Tarjeta Viva Viagem

Actividades que te recomendamos

La tarjeta Viva Viagem se trata de una tarjeta de transporte para utilizar en Lisboa, un tema que sin duda no es en absoluto ameno, pero que por el contrario sí que resulta realmente útil cuando visitas esta ciudad y quieres coger transporte público.

En el caso de Lisboa además sé que existen varias tarjetas, pero una de ellas, la Viva Viagem, ofrece un servicio fantástico por un precio irrisorio.

Ya quisiera yo que esto ocurriese en otras capitales europeas como París, o no hablemos de Londres, donde el transporte público resulta tan imprescindible como carísimo y aunque te saques una tarjeta de éstas te sigue saliendo bastante carillo. Y para qué negarlo, el presupuesto se resiente, al menos el mío, que me encanta ir a todos los lados por lo que he de reducir presupuestos para poder moverme tanto como me es posible.

El transporte público en Lisboa

Tranvía 28 de lisboa por la noche

Lisboa es una ciudad con mucho transporte público y muchos tipos de ellos. Personalmente yo siempre voy fines de semana en vuelos de bajo coste por dos durillos, por lo que la posibilidad de llevarme mi coche hasta allí, sencillamente no entra en mis planes. Además, si no vas a salir de Lisboa el coche te resultará totalmente superfluo.

En el caso de querer hacer excursiones a otros puntos cercanos, puedes ir en tren a lugares como Sintra, Cascais o Estoril. Funciona bastante bien y está bien de precio. En el caso de que queráis hacer varias excursiones en un solo día o visitar algún lugar más lejano, creo que incluso os compensa alquilaros allí un coche, porque de verdad que la tarifa de easyjet para ir hasta Lisboa sacándolo con tiempo es simplemente imbatible.

Para moverte por la ciudad, mejor dejar el coche en casa. Los desplazamientos no suelen ser muy grandes, en algunos lugares ir con coche puede resultar un suicidio y aparcar aún más. Además, el transporte público de Lisboa funciona fenomenal, tiene amplios horarios, comunica con cualquier punto de la ciudad, es rápido, seguro y a buen precio. Desde luego, no creo que haya muchas otras ciudades que puedan vanagloriarse de lo mismo, y por mí ojalá pudieran hacerlo muchas otras.

Por si eso fuera poco, hasta los taxis en Lisboa son baratos, por lo que no está de más utilizarlos si no te apetece ir andando hasta el metro, o simplemente si es muy tarde y el metro ya ha cerrado.

No sólo autobús y metro: tranvías, elevadores…

Elevador da Gloria

Pero no pensemos en que Lisboa tiene metro y autobús, como casi cualquier otra ciudad del mundo, si no que por su orografía (está asentada sobre Viva Viagem, como Roma) y sus callejuelas estrechas llenas de curvas y recovecos, existen muchos lugares donde no llega el metro o el autobús. Esto sucede con algunos de sus barrios más famosos y bonitos, como Alfama, Graça etc. Y en esos lugares tan llenos de encanto llega un medio de transporte lleno de encanto igualmente: el tranvía. ¿Qué podría decir de los tranvías de Lisboa, y especialmente del eléctrico 28, que no haya dicho ya? Lisboa no sería la misma sin el renqueante traqueteo calle arriba y calle abajo del tranvía 28, sin su silueta amarilla apareciendo al doblar la siguiente esquina… Pero es que uno no visita de verdad Lisboa si no se sube a este tranvía no solamente una vez sino muchas, sube y baja en cuanto te llame la atención algo, enamórate de Lisboa desde el interior del 28, sumérgete en el ambiente de este medio de locomoción tan peculiar y lleno de encanto, que lleva más de un siglo callejuelas lisboetas arriba, callejuelas lisboetas abajo…

Y por si el tranvía no fuese suficiente sorpresa bonita en cuanto a transportes públicos se refiere, además en Lisboa existen los elevadores. Precisamente por esa misma orografía, de una plaza a la calle de al lado en el mapa puede haber un desnivel de cientos de decenas de metros, por lo que lo mejor es coger un ascensor o elevador.

El más famoso de todos (que nunca falta entre las fotos que recuerdan ese primer viaje) es el Elevador de Santa Justa, una preciosa construcción de finales del XIX al estilo de hierro y forja tan de moda entonces, como la Torre Eiffel. Pero también existe otro elevador, el de Gloria, que consiste en una especie de tranvía hacia el cielo, que sube un desnivel de una colina entera. Al margen de todo, de verdad que merece la pena subir a tranvías y elevadores en nuestros viajes a Lisboa, es una experiencia muy bonita y llena de encanto. Pero es que además, sacar los billetes por separado nos saldría bastante caro, mientras que con la Tarjeta Viva Viagem podremos subir a ellos cuantas veces queramos, todo por el mismo precio (irrisorio, ya lo veréis cuando os hable de él).

La tarjeta Viva Viagem: tarifas

Se trata de una tarjetita de cartón que tiene una validez de 24 horas, de carácter recargable y con la que podrás subir a todos los medios de transporte público de Lisboa, es decir metro, autobús, tranvía y elevadores. Existe un aerobús que te trasladará al aeropuerto y con esta tarjeta no podrás acceder a él, sin embargo sí podrás coger uno de los varios autobuses urbanos que te llevan hasta el aeropuerto.

Comprar la tarjeta en sí (lo que es el cuadradito físico de cartón sin más) tiene un coste de 0,50€, pero como os decía, es recargable, por lo que ese gasto sólo lo tenéis que hacer el primer día; el resto vais con vuestra tarjeta y pedís directamente que os la recarguen. En realidad se puede recargar con un bono válido para el día entero y todos los transportes públicos de los que os hablé anteriormente, o para un solo viaje.

Teniendo en cuenta que la tarjeta ya de por sí cuesta medio euro, trae a cuenta recargarla por un día entero. Para vuestra más completa información, deciros que un único trayecto con la tarjeta costaría 1,50€ más el coste de la propia tarjeta de 0,50€. Pero de lo que yo os quiero hablar es de esta tarjeta como abono para un día, una opción muy barata y que realmente merece la pena.

No recuerdo exactamente el pico, pero creo que recargar la tarjeta para un día completo cuesta 6,45€ o similar, por lo que el primer día que compras la tarjeta pagas eso más los 0,50€ de precio de la tarjeta en sí.

Utilidades y curiosidades de la tarjeta Viva Viagem

Tranvía 28 de lisboa por dentro

Número ilimitado de viajes

Lo primero que hay que decir es que con esta tarjeta tienes derecho a un ==NÚMERO ILIMITADO DE VIAJES== en transporte público. Mientras tenga vigencia la recarga, podrás coger cuantos autobuses, metro, tranvías y elevadores que quieras y las veces que quieras.

Es exactamente el mismo precio que cuestan los tranvías, y como os dije antes, subir y bajar una y mil veces del eléctrico 28 es absolutamente imprescindible para conocer bien Lisboa. Pero es que además la mejor manera de ir hasta Belem es también en tranvía, en concreto con el tranvía número 15, así que ya podéis ir haciendo cuentas…

No sé ahora mismo cuánto cuestan los autobuses, pero creo que son más baratos, alrededor del euro, y lo mismo para el metro. Con dos billetes de tranvía y un par de ellos de metro ya os habríais gastado mucho más de lo que cuesta la tarjeta, así que, como podréis calcular, merece realmente la pena.

Duración

La ==DURACIÓN== de la Tarjeta Viva Viagem es de ==24 HORAS== . Subrayo y remarco lo de 24 horas, porque 24 horas no quiere decir un día, sino 24 horas. Por ejemplo, si yo llego a Lisboa un viernes por la tarde y saco la tarjeta a eso de las ocho, me durará hasta las ocho del día siguiente (sábado), que la recargaré por otras 24 horas, durándome hasta las 20 horas del domingo. Normalmente yo suelo ir a Lisboa los viernes por la tarde, y volver el domingo por la tarde. Por esa razón, al durar 24 horas, no tengo que recargar la tarjeta tres veces, sino que con dos me dura para todo el fin de semana.

Dónde se compra y se recarga

Puedes ==COMPRAR== y ==RECARGAR== la tarjeta en las ==VENTANILLAS== de la red de ==METRO== . Desconozco si se puede comprar o recargar en otros lugares, la verdad es que a mí me resulta muy cómodo, porque además siempre me alojo en un hotel que está al lado de una estación de metro, por lo que al llegar recargo la tarjeta o compro una nueva y en paz.

Cada vez que RECARGUÉIS la tarjeta, os entregarán un ==JUSTIFICANTE== . Es algo así como un TICKET que debéis conservar durante la vigencia de la recarga, ya que os lo pueden pedir en cualquier momento. A mí personalmente jamás me la han pedido, pero puede ser que se te IMANTE la tarjeta y no se valide en las maquinitas del tranvía, elevadores y autobuses, o que no te deje pasar por el metro. En ese caso, tendrás que acercarte al conductor o supervisor y sí que te pedirá el recibo. Esto sí que nos ha sucedido una vez, y aunque no muy frecuente, sí pudiera ser que os ocurriese, por lo que no tiréis el justificante, os ahorraréis posibles problemas.

Validez

La tarjeta tiene una ==VALIDEZ== de ==UN AÑO== . Con esto me refiero a que desde que compras la tarjeta la primera vez y pagas los 0,50€ por ella, podrás recargar la tarjeta cuantas veces quieras durante un año. Una vez transcurrido ese año, tendrás que comprar una tarjeta nueva. Como os decía, yo voy a Lisboa dos veces al año, y antes no me molestaba en guardar las tarjetas porque además ni siquiera sabía que eran recargables. Ahora sí lo hago y a veces me valen para dos o incluso tres viajes. Si pierdes la tarjeta tampoco pasa nada porque realmente sólo cuesta medio euro, pero si la guardas en la cartera y la llevas al siguiente viaje en menos de un año, no tendrás que comprarte una nueva.

Como curiosidad decir que hace años la estética de las tarjetas era diferente a la que tienen hoy. No estoy hablando de hace mucho tiempo, sólo tres años. Las tarjetas antes eran azules y en el reverso venía representada una imagen típica de la ciudad. Yo aún conservo algunas en las que sale por ejemplo la estatua de Fernando Pessoa en Chiado. Había varios modelos e incluso si querías hacer el friki, podrías hasta coleccionarlos. Ahora son todas de color verde clarito con el nombre de Viva Viagem delante y por detrás nada especial que reseñar.

¿Es imprescindible comprar la tarjeta Viva Viagem?

Tranvía de Lisboa por una cuesta

Desde luego, yo se la recomiendo a todo el mundo, resulta imprescindible para desplazarte por Lisboa, puedes coger todo tipo de transporte, y al final resulta que te has gastado 4€ en un día, ya quisiera yo que hubiese esos precios en otros sitios… Pero es que, como os decía antes, además de ser práctico y ahorrativo para una visita a Lisboa, hay mucho más.

Lisboa es una ciudad que no se puede conocer de verdad si no te subes en sus tranvías y sus elevadores, y es que además de más o menos prácticos, son tan bonitos que en cuanto los veas querrás subirte a ellos sí o sí.

En el caso del eléctrico 28, es la verdadera alma de Lisboa y yo frecuentemente destino la tarde del domingo a subir y bajar una y mil veces a este tranvía, recorrer todos los barrios de la ciudad, subir, bajar, perderme entre sus callejuelas… En fin, que podría estar todo el día relatando mi amor por este tranvía, si a alguien le pica la curiosidad, le remito a la opinión que en su día escribí sobre él.

Deciros también que sé que existe otra tarjeta al estilo de las que hay en otras ciudades europeas. Se trata de una Lisboa Card, aunque no estoy muy segura de que éste sea su nombre real. Nunca la he comprado, sé que es más cara pero que incluye descuentos para entrar a los principales museos y monumentos de la ciudad. Como todo, es simple cuestión de mirar las ventajas de una y de la otra, ver las diferencias de precio, para qué la queremos y cuál de las dos se adapta más a nuestras necesidades.

Puede ser que os venga mejor la de las Viva Viagem o las Lisboa Card; yo aquí os dejo toda la información que conozco sobre la tarjeta Viva Viagem, pero probablemente os convenga mirar también las ventajas que puede ofreceros la Lisboa Card y lo dicho, ver cuál os compensa más de las dos.

Mi experiencia

Transporte en Lisboa

Además de lo que os he comentado hasta el momento (que ya tiene tela), mi experiencia con esta tarjeta ha sido sumamente positiva. Desconocía su existencia pero en mi primer viaje a Lisboa de adulta (los viajes con la familia no cuentan) descubrí en el propio metro que la vendían y que realmente salía muy bien de precio. Os puedo asegurar que la exprimo al máximo y sobre todo en el eléctrico 28 me fundiría cinco o seis veces lo que me gasto en la tarjeta, porque me encanta subir, bajar, recorrer todo el trayecto de principio a fin… un auténtico vicio.

Por todo lo que habéis podido ir leyendo, la recomiendo sin reservas. Creo que es una opción fantástica, que está realmente bien, que compensa, que es muy cómoda y que te permitirá subir casi a cualquier medio de transporte. Para mí no tiene pegas, lo único si queréis descuentos en museos y monumentos, probablemente entonces os compense la Lisboa Card.

Ésta es una de esas opiniones, como os decía al principio, que debería haber escrito hace años, y lo digo completamente en serio y sin ningún tipo de exageración. Es de esas opiniones que vas dejando y dejando y nunca te pones a ellas, por lo que me siento muy orgullosa de haber decidido por fin sentarme y escribirla.

Creo además que cuando visitas una ciudad, saber cómo moverte en transporte público y ahorrarte el máximo posible en ese transporte puede resultar de suma importancia para el viajero. Adoro Lisboa, como muchos sabéis, y no dejo pasar la oportunidad de recomendaros una y mil veces que la visitéis y os enamoréis de ella como yo lo he hecho.

En ese caso, creo que conocer la existencia de esta tarjeta os puede ser de utilidad y ése es precisamente el ánimo que me ha llevado a escribiros esta opinión sobre ella. Si finalmente visitáis Lisboa y la utilizáis, ya me contaréis qué tal.

Te recomendamos

Otros lugares que no te puedes perder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@calculadoraconversor.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.