La verdad es que nos habíamos acercado a Lagartera, pueblo de Toledo que se encuentra a algo menos de una hora y media en coche por la A5 (la carretera de Extremadura), y algo pasado Talavera de la Reina.
El motivo real de la visita era comprar jamones que hay allí una tienda con una relación calidad-precio muy buena y luego acercarnos a visitar la localidad de Oropesa, que está al lado.

Lo primero comprar jamón, aceite, lomo, chorizos, carne… Media tienda nos llevamos. Y una vez cargado el maletero un paseo para conocer el pueblo, pequeño por otra parte, con su Iglesia, su pequeña plaza y, sorpresa, un museo.

Lagartera es famosa por sus bordados y puedes encontrar en el pueblo varias tiendas que también son exposición de los mismos.

Pero lo que no esperábamos era enconarnos con un museo. Pensé que sería de bordados, pero es un museo en homenaje a pintor nacido en esta localidad: Marcial Moreno Pascual.

La entrada al museo nos introduce en un precioso patio con su pozo incluido y una pequeña casa con su hogar y en la que podemos contemplar todos los utensilios que se utilizaban en la cocina.

El museo como tal se encuentra en una de las casas que da al patio y se divide en dos plantas. La inferior es un homenaje a las costumbres tradicionales de Lagartera y es una casa decorada como en la antigüedad. Podemos ver de ese modo un dormitorio con su altísima cama, esta con sus capas de colchas bordadas y junto a ella el llamado “castillejo”, un artilugio de madera donde ponían a los niños pequeños para tenerlos a su lado mientras bordaban.

La sala de entrada nos muestra una buena colección de utensilios de cobre y platos de cerámica.
Una sala contigua tiene, como no, una pequeña exposición de bordados y trabajos típicos de la zona.

Curiosísima la sala que nos muestra la colección de pinturas, o mejor sería decir láminas impresas con motivos religiosos. Unas láminas que todos hemos visto decorando con muy dudoso gusto casas antiguas, especialmente si eran de pueblo.

Como no, la imagen del Sagrado Corazón de Jesús es la más repetida de todas.

Evidentemente no puede faltar una sala dedicada a los bordados de la localidad, pudiendo apreciar la belleza y variedad de los mismos así como los diferentes trajes típicos, tanto de hombres como de mujeres.

Hasta aquí, pese a ser muy interesante, nada que no hayas podido ver en otros museos de pueblos de los que se preocupan por preservar y mostrar lo que fueron sus costumbres y tradiciones. Motivo suficiente para que merezca la pena su visita.

Museo Marcial Moreno Pascual, ¿dónde está?
Booking.com

La sorpresa es cuando subes a la primera planta en la que se encuentra la exposición pictórica de Marcial Moreno Pascual. Marcial Moreno Pascual, nacido en Lagartera el año 1991 y muerto en Manhattan en 1983. Se exponen las obras de su primera época que se conservaban en Lagartera, algunos óleos que se encontraron entre sus pertenencias y tres cuadros cedidos por sus herederos americanos.

Museo Marcial Moreno Pascual

No sé qué es lo que esperaba, quizás algunos paisajes de la localidad o pinturas costumbristas de la misma. Pero aparte de esos cuadros, que sí los había, me sorprendió una amplia colección de retratos sorprendente.

Son retratos naturalistas de vecinos de la localidad, casi todos con el nombre de la persona. Lo más sorprendente es que parecen estar vivos, como si el artista hubiese reflejado no solo las arrugas (impresionantes los retratos de ancianos), sino el alma de los retratados.

Una colección de pintura que merece la pena visitar y dar a conocer.

En resumen, podéis aprovechar el día que visitéis Oropesa para antes daros una vuelta por Lagartera y conocer el pueblo y este museo.