juegos como el de la silla, los nombraron caballeros y damas…hicieron un dibujo sobre el Patio… !En fin! que lo pasamos muy bien y no se aburrieron en absoluto.

Si tenéis oportunidad de visitar Zaragoza….os recomiendo que además de visitar El Pilar, La Seo , La Aljafería….y todos aquellos monumentos que tenemos a simple vista.

No olvidéis descubrir esta pequeña joya escondida.