Vannes

Las ciudades mágicas existen.En ellas puedes encontrar duendes, hadas, elfos, y todos los seres mágicos que habitan en la naturaleza.

Yo estuve en Vannes, hace ya tiempo, pero su recuerdo permanece en mí y formará por siempre parte de mi historia.

Bretaña tiene un caracter nacionalista muy fuerte ya que tienen lengua propia y son católicos de religión, que les hace sentir la diferencia con el resto de los franceses. Es un pueblo celta, La Galia romana, con tradiciones cercanas a los asturianos y gallegos de hecho, la bebida típica también es la sidra que está muy buena, quizá algo más dulce que la asturiana.

Casas de Vannes

El Golfo de Morbihan la componen multitud de islas y pueblecitos abocados a un poderoso Atlántico. Es raro, por no decir casi imposible el bretón que no tiene un barco por pequeño que sea y generalmente de vela para aprovechar el cambio de aires que allí se prodigan.

Una de las cosas que más llaman la atención son las mareas. Yo, que me alojaba en una casa situada a pié de mar, cuando bajaba el agua desaparecía de la vista, los barcos encallaban en la arena y había que esperar que Neptuno devolviera al secuestrado océano.

Hoteles baratos cerca de Vannes
Booking.com

Vannes es una ciudad sacada de un cuento. Tiene una muralla que la circunda y un castillo que pudiera ser el de La Cenicienta. Las vías adoquinadas separan edificios de techo de pizarra y paredes con vigas de madera en cruz reforzando o decorando los muros. Es de destacar en la parte medieval, un antiguo lavadero con tejado de de piedra cansado por los años.

Su puerto, situado en el golfo, está a más de veinticinco kilómetros del mar abierto y en el corazón de la ciudad.

La economía de esta ciudad de 50.000 habitantes tiene en parte, mucho que ver con el Atlántico. Zona de criaderos de mariscos (ostras por ejemplo) , de pesca y de cruceros en barcos de vela que va fondeando en algunas de las islas del golfo.

La gastronomía de Vannes

Jardines de Vannes

La gastronomía de Vannes también es peculiar. uno de los platos más frecuentes son los Creppes y Galets. Cuando vas a una de estas creperías sueles comer una o dos saladas y una dulce o al contrario, todo depende de lo goloso que seas.

Las Galets se hacen con harina sarracena y suelen ser de jamón , huevo, queso, pollo… las creppes dulces de mermelada, frutas, azúcar y mantequilla…, este último producto está en casi todos los postres típicos. (Si te gusta la mantequilla vendrás con kilos de más, si nó, de menos porque hasta las patatas fritas te la acompañan de porciones para que lo mezcles… y están riquísimas.)

Por supuesto los platos de pescado son también muy importantes. Mejillones, almejas, langosta, …

Fiestas de Vannes

Fiestas de Vannes

Las más destacadas en verano son:

  • Un festival de Jazz con reconocimiento internacional.
  • Fiestas de Arvor es un homenaje a la cultura bretona. La gente se viste con los trajes típicos y bailan al son de las gaitas y las guimbardas las danzas antíguas que en círculo, asemejan en algo a la sardana catalana .
  • El festival más popular de música celta se da todos los años en julio en Cornualles. Una auténtica gozada, mezcla de gentes, colores, música en un desfile pintoresco y distinto a lo que, por lo menos por mi tierra, estamos acostumbrados.

Otro sitio cercano y también en la Bretaña es Carnac, cuna de Obelix y la prueba empírica de que de verdad cayó a la marmita de pequeño.(ver foto) Menhires y dólmenes se lucen en gigantescos desfiles, en cuatro agrupaciones de enormes piedras de origen posiblemente funerario, donde los druidas harían sus conjuros y ceremonias. La leyenda dice que son los romanos convertidos en piedra (estamos hablando de más de tres mil enormes piedras que son las que se conservan de más de diez mil que eran las que habían hace 65 siglos…)

Vista de la torre de Vannes

Acantilados no aptos para personas con el más mínimo vestigio de vértigo caen en picado sobre las muy bravas aguas del Golfo de Vizcaya , que recuerdan aquella famosa película de Hitchcok.

En cuanto a ambiente fuera de las fiestas, poco, si no ha cambiado desde que yo fui es una zona que, aunque turística no es de vida nocturna. Si no has cenado a las nueve, ya desayunarás.

Pueblo medieval de Vannes

Te recomiendo que visites Vannes y si vas, piérdete por sus bosques con sus riachuelos sinuosos, con profusa vegetación empapada de agua, pasea por jardines de una armonía sosegante, sanadora,
anímate y coge un barco de remos, podrás llegar a la isla más cercana si las corrientes no te hacen permanecer varada en un metro cuadrado de agua (más o menos como la cinta andadora acuática) y disfruta de buena gente, hospitalaria , marinera, generosa. De atardeceres largos hasta la medianoche… de símbolos mágicos y artesanía de madera.

Compra algún disco de música bretona que la hay buena , divertida, tri-yan an Naoned, Alan Stivel, Skolvan… con letras en francés y en bretón.

Adéntrate en tu espíritu viajero, hazle caso al fragor del mar y alárgate hasta Bretaña, Breizh en bretón.
Seguro, segurísimo que no te arrepentirás.

Conclusión

Torre de Vannes

La primera vez que fui a Francia (que yo recordase, claro) el viaje estaba programado para Bretaña, Normandia y París…por supuesto, lo único que me interesaba era esta gran capital…el resto, era solo el camino que tenía que recorres hasta llegar…

Conforme fuimos conociendo pueblos, el primero que me impactó fue Nantes… me fui dando cuenta de que Francia no era solo París, sino que habían mil lugares que hacían que este país fuera mucho más interesante de lo que yo había pensado…

Pero cuando llegué a Vannes, ohh, que gran ciudad o pueblo, me da igual, me impactó, que gran maravilla ante mis ojos, es la típica ciudad que se queda clavada en tu mente y que deseas volver para seguir descubriendo mucho más de ella…

Por supuesto, toda Bretaña es una gran maravilla, para mi, lo mejor de todo este país, es como estar en un gran cómic de Asterix y Obelix jeje, casas y pueblos preciosos, acantilados, etc etc.

Pero desde luego, Vannes es un lugar para conocer y disfrutar, pero claro, después de esta visión, París (aunque es y siempre será una de mis grandes pasiones) fue de los menos destacable que tuve de este gran viaje…algún día, volveré a disfrutar de este gran lugar: la Bretaña francesa

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.