No es un pinar, es un pueblo. Pero tiene un pinar de ahí que le llaman desde hace mucho tiempo Pinar de Almorox.

Es un pueblo chiquitito, mucho más pequeño que Toledo porque sólo hay 2000 habitantes más o menos. Los días de fiesta hay más porque vienen muchos visitantes y lo llenan todo de ruido y de basura, pero dejan mucho dinero porque gastan más que los de aquí.

Pinar de Almorox es un pueblecito de Toledo con poca historia propia. Aquí hubo, hace unos cuantos siglos, una alquería musulmana. Puede que de ahí el nombre de «al moro».

La principal actividad de esta comarca es el aprovechamiento forestal y agrícola. Pasan cerca muchos ríos, por lo que se dan buenas cosechas. Y los montes de Gredos, en cuyas estribaciones está este pueblecito, aporta leña, apicultura, forraje para el ganado, carne de venados grandes y chicos, caza menor, aves y piñas porque hay muchos pinos piñoneros.

Hay tantos que se ha hecho muy famoso el bosquecito llamado «Pinar de Almorox». Es un espacio protegido, dentro del término municipal de Pinar de Almorox, dedicado al ocio y a la educación.

Allí se puede acampar, dentro de unos límites. Hay Campamentos organizados también. Y granja-escuela para que los pequeños se diviertan jugando a gente de campo.

Hoteles cerca de Pinar de Almorox
Booking.com

Encuentra actividades, visitas guiadas, excursiones, tours gratuitos y más en Toledo
Buscar

Muchos ciudadanos de esta provincia suelen pasar los domingos en las zonas abiertas de este pinar, aunque este año no se pueden encender las barbacoas por no sé qué accidente que hubo en Galicia con el Prestige. A mí esto me parece una barbaridad, porque la comida fría no sabe tan bien como la calentita.

También hay una casa forestal, un parquecito para jugar los niños en un sitio cerrado, recogida de basura y vigilancia. Se permite entrar a 500 personas, dicen porque no hay nadie contando en la entrada, pero yo no he visto nunca a tantas personas salvo en las grandes fiestas.

La entrada principal está en el kilómetro 68 de la nacional 403. Pero hay otras entradas, aunque son caminos de cabras porque carecen de asfalto pero en un 4×4 sí puedes pasar.

Los pinos piñoneros de este bosquecito tienen también otro inconveniente. Están acabando con la vegetación de matas. Y, además, en los árboles suelen vivir unos animalitos muy pequeños, de color verde, casi invisibles, que cuando cae la tarde se dejan caer por el aire y pican.

Es por ello que si pasas el día de domingo en un pinar, has de eludir ponerte directamente bajo la copa de un árbol porque estos animalitos podrían darte el día, pues casi no se les ve.

En este bosquecito de 1640 hectáreas hay un fuerte aprovechamiento maderero. Los pinos son de los árboles que crecen más rápidamente y por eso el Ayuntamiento los replanta regularmente, porque los corta para vender la madera en cuanto crecen.

Y ahora diré varias cosas del pueblecito. Su orgullo es su cooperativa que produce uno de los mejores vinos de todo Toledo.

Aunque es un pueblo pequeño tiene varios monumentos de interés. Como la ermita de la Virgen de la Piedad, en lo alto de un cerro, del siglo XVII.

pinar de almorox

En la plaza principal están el Consistorio, y un curioso monumento de piedra del siglo XVI. Es una piedra grande, de ocho metros, con cinco escalones, donde hay un rollo de justicia. Por eso lo llaman La Picota. Tiene cuatro verracos, que según cuentan fueron colocados aquí en época reciente porque se hallaban en caminos cercanos.

Muy cerca está la iglesia parroquial, de etilo gótico-mudéjar, muy bonita.

Pinar de Almorox es un pueblo con un pinar precioso y adaptado para pasar un día agradable en contacto con la naturaleza. Os lo recomiento.