Basílica de la Estrella

Actividades que te recomendamos

No hay nada mejor que subirte en el tranvía en Lisboa y dejarte llevar… subir y bajar calles empinadas a toda velocidad en un vehículo tan curioso como este es toda una aventura. Observar el pintoresco paisaje portugués desde tu asiento, si tienes suerte de pillarlo, o bien de pie entre la gente que sube y baja del mismo, también. Y bajarte donde menos te lo esperas aún lo es más.

Fue lo que hice en mi último viaje a esta ciudad, dejarme llevar por el traqueteo del tranvía a dónde éste quisiera llevarme. Y así, como quien no quiere la cosa, llegamos al final de la línea y nos obligaron a bajar. Ya que estábamos allí, antes de regresar por los mismos medios, nos decidimos a dar una vuelta por las inmediaciones, pero no tuvimos que andar mucho ya que justo al lado, se levanta majestuosa esta basílica, lugar que hoy os quiero comentar.

Dónde está la Basílica de la Estrella

exterior basilica de la estrella

Se encuentra en la zona oeste de la ciudad, cerca del Barrio Alto, pero es tan grande que casi se puede ver desde cualquier punto, además se encuentra sobre una de las colinas de la ciudad, la colina de la Estrela, lo que en buena medida acentúa más su grandeza y está coronada por una gran cúpula que también es fácilmente divisable desde cualquier punto.

Si coges el legendario tranvía 28 te llevará directo a este lugar, también puedes llegar en el 25, ambos tienen parada junto a esta monumental basílica. Paran también los autobuses turísticos y las líneas 709, 713, 773 y 774

Para llegar a pie es una buena caminata desde la Baixa, que suele ser un punto bastante característico de inicio de rutas turísticas. A esto hay que añadir que todo el recorrido es cuesta arriba y no precisamente con la pendiente pequeña.

Hoteles baratos cerca de Basílica de la Estrella
Booking.com

Si te vas a desplazar en metro, la estación más próxima es la de Rato, que se encuentra a unos 10 minutos de recorrido a pie, pero se puede aprovechar para atravesar el bonito Jardim da Estrela, por lo que el desplazamiento de esta forma no se hará demasiado pesado.

  • GPS N 38 º 42 ’46 .89» W 9 ° 9 ‘37.86»
  • Dirección Praça da Estrela
    1200-667 Lisboa
  • Teléfono +351 213 960 915

El horario de apertura de la Basílica es de 8:00 a 13:00 y de 15:00 a 20:00, por lo que tendremos prácticamente todo el día para visitarla.

La entrada es gratuita, como corresponde a un templo religioso, aunque en más de una ocasión me he encontrado con que se cobra la entrada en lugares como estos. Uno de los casos recientes fue la Catedral de Plasencia.

Breve descripción de la Basílica de la Estrella de Lisboa

basilica da estrela en lisboa

La Basílica da Estrela es también conocida como la Iglesia del sagrado Corazón de Jesús. Se trata de un edificio religioso del siglo XVIII que sorprende sobre todo a sus visitantes por su monumentalidad.

Es un gran edificio de piedra blanca de estilo barroco aunque con algunas notas también neoclásicas. La fachada está rematada por un frontón con la forma triangular propia de este estilo y está flanqueada por dos torres campanario barrocas con sendos relojes. Varias esculturas forman también parte de la fachada, dentro de hornacinas se distribuyen por la misma.

Ya en el interior, vemos que se trata de una iglesia de una sola nave, con planta de cruz latina. Llama especialmente la atención el retablo del altar mayor.

Cuenta con una espléndida cúpula que proporciona al lugar una iluminación muy especial, sobre todo en la zona del altar principal.

cupula basilica da estrela

Es una iglesia bastante ostentosa, con un predominio de materiales nobles como el mármol de diferentes colores.

En ella se encuentra también la recargada sepultura de la reina María I, que era hija del rey José I. Es un sepulcro de mármol negro contenido en una especie de altar blanco en cuya parte superior se encuentran dos ángeles que portan el retrato de la reina, en forma de relieve.

Podemos contemplar también importantes cuadros, de Pompeu Botoni y Pedro Alexandrino y un bonito Belén o pesebre en una de sus salas, obra de Machado de Castro.

Frente a la basílica, se encuentra el Jardím da Estrela, cuya visita os recomiendo también, ya que por su extensión es el segundo pulmón verde de la ciudad, cuenta con un bonito estanque y es un parque muy visitado por los lisboetas, sobre todo los fines de semana.

El pesebre está formado por más de 500 figuras que han sido realizadas artesanalmente en corcho, terracota y en madera. Es obra de Machado de Castro, y data del siglo XVIII. La exhibición del belén es permanente y gratuita.

Un poco de historia

fachada basilica de la estrella en lisboa

A mediados del siglo XVIII la reina María I de Portugal, hizo la promesa de que construiría la basílica si tenía un hijo varón, futuro heredero del trono. La reina tenía una gran fe en la figura del Sagrado Corazón. Como este hijo nació, cumplió su promesa y se procedió a la edificación de la basílica (1779). Sin embargo, y por avatares del destino, el deseado hijo murió de varicela antes de que incluso se terminara con la construcción de la misma.

La construcción de la basílica fue algo lenta, sobre todo por la falta de recursos económicos ya que el Marqués de Pombal, el encargado de la reconstrucción de Lisboa tras el terremoto de 1755, había destinado a este fin casi todo el capital disponible por la ciudad. Así que en principio se planificó una construcción bastante austera, sin embargo poco a poco el proyecto se fue modificando hasta dar lugar a la impresionante basílica que podemos ver en la actualidad.

Mi experiencia

Para conocer Lisboa es imprescindible moverte en metro, autobús o bien optar por el pintoresco tranvía, al ser una ciudad de grandes cuestas y pendientes no es muy recomendable recorrerla a pie y lo mejor, como ya os he comentado en otras opiniones, es sacar un bono de transporte diario.

Se podría decir que uno de los principales atractivos turísticos de Lisboa son sus edificios religiosos, aunque es cierto que algunos de ellos no son demasiado conocidos. Es el caso de la Basílica de la Estrella, no es una visita habitual para el que descubre por primera vez la ciudad. En mi caso ya conozco Lisboa por viajes anteriores y cada vez que voy la verdad es que me gusta descubrir sitios nuevos.

La visita en esta ocasión sin embargo no fue planificada, como he dicho al principio, fue el resultado de una parada en un tranvía en el que me desplazaba solo por el placer de viajar en este tradicional y encantador medio de transporte. De este modo, tuve la suerte de conocer esta basílica y el tesoro que alberga en su interior.

campanario basilica de la estrella

La basílica a simple vista resulta imponente, tal vez, al estar construida en piedra blanca refleja el sol de manera especial, no sé, lo cierto es que llama la atención desde bastante lejos. Por otro lado, su gran cúpula la hace aún más inmensa.

Es de estilo barroco, en mi caso no es uno de los estilos arquitectónicos que más me llamen la atención aunque siempre es interesante recrearse en la voluptuosidad de sus formas y en la profusión de sus elementos decorativos. Por la fecha de su construcción se ve que se trata de un barroco tardío, en el que se aprecia ya la influencia del neoclásico, de este modo podemos ver la sobriedad de su frontal adintelado. Las torres que lo flanquean se elevan con sendos campanarios que le dan una mayor majestuosidad.

El conjunto está rematado por una enorme cúpula, se permite la subida a la misma y la contemplación de unas bonitas vistas panorámicas de la ciudad pagando, no recuerdo si eran cuatro o cinco euros.

La basílica es también conocida como la del Sagrado Corazón de Jesús. Fue la primera iglesia en el mundo dedicada al Sagrado Corazón, precisamente el hecho de que la figura no fuera de gran devoción entre los lisboetas, fue otra de las trabas que retardaron en parte su construcción.

basilica da estrela lisboa

En cuanto al interior, para mi gusto es frío y oscuro. Frío por el material predominante en suelos y paredes, el mármol en tonos rojos y negros. Oscuro porque la zona más iluminada se encuentra junto al altar principal (la luz que se tamiza a través de la cúpula) el resto la verdad es que queda algo en penumbras.

En la zona de la derecha, sin advertencia ni información de ningún tipo, me percaté de que había gente que se metía tras un pilar por una pequeña puerta, así que me entró curiosidad y entré, bueno entramos ya que iba con mi marido y mis dos niños. Nada más pasar el umbral de la puerta una señora mayor nos dio un pequeño empujón y cerró la puerta. Prácticamente fuimos obligados a quedarnos en la sala en la que acabábamos de entrar, donde sólo había otra familia y la misteriosa monjita. ¿Por qué cerró? Ni idea, a lo mejor es que estaba el aforo completo, pero tanto misterio, un acceso tan disimulado y la falta de información al respecto me hizo pensar que lo que se pretendía era evitar las visitas masivas.

Fue entonces cuando descubrimos la joya que la basílica de la Estrella guarda en su interior. Tras este acceso tan escondido, en la pared opuesta a la entrada a la sala, nos encontramos un pesebre, o Belén, Nacimiento o como queráis llamarlo.

El Belén, comparado con otros que he conocido, no es que sea demasiado grande en cuanto a superficie se refiere, pero tiene más de quinientas figuras, lo que provoca una sensación de apelotonamiento y masificación. Por ejemplo, sólo en el cielo da la impresión de que hay cientos de angelitos.

Ahora que las Navidades están tan cercanas es cierto que podemos ver belenes por todas partes, pero el Pesebre de la Estrela es especial. Data del siglo XVIII y cada una de sus figuras es de madera o terracota, policromada y totalmente hecha a mano, con todo lujo de detalles. El autor de tal maravilla, es Machado de Castro, uno de los escultores portugueses más reconocidos. Por poneros un ejemplo, la estatua ecuestre de José I que está en la Plaza del Comercio de Lisboa es obra suya.

Continuando con nuestra visita, nos encontrábamos en la sala encerrados, con una monjita explicando, imagino, las maravillas del Belén pero en portugués, claro. Un buen rato de charla y nosotros casi aprendiéndonos de memoria las 500 figuritas para demostrar cierto interés y no ser descorteses. Voluntad no se le puede negar a la señora porque al final sacó su escaso conocimiento de español y nos cantó Belén, campanas de Belén.

Imágenes: T meltzer (Wikipedia) | Concierge.2C (Wikipedia) (2) | Patricia Santos (Wikipedia) | Joaomartinho63 (Wikipedia) | Alvesgaspar (Wikipedia)

Te recomendamos

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.