Que Toledo es una ciudad que encierra cierta magia es algo que prácticamente todo el que lo ha visitado ha corroborado. Debo confesar que mi visita fue de dos días escasos y que pese a que me pareció desde que llegué un lugar acogedor, no terminaba de encandilarme.

La zona histórica llena de coches, las calles por las que apenas puedes pasear al tener que estar pendiente de todos los coches que circulan por ellas, es algo que no me esperaba. Pero esta visión cambio de forma radical en el momento en que las farolas comenzaron a encenderse, los coches comenzaron a desaparecer y comenzó nuestra ruta nocturna por la ciudad.

Os hablaré en esta ocasión de una preciosa ruta nocturna guiada por Toledo.

Cambio de escenario

Es exactamente la sensación que me dio. Las farolas se encendieron cuando llegó la oscuridad, y el ambiente cambió radicalmente. Esto sumado al paseo nocturno que hicimos ya hizo que mi visión sobre la ciudad comenzase a variar.

Lo mejor es que todo fue fruto de la pura casualidad. Sí que habíamos oído hablar de estas rutas nocturnas guiadas, pero como sólo íbamos a estar una noche no le dimos más vueltas. Pero en nuestro paseo de la tarde por Toledo, un chico nos paró para darnos un folleto informativo sobre unas rutas que realizaban. Ese mismo día, a las ocho de la tarde y a las diez realizarían una ruta guiada por las luces y sombras toledanas. ¿Cómo podíamos resistirnos? Sólo íbamos a estar una noche, así que no teníamos otra manera mejor de aprovecharla que esta, para llevarnos así otra visión de la ciudad.

No faltarían las leyendas, los versos, y dos visitas al Toledo subterráneo. No se puede pedir más, todo parecía que prometía.

Hoteles cerca de Ruta nocturna por Toledo
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Toledo
Buscar

Toledo nocturno y subterráneo

Tras haber reservado previamente en un número de teléfono, quedamos con el guía en plena plaza Zocodover a las 20:00 horas (teníamos pensado hacerla a las 22.00, pero ese día no la realizaban en ese horario). Aun así, a las 20:00 está comenzando a anochecer, y como dura dos horas, en realidad haremos una ruta nocturna totalmente.

A la hora prevista, el guía llegó. Tras las presentaciones, realizamos el pago, y a continuación nos colocó un auricular inalámbrico a cada uno. De la misma manera, con el resto de visitantes, siendo en total ocho personas. Un número perfecto para realizar la ruta tranquilamente. El guía llevaba un micrófono, por lo que podías sacar fotografías o quedarte un poco retrasado sin problema de perderte parte de alguna explicación, porque le escucharás de una forma individualizada, por llamarlo de alguna manera.

Calles más conocidas, y otras menos transitadas, todas serán visitadas. Se hace un recorrido bonito, en el que descubriremos muchos detalles que en nuestra visita diurna seguro que no nos había llamado la atención. Los cobertizos, las grandes cruces de madera, o la multitud de conventos serán sólo algunas de nuestras paradas.

Entre las leyendas, destaca la de la Virgen de los alfileritos, la presencia de Bécquer en Toledo o Sanchito, la momia que cuidan con delicadeza las religiosas de Santo Domingo el Real.

Nos adentraremos en el Toledo profundo, y nunca mejor dicho, ya que el precio incluye la visita a dos subterráneos, que ellos mismos abren en exclusiva para esa ruta nocturna.

En uno de ellos conoceremos los baños de la casa del judío, descubiertos casi por casualidad. A día de hoy tienen dueño, pero este les permite realizar estas visitas para que todos podamos sorprendernos con lo que esconden. En este lugar nos encontraremos con información adicional a la explicación del guía, dado que en el interior de la casa nos encontramos paneles informativos que no nos dejarán la más mínima duda de donde estamos.

El segundo lugar comparte con el primero su descubrimiento, y es que de nuevo la casualidad hizo acto de presencia en esta ocasión. Una plaza, y de repente, tras levantar una pequeña puerta, queda ante nuestros ojos una profunda entrada. Sólo se ve un pequeño hueco y unas escaleras, y de repente aparece: se trata de un aljibe toledano. En ese lugar comenzaron las obras para colocar una serie de cubos de reciclado, y entonces descubrieron esto, decantándose por hacerlo visitable.

Para los que no lo sepan, comentar únicamente que un aljibe es una especie de depósito de agua, que comenzaron a utilizarse ya en la época romana. De esta manera, lograban recoger y almacenar agua de lluvia. Un hallazgo de gran importancia, desde luego. Es un espacio pequeño, pero en el mismo también nos encontraremos paneles informativos para saber un poco más.

Nuestra ruta continuará por el barrio de la judería, imprescindible visita si se da un paseo nocturno. Y es que tienen una forma especial de iluminarlo.

Finalmente, tras dos horas de paseo, se finalizará la ruta justo delante de la catedral de Santa María de Toledo. También nos hablará de ciertas peculiaridades de ella, comenzarnos el turno de preguntas a continuación, si es que alguien tiene alguna duda acerca de algo. Con esto se daría por concluido el paseo nocturno.

¿Merece la pena?

Toledo de noche

Es una ruta que hay que hacer, sin lugar a dudas. Dura dos horas y se nos hará hasta corta. Son varias las paradas que realizaremos para escuchar la correspondiente explicación con calma. Y así será el paseo, dos horas en las que no pararás, pero en las que continuamente estarás entretenido y conociendo muchísimas cosas del lugar. Además hay tiempo suficiente para realizar fotografías sin como ya os decía antes, perderte nada de la explicación del guía gracias a los auriculares individuales.

Son muchas las empresas que se dedican a realizar estas rutas, y en nuestro caso fue arte historia Toledo. Reparten el folleto a pie de calle, y ahí mismo nos lo dieron a nosotros. Ellos realizan esta ruta nocturna a diario, en dos horarios, a las 20:00 horas y a las 22:00 horas. El precio por persona es de 10 euros, siendo gratis para los niños. Y el trato y la explicación del guía es inmejorable, todo sea dicho.

Pero no sólo realizan esta ruta. De lunes a domingo, a las 12:00 horas, realizan la ruta “Las tres culturas, el Greco y el Toledo monumental”, en la que visitan la Catedral primada, Museo de los Concilios, Sinagoga del Tránsito, Museo sefardí y la Mezquita del Cristo de la Luz. Todo ello a un precio de 15 euros.

Los sábados a las 16:00 horas, realizan la ruta “La Judería y el Greco”, que incluye el Museo del Greco, la Sinagoga del Tránsito, el Museo Sefardí, el Monasterio de San Juan de los Reyes, el Entierro del Señor de Ordaz y la Casa del judío.

Como veis, hay para todos los gustos, según nos gusten más los monumentos o las leyendas. Lo que está claro es que lo hay que disfrutar sí o sí. Eso sí, id con calzado cómodo porque vais a caminar bastante, durante un buen rato, y no todo será llano. Por mi parte os lo recomiendo totalmente.

Sin más, me despido, como siempre agradeciéndoos de antemano vuestras lecturas, comentarios y valoraciones.

Os adjunto algunas fotografías de esa noche y la del folleto que nos entregaron. En él podéis ver el teléfono al que llamar para realizar la reserva. En cuanto a los criterios específicos, no coinciden coin el producto del que estoy hablando, así que no hagáis mucho caso.